CHILE: MARCHA EN APOYO A LOS PRESOS POLÍTICOS MAPUCHE EN HUELGA DE HAMBRE EN LA CÁRCEL DE ANGOL – Las torturas a saharauis en cárceles marroquíes, según el auto del juez español Ruz – Colombia y el Movimiento Nacional Carcelario: “En las prisiones no tenemos derecho a sol ni agua” – Informe sobre las condiciones de los presos palestinos en las cárceles de la ocupación israelí

MARCHA EN APOYO A LOS PRESOS POLÍTICOS MAPUCHE EN HUELGA DE HAMBRE EN LA CÁRCEL DE ANGOL

En virtud del silencio en el cual se ha mantenido la huelga de hambre de lamngenes: Luis Marileo, Cristian Levinao, Claudio Huentecol, Miguel Toro, recluidos en cárcel de Angol, huelga iniciada el 23 de marzo del presente año

Nos pronunciamos frente a este hecho y solicitamos el apoyo de la comunidad social consciente de los constantes avasallamientos a los derechos humanos que han sufrido las personas que se atreven a defender derechos ancestrales, realizan reivindicaciones territoriales, y luchan por la preservación de espacios naturales y todo aquel que se opone a la continuación y mantención del modelo económico EXPLOTADOR imperante en $hile a manifestrarse frente a esta injusticia y a marchar en apoyo de los weichafes en prisión.

Marcha convocada por Vocería de los Presos Políticos Mapuches, difundida por Xokinche Mapuche.

Lugar: Plaza Hospital Temuco

Día: Viernes 24 de Abril de 2015
Hora: 10:00.- A.M.

DIFUNDE Y ASISTE

COMUNICADO PUBLICO WEICHAFE EN HUELGA DE HAMBRE EN ANGOL!!
Freddy Jonathan Marileo Marileo
Comunicado público PPM en huelga de hambre
Cárcel de Angol
A la opinión pública nacional e internacional damos a conocer lo siguiente:
Kiñe: los presos políticos mapuche en huelga de hambre de la cárcel de Angol reafirmamos nuestra decisión de mantener la huelga de hambre hasta las últimas consecuencias.
Epu: a 25 días de esta movilización hemos tenido respuesta negativa por parte del gobierno, lo cual no nos intimida, ya que sabemos que estamos secuestrados por una decisión política y no judicial, por lo tanto, hemos tomado la decisión de movilizar a las comunidades en resistencia y todo lo que ocurra desde esta fecha en adelante, será responsabilidad del gobierno ya que han demostrado que no existe el camino del diálogo para solucionar nuestras demandas.
Kula: seguiremos adelante con todo el newen de nuestra ñuke mapu, fortaleciéndonos con lawen y trabajando con el machi Moisés Cheuque y con el médico particular Luis Umaña, el cual el día de ayer fuimos evaluados y posteriormente ambos elaboraron un informe con respecto a nuestro estado de salud y que demuestra el deterioro que tenemos físicamente y las secuelas que tendremos de por vida después de nuestra movilización.
Meli: hacemos el llamado a los movimientos sociales y a las distintas comunidades en resistencia de wallmapu a movilizarse a favor de nuestra causa de distinta forma, quedando en libertad de acción en sus decisiones, ya que todos los gobiernos funcionan con presión y movilizaciones.
Libertad a los presos políticos mapuche…
No mas juicios políticos…
Desmilitarización de nuestro wallmapu…
Marrichiwew…

Las torturas a saharauis en cárceles marroquíes, según el auto del juez Ruz

El auto del juez de la Audiencia Nacional recoge cruda y explícitamente el relato de las torturas que recibieron multitud de saharauis entre 1975 y 1991

La madre de Mohamed Jalil Ayach “escuchó cómo torturaron a su hijo durante 8 días”, después murió “en el habitáculo donde iban los prisioneros a hacer sus necesidades”

Campamento de refugiados saharuis en Dajla (Sáhara Occidental). / Juan Luis Sánchez.

Campamento de refugiados saharuis en Dajla (Sáhara Occidental). / Juan Luis Sánchez.

Quemaduras de cigarros, asfixia con toallas empapadas en lejía, golpes aplicados con ingenio con el único objetivo de hacer sufrir lo máximo posible a sus víctimas. El juez Pablo Ruz recoge en el auto en el que imputa a once altos cargos y militares marroquíes por un presunto delito de genocidio contra la población saharahui un manual del horror, con escenas con nombres y apellidos de las víctimas y los verdugos. Hechos con protagonistas como Hadram Abderrahman Bada y Mohamed-Buia Hosein, cuyos relatos han permitido este primer paso para juzgar a los responsables de los abusos que marcaron sus vidas.

El 15 de diciembre de 1975, Hadram Abderrahman Bada, de 25 años, estaba amamantando a su bebé en su casa, “cuando sobre las 15 horas soldados de las FAR marroquíes penetraron violentamente en la casa”, recoge el auto judicial. Llevaron a Hadram al Cuartel de Smara de las Fuerzas Armadas Reales (F.A.R.) marroquíes y de la Gendarmería Real, “cuyos máximos responsables eran desde finales de 1975 el Coronel Abdelhak Lemdaour, del Ejército marroquí, y el Teniente Driss Sbai, de la Gendarmería Real”.

En los tres meses en los que estuvo detenida, hasta que se la liberó sin ningún juicio previo y sin justificarle el motivo de su arresto, a Hadram “le pusieron una venda en los ojos de manera que no podía ver nada y a continuación le sentaron en una silla atada de pies y manos y le golpearon; también le sentaron en un banco en posturas dolorosas de tal manera que podían golpear las plantas de los pies y los tobillos con porras”. Es solo el inicio de una pormenorizala lista de abusos, entre los que se encuentran supenderla de una “barra atada del cuello y espalda mientras la golpeaban y balanceaban”, las quemaduras con cigarrillos, la bebida mezclada con orines y la comida aderezada con “trozos de cristales” y los abusos sexuales, entre otros.

La mujer recuperó la ansiada libertad después de sufrir todas esas prácticas, pero entonces no sabía que volvería a ser objeto de esta maquinaria del dolor. En 1976 los soldados marroquíes le destrozaran la barraca donde residía y en abril de 1979 “fue nuevamente detenida por los soldados de las FAR marroquíes y trasladada hasta el cuartel de Smara, donde fue sometida de nuevo a torturas”. Un mes después, volvió a ser liberada.

Su caso está dentro de los “hechos investigados en el presente sumario con autor conocido”. Hay otras experiencias, como los tiros que escuchó Abba Ali Said Daf, cuyos ejecutores carecen de rostro. La noche del 12 de febrero de 1976 quedó retratada con los gritos y las ráfagas que se cobraron la vida de “Bachir Salma Da (el primo de Abba Said, de 14 años); Salma Daf Sidi Salec (padre del anterior); Sidi Salec Salma; Salama Mohamed-Ali Sidahmed Elkarcha; Salama Mohamed y Sidahmed Segri Yumani”.

La identificación de estas seis personas, junto a la de los pastores Mohamed Mulud Mohamend Lamin Maimun y Mohamed Abdelahe Ramdan, por un equipo de investigación de la Universidad del País Vasco ha configurado una pieza clave –según el sumario de Ruz– para la investigación que ha sostenido la imputación de los responsables marroquíes.

Objetivo: destruir a los saharauis

Relatos como el que siguen permiten a Ruz afirmar que “desde noviembre de 1975 y hasta 1991, se produjo de una manera generalizada un ataque sistemático contra la población civil saharaui (…) debido precisamente a dicho origen con la finalidad de destruir total o parcialmente dicho grupo de población y para apoderarse del territorio del Sahara Occidental. Además de las detenciones, se produjeron encarcelamientos prolongados sin juicio, algunos durante muchos años, y torturas a personas saharauis por parte de funcionarios militares y policiales marroquíes en diversos centros oficiales de detención ubicados tanto en territorio del Sahara Occidental como en Marruecos”. La finalidad: “Ocupar el territorio del Sáhara Occidental y tomar posesión del mismo”.

El testimonio de Brahim Mohamed Salem Omar –detenido el 14 de abril de 1976, cuando tenía 22 años, y también el 17 de enero de 1977– da cuenta de una de las escenas más despiadadas del auto: “Durante el tiempo que estuvo en el cuartel de Smara (…) presenció como Mariam Mohamed Salem dio a luz en la cárcel y al recién nacido le cortaron los dedos y se los trajeron después a la madre entre la comida”.

Brahim también fue torturado y aportó la identidad de tres de sus maltratadores: el Coronel Lamarti, el Teniente de la Gendarmería Real Muley Ahmed Albourkadi y el funcionario Lehsan Chaf Yeudan. “El coronel ordenó que le ataran las extremidades del cuerpo con cuerdas y se las separaran, aplicándole este sistema de tortura. También le aplicaron descargas eléctricas en mejillas y lengua y fue sometido a golpes con cuerdas en una celda”.

Allí estuvo dos meses y trece días. En ese periodo, Brahim también vio cómo “prendieron fuego vivo a uno de los prisioneros, Mohamed Salem Bamousia, mayor de 70 años, al que envolvieron en unas mantas, lo rociaron con gasolina y lo quemaron; y a otro de los prisioneros le clavaron las manos y los pies a una mesa con hierros”.

Algunos lugares tomaron el nombre de su leyenda, fruto los testimonios que definían sus tácticas, como la “ Cárcel Negra” de Smara, responsabilidad del Coronel Abdelhak Lemdaour y el Teniente Driss Sbai en El Aaiún.

Víctima de torturas hasta en tres ocasiones

Al igual que Hadram Abderrahman Bada, Mohamed-Buia Hosein tuvo que regresar a las cárceles del terror después de haber logrado salir con vida de sus muros. Fue detenido hasta en tres ocasiones. La primera, en 1977, estuvo en el cuartel de Bensergau en Agudir. Allí fue torturado “y durante algunos de tales interrogatorios estaba presente el gobernador de El Aaiun, Said Ouassou”. Dos años después, los marroquíes le volvieron a privar de libertad y las técnicas no habían cambiado.

“Allí fue torturado durante 11 días: le colocaban atado sobre una tabla con la cabeza suelta hacia arriba y le ponían en la boca un trapo mojado con lejía y sal, hasta que le provocaba la asfixia. También le ataron, con el cuerpo boca arriba, sobre una tabla con los pies atados fuertes con un alambre (para que la sangre se concentrara en dicha parte y los golpes dolieran más), golpeándole las plantas de los pies con una pieza de metal (‘falaka’)”.

En 1981, volvió a ser detenido y torturado. Esta vez, fue encarcelado en Kalaat Magouna hasta el 17 de julio de 1991, “10 años y 6 meses después de su detención sin haberse celebrado juicio ni ser informado de los motivos concretos de su detención salvo el hecho de ser saharaui”, recoge Ruz.

La madre de Mohamed Jalil Ayach “escuchó cómo torturaron a su hijo durante 8 días”, al igual que Aminatu Haidar, presas en la misma celda del antiguo Batallón de Instrucción de Reclutas español de la costa de El Aaiún. La madre escuchó los actos que le quitarían a su hijo para siempre: Mohamed Jalil Ayach “murió como consecuencia de ello, pues después de haberle golpeado duramente le dejaron en un habitáculo donde iban los prisioneros a hacer sus necesidades, lugar en el que estuvo varios días sin ser atendido de sus heridas, agonizando, hasta que finalmente falleció”. Dichas torturas, continúa el texto de la Audiencia Nacional, “fueron ordenadas personalmente por Hariz el Arbi, quien estaba en el cuartel”.

Por estos y otros hechos contenidos en el sumario, el magistrado exige además la “busca, detención e ingreso en prisión” del gobernador de la Administración Territorial del Ministerio del Interior hasta 1997, Abdelhafid Ben Hachem; el gobernador de Smara entre 1976 y 1978, Said Ouassou; el subgobernador de la provincia, Hassan Uychen; los inspectores de Policía en El Aaiún Brahim Ben Sami y Hariz El Arbi; el coronel de las Fuerzas Armadas Abdelhak Lemdaour y el teniente de la Gendermaría Real Driss Sbai.

Otras historias quedan en la oscuridad. Aquellas en las que no hubo un superviviviente como Aminatu Haidar para narrar cómo una madre escuchó los últimos días de su hijo, inundados por el dolor. Otros gritos quedaron ahogados, encerrados en la intimidad del preso y el interrogador.

Colombia y el Movimiento Nacional Carcelario: “En las prisiones no tenemos derecho a sol ni agua”

 

Cárceles colombianas - hacinamiento-villahermosa

Cárcel de Vista Hermosa

·        Jornada de protesta y resistencia civil del Movimiento Nacional Carcelario por los DDHH de los prisioneros/as en las celdas colombianas entre el 20 y el 25 de abril de 2015.

 

“…y el derecho incesante de alumbrar la tierra con el incendio de las cárceles”

Patricio Manns

 

Andrés Figueroa Cornejo

 

Colombia, pueblo que sangra. Colombia cercada por el imperialismo norteamericano y su dentadura de armas definitivas. Pueblo encarcelado, cárcel sobrepoblada e infierno en la Tierra. De alegría, de amor y de muerte. Pueblo que resiste una y otra vez en mitad de la noche más dura imaginable y entre tres cordones cordilleranos y dos ríos fundamentales. Selva y combate y agobio. Crímenes imposibles de narrar. Resistencia larga, sin tiempo. Pueblo fabricado de opresión y levantamientos, pueblo objeto de engaños asesinos. Y también un pueblo de promesas, miedo y rebeldía.

 

Lo que viene es una entrevista a uno de los dirigentes y prisionero político sin nombre del Movimiento Nacional Carcelario (MNC), agrupación amplia de Derechos Humanos que busca y rebusca el mejoramiento de las condiciones de sobreviviencia de los presos sociales y políticos en Colombia. El MNC realiza una jornada de protesta y resistencia civil entre el 20 y el 25 de abril de 2015 por los Derechos Humanos de los prisioneros/as, sin exclusión de ningún tipo.

Al final se añade un testimonio de otro prisionero, un guerrillero del Ejército de Liberación Nacional, ELN, que sufre una condena que suma más de un siglo. Se trata de un campesino y combatiente cautivo hace 12 años.

 

“La institucionalidad promueve el desprecio por la vida humana”

 

Desde los calabozos y pabellones colombianos, el representante del Movimiento Nacional Carcelario, seccional Cúcuta ‘en pie de lucha’, uno de sus dirigentes dice que “Las y los prisioneros recluidos en el complejo metropolitano de Cúcuta, Cucú (http://www.comitedesolidaridad.com/index.php/2-uncategorised/1120-detenidas-cucuta), asociados en el Movimiento Nacional Carcelario (http://www.semanariovoz.com/tag/movimiento-nacional-carcelario/), participamos abierta y decididamente en la gran lucha nacional carcelaria que se desarrolla del 20 al 25 de abril de 2015 en todo el país en defensa de todos nuestros derechos vulnerados y en contra de la criminal política penitenciaria y su régimen carcelario, verdadero responsable de la profunda crisis en la que han sumergido a 120 mil seres humanos que se encuentran en prisión, en las más repugnantes y reprochables condiciones de abandono y miseria absoluta”.

 

-¿Qué ocurre con el Estado y el gobierno frente a su situación?

 

“La institucionalidad promueve sistemáticamente el desprecio por la vida humana, quitándonos hasta el mínimo vital para la supervivencia y con ello nuestros más elementales derechos, incluidos los universales, como el derechos a recibir sol y agua. También nos prohíben el derecho a practicar las sanas costumbres socio-culturales y el libre desarrollo de la personalidad, todos ellos consagrados en la constitución política nacional y en la Carta de las Naciones Unidas.”

 

-¿Cuáles son sus demandas centrales?

 

“Exigimos del gobierno nacional una inmediata respuesta a los 5 puntos planteados por el Movimiento Nacional Carcelario (MNC): Instalación de una Mesa Nacional de Concertación como espacio de diálogo donde participe el MNC. Que el gobierno nacional declare la emergencia social y humanitaria (Art. 215 de la Constitución). La aprobación del proyecto de Ley 0082 sobre la rebaja de penas al 20% de todos los presos del país. La solución real, definitiva e inmediata a la grave situación de salud de la población cautiva. Y nuestra visión, y de cualquier nacional, por soberanía, patria y dignidad. Asimismo, exigimos de las direcciones del Instituto Nacional Penitenciario y Carcelario de Colombia (INPEC), local y regional-oriente, como también de las Entidades Promotoras de Salud Capricorn (EPS) y de la ITS Dionco, regional norte, para que den cumpliendo a los 17 puntos acordados en febrero de 2015, firmados en acta como producto de la desobediencia pacífica llevada a cabo por el MNC, seccional Cúcuta, donde se acordaron salidas urgentes que ofrecieran pronta solución a la grave crisis sanitaria, con 732 casos inasistidos, de lo que hoy por hoy, nada o poco se ha cumplido. Lo mismo acontece con centenares de asuntos jurídicos no resueltos como resultado de la ingobernabilidad, la anarquía y la corrupción administrativa con las que irresponsablemente estas instituciones han manejado la administración, profundizando aún más la ya conocida y crítica situación social y humanitaria de los 4.500 seres humanos bajo su responsabilidad. Tampoco han sido tratados seriamente ninguno de los otros 15 puntos acordados, los cuales se convirtieron en hoja de ruta para seguir con posibles soluciones a corto y mediano plazo.”

 

-¿Qué aspectos consideran esos puntos incumplidos?

 

“El gravísimo nivel de hacinamiento y la indecorosa situación alimentaria.”

 


carceles colombianas palmiraCárcel de Palmira

“¿Quién responde por la vida de nuestros compañeros/as?”

 

-¿Qué organismos del Estado los someten a las condiciones infrahumanas en las que se encuentran?

 

“Rechazamos terminantemente el salvajismo con el que actúan los agentes del Grupo de Acción Inmediata (GRIN) que de manera sistemática y criminal arrasan con la tranquilidad de la población reclusa, y que nos torturan física y psicológicamente con descargas eléctricas, garrotes, gases, con todo tipo de golpes, de ultrajes verbales a prisioneros y prisioneras que se encuentran en estado de indefensión.”

 

-Si bien la represión en las cárceles es una política general en Colombia, ¿cómo se expresa en la seccional Cúcuta?

 

“Lo anterior ocurrió recientemente en nuestro complejo. Por ello exigimos una investigación ante la flagrante violación a los derechos humanos. Elevaremos denuncias penales y disciplinarias por los abusos y estragos cometidos por tan nefastos personajes, los mismos que tanto daño les causan a quienes tengan la desgracia de caer en sus garras, y por cuyas actuaciones tendrán que responder ante la historia.”

 

-¿Qué piden al Estado colombiano?

 

“Solicitamos de los entes veedores, como la Procuraduría, Personería y Defensoría del Pueblo, el acompañamiento para las futuras operativos que serán  ejecutados por el GRIN y la Policía Nacional, como  garantes y protectores de nuestros derechos, debido a los innumerables abusos y violaciones al VIH por parte de estos organismos represivos del Estado en diferentes cárceles del país. Con sus actuaciones sólo persiguen amedrentar a la población: sus acciones apuntan no a ejercer control o seguridad, sino a degradar nuestras ya vulnerada dignidad humana.”

 

-¿Saben quiénes son los represores?

 

“Al respecto, denunciamos el ocultamiento de todo tipo de elementos que conduzcan a ser identificados los agentes causantes de los abusos en sus operativos, dándoles patente para comportarse como verdaderos verdugos en completa impunidad al no portar distintivo alguno, como nombre, apellido o placa que les pueda comprometer jurídica y/o disciplinariamente si son individualizados. Así logran infundir terror a los presos para que no instauren ninguna clase de denuncia, como pasó con el compañero del MNC, Gerardo Antonio Soto Giraldo, muerto por una garrotera de asesinos del GRIN en febrero de 2013, quedando gravemente heridos 16 compañeros más en el patio 5 del bloque 5 del complejo Ibagué, ‘Coiba’. O las nulas investigaciones por los más de 26 compañeros y compañeras presas y muertas en tan solo 16 meses en ese mismo complejo. ¿Quién o quiénes responden por la vida de nuestros compañeros/as?”

 

“Los integrantes del MNC realizamos un llamado a las FARC-EP para que no se levanten de la mesa de diálogo”

 

-Uno de los aspectos clave del MNC tiene que ver con el tipo de administración carcelaria…

 

“No queremos más muertes por abandono o discriminación en las cárceles colombianas. No más torturas con descargas eléctricas, ni garrote ni gas pimienta contra los presos que reclaman justicia, dignidad, asistencia médica o dotación. Decimos No a los funcionarios corruptos que desaparecen los presupuestos de los presos mientras reprimen con odio visceral  a quienes denuncian o exigen respeto. Al unísono decimos: No más requisas morbosas ni tratos humillantes y degradantes en contra de nuestras compañeras, familiares y amigos visitantes. Decimos un No rotundo a jueces y fiscales patrocinadores de ‘falsos positivos’ (http://es.wikipedia.org/wiki/Falsos_positivos_judiciales_en_Colombia), quienes han convertido los derechos consagrados en la constitución política, la justicia y la libertad en mercancías. No más a la ignominiosa práctica de utilizar carpas y carros del INPEC o la Policía Nacional en plazas y parque públicos, haciendo las veces de cárceles móviles al mejor estilo de ‘circos de pueblo’ que mantienen enjaulados a centenares de hombres y mujeres capturados en espera de ‘un cupo’ en las cárceles hacinadas del país y sin tener donde hacer sus necesidades fisiológicas. De esa manera violan derechos y los más básicos estándares de prisiones en materia internacional.”

 

-¿Qué pueden hacer los colombianos y no colombianos ante el ejercicio carcelario del odio?

 

“Invitamos a la comunidad nacional e internacional, a los medios de comunicación, como a los movimientos populares y agrupaciones de Derechos Humanos para que intervengan ante el Presidente de la República, José Manuel Santos, o ante quienes correspondan, a dar soluciones inmediatas a nuestras justas peticiones para que se comprometan y cumplan con su función. Los integrantes del MNC realizamos un llamado a las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia-Ejército Popular (FARC-EP) para que no se levanten de la mesa de diálogo (http://es.wikipedia.org/wiki/Di%C3%A1logos_de_paz_entre_el_gobierno_Santos_y_las_FARC) hasta no firmarse un acuerdo de paz que les garantice a los colombianos/as una verdadera paz con justicia social, soberanía y dignidad, que dé por terminada la guerra fraticida que tanto daño le ha causado a nuestra querida Colombia.”

 

Testimonio de un prisionero político: Del fusil al combate carcelario de una mente libertaria

 

Un prisionero político del Ejército de Liberación Nacional, ELN, encerrado en otra cárcel de Colombia, y en el marco de las movilizaciones del MNC, señala que “quiero elevar una voz de aliento para que se nos respeten nuestros derechos universales y nuestra dignidad humana en las cárceles de Colombia. Quiero presentar las calamidades y falencias del gobierno carcelario corrupto, oportunista y violador de los Derechos Humanos”. Y añade que “hoy me encuentro luchando desde una trinchera más de combate, pero no con un fusil sino con mi mente libertaria. En mi país es así.  A todos los que no compartimos los malos gobiernos se nos quiere acallar con las rejas. Estamos sometidos a las formas más degradantes y humillantes que un ser humano puede soportar.”

El prisionero comunica que “el suelo colombiano es cada día más explotado por unos cuantos capitalistas perpetradores de grandes delitos contra nuestro pueblo. Por eso estamos  obligados a adoptar la lucha revolucionaria como único camino de reclamar nuestros derechos. Por eso hoy  tomo la palabra  como hijo del suelo colombiano desde aquí, enterrando en una prisión, padeciendo las inclemencias y humillaciones en estos campos de concentración que habitamos alrededor de 140 mil hombres y mujeres condenados por diferentes ‘delitos’. No compartimos ni queremos ser coautores de los malos tratos y el saqueo del país por parte de los gobernantes.”

“Necesitamos que nuestros gritos revolucionarios traspasen las fronteras de Colombia”, continúa, “los internos recluidos en mazmorras tenemos el problema de la pésima alimentación. Las administraciones le dan mal manejo a los escasos recursos que distrae el Estado al INPEC para que así esa entidad resuelva por medio de licitaciones al mejor postor, al más barato, para que nos suministre la comida. De este modo, compran los productos más malos para ahorrar y engordar sus bolsillos. Nos dan la comida en recipientes inadecuados y que provocan la enfermedad de muchos de nosotros. Y cuando se presenta alguna enfermedad comienza otro calvario. En los dispensarios de medicamentos sólo hay  aspirinas e  ibuprofeno, cosas sencillas pero inútiles para enfrentar las enfermedades de más riesgo o contagiosas. En la cárcel de mujeres de Jamundí, Cauca, las prisioneras que tienen a sus hijos en edad de lactancia carecen hasta de pediatras y su alimentación es desastrosa. Después de EE.UU. y de China, Colombia es el país con más presos y prisiones del mundo.”

Informe sobre las condiciones de los presos palestinos en las cárceles de la ocupación israelí

http://www.tercerainformacion.es/

Desde el comienzo de la ocupación israelí del Territorio Palestino en 1967, más de 850.000 ciudadanos palestinos han sido detenidos. Entre ellos, 15.000 mujeres y decenas de miles de niños.

Internacional | Resumen Latinoamericano | 20-04-2015 |
Desde el año 2000 hasta este día, más de 85.000 casos de detenciones han sido registrados. Entre ellos más de 10.000 son niños (menores de 18 años) y aproximadamente 1.200 son mujeres, más de 65 ministros o miembros del Consejo Legislativo Palestino y más de 24.000 bajo detenciones administrativas[1] que pueden renovarse varias veces.

La detención de los palestinos no está restringida a una categoría o estrato específico. Incluye a todos los estratos y categorías de la sociedad palestina (niños, jóvenes, ancianos, mujeres, madres, esposas, enfermos, discapacitados, trabajadores, académicos, miembros del Consejo Legislativo, Ministros, dirigentes políticos, sindicales, estudiantes universitarios y secundarios, escritores y artistas).

Las detenciones son acompañadas y seguidas de numerosas violaciones al derecho internacional, como ser los métodos, lugar y condiciones de la detención, torturas y métodos utilizados para extraer confesiones. Conforme a los hechos y los testimonios de detenidos, 100% de aquellos que tuvieron la experiencia de ser detenidos o arrestados aseguraron que sufrieron algún tipo de tortura física o psicológica, abuso e insultos ante otras personas o miembros de su familia, y la mayoría sufrió varias de ellas.

Durante los últimos cuatro años, ha comenzado a quedar claro que los niños palestinos son objetivos de detenciones. Se registraron más de 3.755 casos de detenciones a niños, de los cuales 1.266 ocurrieron durante 2014. Durante el primer trimestre del año en curso, más de 200 casos de detenciones a niños han sido registrados sin consideración a su edad o debilidad física y sin atender a sus necesidades básicas. Han sido tratados duramente, torturados, sus derechos humanitarios básicos negados, sentenciados y condenados a prisión, multados y confinados en sus hogares. Más de 95% de los niños liberados de las cárceles aseguran que han sufrido torturas y maltrato durante el interrogatorio y la detención. Estas acciones suponen una amenaza real a la niñez palestina y su futuro.

Detenidos en números

Más de 6.500 presos políticos palestinos se encuentran aún en las cárceles de la ocupación israelí. Entre ellos:

478 Condenados a cadena perpetua una o varias veces
21 Mujeres (2 menores de edad)
200 Niños menores de 18 años
480 Detención administrativa
16 Diputados y dos ex ministros
1500 Enfermos sufriendo diferentes tipos de enfermedades (80 en grave estado)
30 Detenidos previos a los Acuerdos de Oslo (con más de 20 años en las cárceles de la ocupación israelíes)
16 Presos veteranos, pasaron más de 25 años en la cárcel, tal como Karim Younis y Maher Younis que pasaron 33 años continuos allí.
85 Liberados por el Acuerdo Shaleet y detenidos nuevamente. 65 de ellos están todavía en prisión a pesar de haber cumplido condenas de 20 años.

Los presos políticos palestinos están distribuidos en 22 cárceles y centros de detención israelíes, las más destacadas son Nafha, Remon, Asqalan, Beir Sabee, Hadareem, Jalbou, Shata, Ramlah, Damoun , Hasharoon, Hadarim, Naqab, Ofar y Majedo.

Presas

Durante el proceso de detención, las presas palestinas son expuestas a golpes, insultos, humillaciones y desconsideración. No son informadas de su destino durante su traslado a la prisión. Durante el interrogatorio y la investigación, son expuestas a amenazas, intimidaciones, maltratos y golpizas.

El sufrimiento continúa a través del aislamiento, la negación de las visitas familiares, confiscación de productos adquiridos en la cantina del establecimiento, inspecciones provocativas, negación a tratamientos y educación. A siete detenidas se les niega encontrarse, visitar o comunicarse con sus esposos o hermanos presos en otras cárceles.

Detenidos enfermos

Más de 1.500 presos políticos palestinos en las cárceles de la ocupación israelí sufren diferentes enfermedades por las duras condiciones de vida, desnutrición, la contaminación, el trato cruel, la mala atención médica y la negligencia médica. Dieciséis de ellos se encuentran casi de forma permanentemente en el llamado hospital de la prisión “Al-Ramlah” en duras condiciones, sufriendo enfermedades graves (lisiados, con necesidad de intervenciones quirúrgicas, y al mismo tiempo se les prohíbe a médicos de afuera visitar a los enfermos y presentar el debido tratamiento). Asimismo, hay más de 80 casos que padecen de enfermedades crónicas, y 25 de los presos enfermos sufren cáncer y hay docenas de discapacitados mentales y físicos.

Muchos de los presos sufren enfermedades tanto físicas como psicológicas por las condiciones de vida insalubres, propagación de insectos, desnutrición, falta de higiene, poca ventilación, humedad, poca iluminación, hacinamiento, heridas durante la detención y golpes en las heridas para forzar confesiones. Las enfermedades más extendidas en las prisiones son las enfermedades de la piel, infecciones respiratorias, úlceras, tumores cancerígenos, insuficiencia renal, hernias de disco y de médula espinal, reumatología, presión arterial, diabetes, discapacidad visual, problemas dentales y enfermedades psicológicas. Los cuerpos de los presos enfermos se han convertido en campos de prueba para la práctica de médicos israelíes y compañías farmacéuticas.

Detención Administrativa

La detención administrativa es el enemigo desconocido de los presos palestinos. Es castigo sin cargos. Ella implica la detención sin juicio, sin el derecho a la defensa por parte de un abogado o la auto-defensa por falta de evidencia incriminatoria, y está basada en la llamado “archivo secreto” provisto por la agencia de inteligencia de la ocupación israelí.

El tiempo de detención administrativa va desde uno a seis meses. Es emitida por jefes militares en el territorio ocupado palestino, basadas arbitrariamente en órdenes militares. En muchos casos, la detención administrativa puede ser renovada varias veces y muchas de ellas llegan a diez. En ese caso, las víctimas (hombres o mujeres, jóvenes o viejos) pueden llegar a pasar más de cinco años en prisión sin cargos y juicio basado en el “archivo secreto”. La mayoría de los palestinos objetivo de detenciones administrativas son médicos, ingenieros, profesores universitarios, periodistas, diputados del Consejo Legislativo.

Mártires detenidos

Muchos de los presos palestinos murieron en las cárceles de la ocupación israelíes como resultado de las duras y crueles condiciones en las que vivieron, como torturas, negligencia médica, aislamiento, disparos y las agresiones nocturnas a las habitaciones con gases. De acuerdo a los casos documentados en el registro de la Comisión de Presos y ex – Presos, 206 de los presos fueron asesinados luego de su arresto desde 1967. El último caso registrado es el del mártir Raed Aljabari de Hebrón. La causa de muerte de los mártires es como sigue: 71 por torturas, 54 como resultado de negligencia médica, 74 asesinados deliberadamente luego de la detención, 7 por disparos directos de soldados dentro de la celda. Además de decenas de presos que fueron martirizados heredados de las cárceles, tal como: Hayel Abu Zeid, Murad Abu Sakut, Fayez Zaidat, Ashraf Abu Tharea, Zakariya Issa entre otros.

El poder judicial israelí

El poder judicial israelí implementa las leyes militares israelíes en violación al derecho internacional. Ello afecta la imparcialidad del procedimiento legal. La legislación israelí no incluye leyes condenatorias de los crímenes de guerra o de lesa humanidad.

El poder judicial discrimina a los ciudadanos palestinos al dictar las sentencias en relación a los ciudadanos israelíes. La Suprema Corte de Justicia desechó miles de quejas presentadas por presos y abogados en representación de detenidos que sufrieron torturas y malos tratos durante la detención. El poder judicial israelí no ha condenado a ningún oficial israelí de la agencia de inteligencia que haya cometido crímenes de lesa humanidad o asesinado a palestinos durante una detención.

Durante el año 2014, el gobierno israelí se concentró en emitir y aprobar nuevas leyes en el parlamento; medidas legislativas arbitrarias contra los prisioneros como las siguientes:

  • Ley de alimentación por la fuerza a los prisioneros en huelga de hambre
  • Ley de evitar la amnistía para prisioneros
  • Ley del combatiente ilegal
  • Aumento de las penas para niños a 20 años de prisión
  • La privación de la educación secundaria y terciaria para los prisioneros
  • Detención de niños menores de 18 años
  • El uso de la tortura bajo el pretexto de riesgos de seguridad
  • Imposición de fianzas y compensaciones financieras a los prisioneros

Derecho internacional

La ocupación israelí no reconoce la implementación de la tercera y cuarta convenciones de Ginebra sobre los presos. Trata a los prisioneros políticos palestinos como terroristas y criminales y les implementa sus leyes militares internas. Estas leyes privaron a los presos de sus derechos básicos y quitaron la legitimidad de su lucha contra la ocupación aprobada por resoluciones de las Naciones Unidas.

Contrariamente a la Cuarta Convención de Ginebra, Israel aún mantiene a prisioneros palestinos en prisiones dentro de Israel a los que priva de las visitas familiares, de ropa de abrigo durante el invierno, el acceso a libros, imposición de castigos individuales y colectivos como la compra de objetos necesarios para cubrir las necesidades básicas.

Por último, Palestina, como Estado reconocido por las Naciones Unidas, se ha incorporado a numerosas convenciones y tratados internacionales. En particular, las cuatro Convenciones de Ginebra y la Corte Penal Internacional. Por ello, se ha hecho necesario llamar a las Altas Partes Contratantes a la Convención de Ginebra a reunirse y obligar a Israel a implementar estos acuerdos en el territorio palestino ocupado y a los presos. Es importante tomar las medidas legales necesarias y activar las herramientas del derecho internacional para procesar a los israelíes en relación a las violaciones cometidas contra prisioneros.

Israel no puede permanecer como un Estado por encima de la ley, violando los derechos de los prisioneros y las convenciones humanitarias internacionales. El tema de los prisioneros es una cuestión humanitaria de justicia. Hay responsabilidad internacional de exigir a Israel que respete el derecho humanitario internacional en el trato a los prisioneros.

A nivel político, el tema de los prisioneros ocupa un lugar importante en la sociedad palestina relacionado con los derechos y la lucha legítima por la libertad, dignidad y auto-determinación. Cualquier paz normal y genuina en la región debe incluir la liberación de los prisioneros como parte de una solución o acuerdo político y estabilidad en la región.

El gobierno de Israel debe hacerse responsable de detener las negociaciones políticas a fines de 2013 luego de negar la liberación de la tercera grupo de prisioneros detenidos antes de los Acuerdos de Oslo, y de esta manera no adherir a los acuerdos en ese punto, además de continuar construyendo asentamientos en Cisjordania y Jerusalén.

[1] La detención administrativa implica la detención sin juicio, sin el derecho a la defensa por parte de un abogado o la auto-defensa por falta de evidencia incriminatoria, y está basada en la llamado “archivo secreto” provisto por la agencia de inteligencia de la ocupación israelí.

10799746_10152833960332370_1400616028_n

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Amistad, Comite, noticia, Pueblo, sildaridad, Solidaridad, Trabajadores y etiquetada , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s