La tortura en Marruecos y Sáhara Occidental (Amnistía) – La sequía y el hambre en el Sáhara provocan las mismas muertes que los naufragios de inmigrantes

La tortura en Marruecos y Sáhara Occidental

https://www.es.amnesty.org

La tortura y otros malos tratos están expresamente prohibidos y tipificados como delito en la legislación marroquí desde hace varios años, pero en la práctica todavía persisten. © Eduardo Montes-Bradley
La tortura y otros malos tratos están expresamente prohibidos y tipificados como delito en la legislación marroquí desde hace varios años, pero en la práctica todavía persisten.

Métodos de tortura

Las técnicas de tortura y otras formas de maltrato que se indican a continuación son las que más ha documentado Amnistía Internacional a lo largo del tiempo, y se siguen recibiendo denuncias que sugieren que todavía se utilizan algunas de ellas en Marruecos y Sáhara Occidental, a menudo combinadas y teniendo el detenido las manos y los tobillos atados y los ojos vendados:

  • golpear a  la víctima, sobre todo en la cabeza, los genitales, las plantas de los pies y otras partes especialmente sensibles del cuerpo, a menudo estando desnuda;
  • colgarla de las muñecas u otras partes del cuerpo y golpearla;
  • meterle la cabeza en el inodoro o amordazarla con tejidos empapados de orina;
  • tenerla mucho tiempo recluirla en régimen de aislamiento, lo que en algunas circunstancias puede constituir  trato cruel, inhumano o degradante;
  • violarla con una botella, amenazar con violarla y someterla a otras formas de violencia sexual, documentadas por Amnistía Internacional en varios casos.

El gobierno del rey Hassan II durante el periodo comprendido entre 1956 y 1999, conocido como los “años de plomo”, se caracterizó por la represión de la disidencia política, la desaparición forzada de cientos de personas, la detención arbitraria de miles más y el uso sistemático de la tortura y otros malos tratos.

Aunque la situación de los derechos humanos ha mejorado considerablemente desde la subida al trono del rey Mohamed VI, Amnistía Internacional continúa recibiendo información sobre tortura y otros malos tratos infligidos por la policía o la gendarmería durante los interrogatorios en prisión preventiva y, aunque en menor medida, en cárceles y durante la reclusión en régimen de incomunicación en centros secretos de detención.


La tortura y otros malos tratos están expresamente prohibidos y tipificados como delito en la legislación marroquí
desde hace ya varios años, pero en la práctica todavía persisten. Jueces y fiscales raras veces investigan las denuncias de tortura y otros malos tratos, por lo que sólo en muy pocos casos se hace rendir cuentas a los responsables. El clima de impunidad resultante contrarresta los efectos disuasorios que pueda tener la legislación marroquí contra la tortura.

Las deficiencias del sistema de justicia, como la ausencia de abogados en los interrogatorios policiales, continúan creando unas condiciones que facilitan la tortura y otros malos tratos. Todavía se dictan sentencias condenatorias en virtud fundamentalmente de “confesiones” empañadas por tortura y a costa de las pruebas materiales y las declaraciones de los testigos. Los actuales planes de revisión del sistema de justicia de Marruecos brindan una oportunidad sin precedente de cambio.

CASOS ILUSTRATIVOS

Ali Aarrass ha sido declarado culpable de pertenecer y prestar ayudar a una banda criminal y a un grupo que pretendía cometer actos de terrorismo. Según la información recibida por Amnistía Internacional, la única prueba presentada en el juicio fue la “confesión” que hizo bajo tortura y de la que se retractó ante el tribunal. © Private
Ali Aarrass ha sido declarado culpable de pertenecer y prestar ayudar a una banda criminal y a un grupo que pretendía cometer actos de terrorismo. Según la información recibida por Amnistía Internacional, la única prueba presentada en el juicio fue l

Ali Aarrass, extraditado pese a las advertencias y torturado

“La experiencia de la injusticia y la privación de libertad causan daños físicos y psicológicos enormes. Pero lo que moralmente resulta más devastador es sentirse abandonado, olvidado: ver que familiares y amigos abandonan la lucha cuando uno se encuentra impotente entre rejas. Doy gracias a Dios porque ese no es mi caso. Pero yo les insto a pensar en todas las personas que están en esa situación, las víctimas de detención arbitraria que han sido abandonadas por todos”, Ali Aarrass.

Fotos en  https://www.es.amnesty.org/stoptortura/paises-campana-stop-tortura/marruecos-y-sahara-occidental
Dibujos hecho por el propio Ali Aarrass en los que explica las torturas a las que fue sometido. © Private
Dibujos hecho por el propio Ali Aarrass en los que explica las torturas a las que fue sometido.

El 24 de noviembre de 2011, Ali Aarrass fue declarado culpable de pertenecer y prestar ayudar a una banda criminal y a un grupo que pretendía cometer actos de terrorismo. Según la información recibida, la “confesión” que hizo bajo tortura y de la que se retractó ante el tribunal fue la única prueba presentada en el juicio.

Ali Aarrass denunció haber sido torturado mientras permaneció recluido en régimen de incomunicación durante 12 días en un centro secreto de detención gestionado por uno de los órganos de inteligencia de Marruecos: la Dirección General para la Vigilancia del Territorio (Direction générale de la surveillance du territoire, DST).

Dibujos hecho por el propio Ali Aarrass para ilustrar las torturas a las que fue sometido. © Private
Dibujos hecho por el propio Ali Aarrass para ilustrar las torturas a las que fue sometido.

Describió cómo lo habían golpeado en las plantas de los pies, le habían aplicado descargas eléctricas en los testículos, lo habían colgado de las muñecas durante largos periodos y le habían quemado con cigarrillos.

Amnistía Internacional pide a las autoridades marroquíes que cumplan lo dispuesto en la deliberación del Grupo de Trabajo sobre la Detención Arbitraria del 28 de agosto de 2013, donde se declara arbitraria la detención de Ali Aarrass y se pide que sea puesto en libertad de inmediato y que se le ofrezca la debida reparación.

Protestas en el Sáhara Occidental

En mayo de 2013 se celebraron manifestaciones en favor de la autodeterminación en todo el Sáhara Occidental, territorio que Marruecos se anexionó en 1975. El Houcine Bah, de 17 años, fue detenido, junto con otros cinco saharauis, tras una manifestación celebrada el 4 de mayo de 2013 en El Aaiún, principal ciudad del Sáhara Occidental, por arrojar piedras y agredir, presuntamente, a la policía. El insistió en que la manifestación había sido pacífica, y otros detenidos dijeron que no habían estado en ella, e incluso que no se encontraban en la ciudad cuando tuvo lugar.

El Houcine Bah ha contado a Amnistía Internacional que fue torturado bajo custodia policial. Afirma que amenazaron con violarlo y lo obligaron a firmar una “confesión” sin dejarle leerla. Explica que los agentes de policía le pusieron una esponja empapada en orines en la cara, le quitaron los pantalones, lo golpearon y lo interrogaron colgado de las rodillas y con la muñecas atadas por encima de las piernas.

El Houcine Bah y los otros cinco detenidos quedaron en libertad bajo fianza el 23 de octubre de 2013, durante su primera vista judicial, tras haber pasado cinco meses en prisión preventiva. Se habían declarado en huelga de hambre como protesta por el reiterado aplazamiento de su comparecencia judicial.

Las familias de los seis detenidos presentaron también denuncias por detención sin orden judicial y tortura durante el interrogatorio ante el fiscal de la Corona.  No se ha iniciado aún ninguna investigación.

La sequía y el hambre en el Sáhara provocan las mismas muertes que los naufragios de inmigrantes

http://www.iagua.es/

La sequía y el hambre en el Sáhara provocan el mismo número de muertes que los naufragios de las embarcaciones de inmigrantes en el mar Mediterráneo debido al aumento del tráfico de personas desde Libia a Europa, ha advertido la Organización Internacional para la Migración (IOM).

La organización ha indicado que el número de personas que atraviesan el vasto desierto de Níger podría doblarse hasta alcanzar los 100.000 emigrantes, que a menudo sufren abusos por traficantes que los abandonan para que mueran en el desierto si se quedan sin dinero.

Durante este año, más de 170.000 inmigrantes han cruzado el mar Mediterráneo para alcanzar Italia, de los que más de 3.000 han fallecido. Con ambas cifras amenazando con cruzarse al alza este año, la IOM ha advertido de que la cifra de muertos podrá ser mucho más alta que la actual.

“Libia es una puerta abierta”, ha explicado el jefe de la misión de la IOM en Níger, Giuseppe Loprete. “En 2015 estimamos que unos 100.000 inmigrantes transitarán a lo largo de Níger, casi el doble que el año pasado”, ha afirmado.

Loprete ha considerado que el Gobierno de Níger puede hacer poco para detener este flujo de inmigrantes, ya que muchos de ellos proceden de los países pertenecientes a la Comunidad Económica de Estados de África Occidental (ECOWAS) vomo Nigeria, Malí, Gambia o Senegal, que permiten la libertad de movimiento entre sus países.

Según cifras de la IOM, en lo que va de año unos 38.000 inmigrantes han entrado en Italia, en su mayoría procedentes de Eritrea, Somalia y Nigeria, seguidos de Gambia, Siria, Senegal y Malí. Ante estas cifras hay que considerar que la temporada alta de travesías en verano apenas ha comenzado.

Por su parte, la Iniciativa Global Contra el Crimen Organizado Transnacional ha cifrado en más de 300 millones de dólares los beneficios que obtienen los traficantes de personas al año en Libia.

Traslados en cajas

“En el desierto hay muchos problemas”, ha relatado Adama Diaw, una mujer senegalesa de 30 años que llegó a Argelia en 2008 junto a su marido esperando alcanzar Europa que sin embargo está volviendo a casa sin él.

“Encierran a la gente en cajas, tres o cuatro personas, durante días hasta que no sabes si han muerto. Si se mueren, simplemente queman los cuerpos”, ha afirmado Diaw ante el centro de la IOM en la capital de Níger, Niamey.

Extorsión y sobornos

Además, los traficantes a veces encierran a los inmigrantes y obligan a sus familias a pagar por su liberación, ha explicado Loprete. Por otro lado, se ven obligados a pagar no sólo a los traficantes sino en sobornos a las fuerzas de seguridad que se encuentran por camino.

“En el momento en el que se quedan sin dinero, se les deja atrás”, ha afirmado Loprete. “La gente está muriendo en el desierto además de en el mar. De hecho, sería sorprendente si no fuesen más que en el Mediterráneo”, ha subrayado.

Futuros niños soldado

Otra de las situaciones sobre las que ha advertido Loprete es la alta posibilidad de que los jóvenes que esperan en Agadez y otras ciudades desérticas acaben siendo reclutados por milicias islamistas que operan en el Sáhara.

“Parar estros flujos de inmigración en la frontera solo generaría más problemas”, ha afirmado Loprete, que ha considerado la falta de trabajo en los países de origen el principal problema. “Necesitamos financiar programas de desarrollo a nivel comunitario para que no exista el incentivo de intentar emigrar”.

 10799746_10152833960332370_1400616028_n

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Amistad, Comite, noticia, Pueblo, sildaridad, Solidaridad, Trabajadores y etiquetada , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s