Diciembre: mes cargado de luchas y memoria (3ra. parte) – Otra víctima saharaui de la ocupación marroquí – Chile: Las 7 vidas del gato Escalante – A propósito de internacionalistas: ¡Compañera Jane Vanini presente! – El EPS (Ejército popular saharaui): las gestas que conforman una nación – El Che Negro: Thomas Sankara – Proletariado chileno: 21 de diciembre de 1907, matanza de la Escuela Santa María de Iquique – 19 de Diciembre de 1924, Muerte de Luis Emilio Recabarren

Otra víctima saharaui de la ocupación marroquí

Foto de Lafkir Kaziza.

 

Foto de Daha Ettanji.

Triste noticia el chico Chej Said ha muerto, uno de los chicos saharauis que estaba en el Hospital después de estar desaparecidos dos semanas en el mar. Descansa en paz amigo.

 

Chile: Las 7 vidas del gato Escalante, cómo lo pasó en Diciembre de 1973 y sus 15 mejores reportajes

Los 15 mejores reportajes sobre la dictadura de Jorge “Gato” Escalante en La Nación

 

Jorge “Gato” Escalante es uno de los periodistas que más investigaciones ha realizado respecto de las violaciones a los derechos humanos en Chile. Ex integrante del MAPU fue torturado y exiliado, pero volvió a Chile a mediados de los ´80 y desde entonces ha realizado una serie de reportajes donde ha logrado revelar cómo operaban los organismos represivos en el país. El Gato conversó con The Clinic Online sobre su historia y realizó una selección de los mejores reportajes y entrevistas que hizo para el diario La Nación.

“El ’73 estaba en cuarto año de leyes en la Universidad Católica de Valparaíso. Era co fundador del Mapu y tuve participación en federaciones de estudiantes. Estaba marcado por los militares porque tuve una detención antes del Golpe, el 5 de agosto del ’73. Andábamos fotografiando cuarteles de la Armada en Las Salinas en Viña porque era obvio que venía un Golpe de Estado y queríamos saber qué pasaba. Nos detuvo una patrulla de infantería de marina, allanaron el vehículo que estaba lleno de panfletos contra Merino, así es que nos tuvieron en el Fuerte. Ahí nos revolcaron en el barro, nos patearon en el suelo, quedamos todos moreteados. Nos hicieron arrodillarnos con las manos en la nuca y nos dijeron: “ya, tres últimos deseos”. Y dispararon. Me acuerdo que sentí el silbido de las balas que pasaron cerca. Después  nos entregaron a los pacos con un comunicado para pasar a la Fiscalía Naval e iniciaron un proceso en nuestra contra. A cargo de ese operativo en la infantería de marina había un compañero mío de curso del colegio Mackay y yo le dije: “acuérdate que fuimos compañeros, ¿no te acordai?” Entonces él me miró sorprendido y me dijo: “mira conchatumadre ¡yo no soy compañero de ningún marxista!”

Si se producía el Golpe, teníamos previsto juntarnos los Mapu en una casa de Viña en Recreo Alto, en una población. En el campamento Camilo Torres íbamos a armar una especie de cordón junto a otros campamentos que habían más arriba para impedir el paso de las Fuerzas Armadas. Era una cosa ilusa, ahora lo sé. Nos habíamos robado un radiotransmisor y empezamos a transmitir proclamas. Era de frecuencia mediana pero se escuchaba en las radios. Salió un grupo a poner una carga de dinamita a un acueducto que había en una quebrada y llevaba el agua a Viña. Yo no estaba de acuerdo con eso, aunque no me pescaron mucho porque decían que yo era pequeño burgués porque planchaba las camisas, me lustraba los zapatos, usaba corbata. Les dije: “miren, acá va a quedar la cagá. Se va a inundar Viña, van a allanar todo este sector, nosotros no somos pobladores, es esta gente la que va a sufrir la represión”. Al final, la carga no explotó y el 12 nos fuimos, pero el dueño de casa, que era un poblador que militaba en el Mapu fue detenido. Y ahí se armó una investigación. Por estas dos historias me tenían fichado.

El 3 de octubre del ’73 allanaron el sector donde vivíamos en Playa Ancha con mi mujer, y no pudimos escapar. Llegaron los Infantes de marina al departamento. Mi mujer dijo “hagámosle malta con huevo para tratar de sobarles el lomo”. Pero uno de los infantes me reconoció “usted era compañero del teniente Sami, ¿se acuerda ?” Y yo dije “aquí soné”.

Me llevaron al cuartel de la marina, a una sesión de tortura larguísima. No sabían nada, preguntaban cosas obvias. A veces les decía que pararan y que iba a hablar. Después se daban cuenta de que mentía y seguían. Después me pasaron a la Academia de Guerra Naval en Playa Ancha. Ahí estuve alrededor de una semana. Siguieron las sesiones de tortura y me cayeron estos cargos de la carga de dinamita, la reunión en la de la noche del 11 y esta historia de Las Salinas del 5 de agosto. Además descubrieron la red clandestina que tenían los marinos para oponerse al Golpe y resistir. Eran como 100. Me quisieron vincular con esa historia, porque efectivamente esos marinos habían tenido reuniones con el Mapu, pero también con el MIR y con el Partido Socialista. En la Academia de Guerra sufrí nuevas torturas. Nosotros habíamos leído cartillas sobre cómo enfrentar la tortura, sobre todo después del Golpe en Brasil en la década del ’60. Pero eso era lectura, es otra historia cuando lo enfrentabas.

La tortura no solamente eran golpes, sino mucha electricidad. Todo esto desnudo y con la vista vendada. Te tomaban de los pies y te giraban para un lado y otros te tomaban de los brazos y te giraban para el otro lado y te cortaban la respiración. O te metían la cabeza en un tonel con agua. O te amarraban el pene con alambre y con el otro lado del alambre te amarraban las muñecas, entonces te ponían corriente de manera que tú al mover tus brazos te causabas heridas en el pene. Y también tortura psicológica: “que vamos a traer a tu mujer, la vamos a violar delante tuyo”.  Siempre traté de fingir que estaba mucho más mal porque yo no quería volver a la tortura. En la tortura nadie es héroe, porque el físico tiene un límite. El cuerpo te dice: tú no puedes resistir más, tienes que hablar. El punto qué puedes decir. Yo di un par de nombres de gente que eran ayudistas del Mapu, que no mataban ni una mosca ni sabían nada. Les pegaron tres o cuatro patadas en el culpo y los soltaron. Después los encontré y les pedí disculpas. En la tortura todo el mundo habla, unos hablan más, otros menos.

La Esmeralda estuvo anclada en el molo de Valparaíso hasta el 20 de septiembre del ’73. Y  el buque Maipo partió el 14 de septiembre del 73 a Pisagua como con 300 prisioneros. Yo no estuve preso ni en la Esmeralda ni en el Maipo. El mismo 14 entró en buque Lebu a reemplazarlo como buque-prisión y a mi llevaron desde la Academia de Guerra Naval de Valpo al Lebu. Y ahí entré a este otro barco, El Lebu , y estuve incomunicado en un camarote como una semana y media. Me acuerdo que mi preocupación era que no se me infectaran las heridas. Y no se me infectó ninguna, no sé cómo. Las condiciones de higiene eran deplorables. Como a las dos semanas me bajaron a la bodega y ahí había como 130 personas más o menos por bodega. Eran dos bodegas. Y ahí estuve hasta fines del ’73, antes de la Navidad. Hicimos un circo. Llegó un día el Comandante Santa Cruz que tenía a su yerno preso, que era amigo mío. Y este viejo todos los días lo llamaba y le pasaba cartas de su mujer. Era un viejo súper buena onda. Él era un suboficial de los que llegan a oficiales por cursos especiales. Entonces el resto de los oficiales de infantería que habían en el Lebu le tenían mucha bronca porque decían que trataba más benevolentemente a los presos. Un día se nos ocurrió hablar con él para que nos dejara hacer un circo, para divertirnos un poco. Con payasos, con chistes, con cantores, humoristas, con disfraces. Teníamos, por ejemplo, la canción del patito. Al patito le preguntaban qué cantaba en la Academia de Guerra y el patito decía: “ay, si supieras que te vi”. Porque como nos interrogaban vendados, el patito le cantaba al torturador esa canción para hacerles creer que los habíamos visto.

Después nos sacaron y nos llevaron a un campo de concentración que habían constituido en Colliguay, de Quilpué hacia el interior y ahí estuve como hasta marzo del ’74. Hay gente que ha dicho que el campo de concentración era muy terrible. No era tanto: estabas al aire libre, tenías sol, te daban almuerzo, desayuno, once y comida. Y la vida era bien rutinaria, era tranquila. Hubo poca tortura en el campo de concentración, mucha más presión psicológica. En la noche se escuchaban tiroteos y se gritaban: “vienen los extremistas a rescatar a estos marxistas”, pero nosotros sabíamos que era mentira. El único problema es cuando veíamos que se levantaba tierra en el horizonte. Ese era un camión que traía y se llevaba prisioneros. Venía una lista, podía venir tu nombre, que te volvían a llevar a la Academia de Guerra, otros lugares. Se llamaba el camión de la caca. Le pusimos así porque cuando anunciaban que venía el camión todo el mundo se cagaba.

En el campo de concentración hacíamos el circo todos los domingos. Hacíamos además campeonatos de fútbol, de ajedrez. Me acuerdo que pasamos pascua y año nuevo ahí. Y la noche de año nuevo empezamos a cantar La Internacional. Empezaron de otra parte y empezó a aumentar y terminó todo el campo cantando. Y claro, empezaban los balazos al aire: “¡ya cállense marxistas!” Igual la cantamos entera.

De ahí me sacaron a comienzos de abril al cuartel Silva Palma, y cuál sería mi sorpresa que al llegar allá reconocí la voz del capitán Santa Cruz. Él estaba recibiendo a los presos que venían del campo y me acuerdo que se acercó a mí y me dijo: “nació tu hijo. Todo está bien”. Mi señora tenía dos meses de embarazo cuando me detuvieron. Yo sabía que nacía por ese tiempo. Ahí estuve un par de semanas, era un lugar de tránsito. Salí en una lista para la cárcel pública y eso fue como la felicidad más grande porque tenías visitas, estabas en la ciudad de Valparaíso. Estábamos en la tercera galería que era sólo para presos políticos. A la fiscalía me llamaron varias veces a declarar y me dijeron: “tú tienes que irte de Chile, te vamos a expulsar”.

Estuve además un mes hospitalizado porque tenía una lesión en la columna por los golpes. Una discopatía que me paralizó la pierna izquierda, me costaba muco caminar, con muchos dolores. Y salí, a fines del ’74 al exilio a través de Amnistía Internacional. Salí solo porque mi mujer me abandonó mientras estaba preso. Eso fue súper difícil, lo más duro de todo. Logré entender con el tiempo que ella tuvo mucho miedo, quedó sola. Me tomaron preso, se desarmó todo el grupo de amigos que teníamos, que eran todos del Mapu, unos se asilaron, otros estaban presos, un par habían muerto. Entonces ella estaba embarazada y volvió a la casa de sus padres. Eso la hizo tomar distancia de mí, además creo que tampoco me quería mucho, porque si me hubiese querido mucho habría estado a mi lado y habría salido conmigo. Anulamos el matrimonio. Nunca me respondió las cartas, nunca le entregó los regalos que yo le mandé al Rodrigo para la Pascua y para los cumpleaños. Por lo tanto cuando yo volví a Chile el Rodrigo tenía 12 años y fue súper difícil.

En el exilio primero llegué a Bruselas. Luego me fui a París donde estaba la dirección exterior del Mapu. Ahí me quedé seis meses viviendo y un día me dijeron que necesitaban que me fuera a Berlín occidental. Allá funcionaba el comité de solidaridad con Chile mas grande de Europa.Y bueno, siempre seguí en la actividad política, vinculado al Mapu afuera y a la izquierda chilena. Entré a estudiar técnica fotográfica. Saqué mi título y ahí aprendí un montón de trabajos con elementos químicos para montar fotos. Me fui a París a hacer un curso con un francés que había estado en la resistencia contra los nazis y él me instruyó en la falsificación de documentos. Y empecé a fabricar algunos documentos para gente que volvía a Chile. Después entré a estudiar Ciencias de la Comunicación en la Universidad Libre de Berlín. Y en eso estaba cuando apareció este permiso para volver a Chile por 30 días. Vine después de 10 años y me quedé 10 meses. Porque dije: “tengo las patas en Chile, de aquí no me voy si no es con un documento en mi bolsillo que diga que yo puedo volver a vivir en Chile”. Y eso demoró 10 meses. Iba todos los meses a la oficina del Ministerio del Interior, a la oficina de Cardemil que estaba de subsecretario del Interior. A veces me atendía él mismo.

Me preguntaban qué pensaba ahora del socialismos y les decía: “sabe que yo ahora soy crítico de los socialismos reales”. Era cierto, en todo caso. Por ejemplo cuando yo pasé a Berlín este me encontré con un Estado policial, en que la gente no podía salir, no era libre de pensar. El Estado les daba todo, vivienda, educación, salud, pero no estaba permitida la prensa occidental. Eso no me gustó. Esa fue mi gran desilusión con el socialismo real. La primera y gran desilusión. Porque la gente estaba un poco prisionera de un partido único que desde arriba dirigía todo y se fue separando del ciudadano y al final por eso cayó el muro, la gente se hartó. El 18 de septiembre del ’85 salió una lista de las personas que podían volver a Chile y salía mi nombre. Lo tengo guardado. Legalicé todos mis papeles y me vine en marzo de 1986 definitivamente.

Me tocó cubrir el atentado a Pinochet y el crimen de Pepe Carrasco. Estaba trabajando en la IPS: Inter Press Service que era una agencia de prensa italiana que tenía una oficina acá en Santiago. No era tan grande, habíamos cuatro periodistas. Eso fue dramático, toda la historia del atentado, estado de sitio de nuevo. Esa tarde estábamos con un alemán y otro chileno tomando once donde yo vivía, cuando sentimos sirenas y cosas. Pusimos la radio y ahí se habló del atentado. Me acuerdo que me tocó cubrir cuando quemaron a la Carmen Gloria Quintana y al Rodrigo Rojas. Ese paro nacional de dos días.

Algo que me marcó mucho fue la entrevista que le hice a Carlos Herrera Jiménez. Era un tipo que se atrevía a hablar en contra de Pinochet y sus jefes superiores. Hice una larga entrevista que salió en dos páginas en La Nación y me contó de los crímenes que había cometido en Pisagua. Me contó detalles de cómo habían matado a Tucapel Jiménez. Cuando me iba, el tipo me abrazó. Me dijo: “Jorge, sabes que contigo he tenido el trato humano que nunca tuve con mis compañeros de arma después que caímos en desgracia”. Y se le caían las lágrimas. Y no me soltaba. Me quedé congelado. Me dije “¿qué hago? Si este es un criminal”. Pero solté mis brazos y lo abracé. Y eso para mí fue como un quiebre. Me decía por dentro “tú estás abrazando a un criminal. Este hueón mató de mano propia, es un hueón muy malo”. Pero ahí me di cuenta que yo había empezado un proceso en que profesionalmente podía elevarme por encima de mis recuerdos, mis broncas, mis rabias, mi propia experiencia para tomar la distancia necesaria y sentir una especie de compasión. No para todos. Para Herrera Jiménez porque había pedido perdón. Fue el único que pidió perdón públicamente”.

1.- El montaje de Rinconada
Reportaje sobre el montaje filmado en 1975 por el periodista de TVN Julio López. Se descubrió que los seis cuerpos fueron llevados a Rinconada de Maipú ya muertos desde Villa Grimaldi.

2.-Durmiendo con el enemigo
Reportaje sobre el mayor (R) Enrique Cruz Laugier, quien -como comandante del regimiento Tacna- el día del Golpe bombardeó el palacio de gobierno desde tierra y asaltó con sus tropas las sedes de las Brigadas Ramona Parra y del MAPU. Este reportaje le costó su salida de su puesto en el Senado a cargo de la seguridad.

3.-La temible historia de Pete el Negro
Reportaje sobre el ex agente de la DINA y la CNI, que en 1973 mató por la espalda al niño Carlos Fariña y quemó el cadáver de la víctima más joven de la dictadura. En 1979 comandó la “limpieza” de los cuerpos enterrados en cuesta Barriga para arrojarlos al mar. En 1981 mató al mirista Lisandro Sandoval.

4.- Monje Loco: el oficial más temido de Pisagua
Reportaje sobre el teniente Conrado García Gaier que llegó a ser a fines de los noventa el coronel a cargo del Departamento II de Inteligencia del Ejército, y antes jefe de la Unidad Antiterrorista de la CNI. Para avisar la tortura, en Pisagua tocaba el órgano de la parroquia que se llevó a la cárcel.

5.- Ángeles de la muerte.
Reportaje sobre la investigación del juez Juan Guzmán y su equipo de detectives del Departamento V que logró develar el mejor secreto guardado por la DINA: el destino de sus desaparecidos en la Región Metropolitana. La operación sistemática fue realizada por los pilotos y mecánicos de los helicópteros Puma del Comando de Aviación del Ejército entre los años 1974 y 1978.

6.- Operación Kiwi: Enterrados en el mar
La historia de cómo personal de la Armada lanzó cuerpos de prisioneros frente a San Antonio desde el remolcador Kiwi.

7.-Quemados con fósforo químico
La historia de cómo Gerhard Mücke, jerarca de la secta de Parral, encaró a su jefe, Paul Schäfer, exigiéndole que asumiera su responsabilidad. Mücke contó al juez las dramáticas horas finales de los prisioneros dentro del fundo. Los desenterraron en 1978, quemaron químicamente sus restos y tiraron las cenizas al río Perquilauquén.

8.- Los pecados de mi capitán
La historia del suicidado ex oficial DINA Germán Barriga y ex agentes subordinados de éste que acusan cómo hizo desaparecer prisioneros. El coronel retirado jamás habló ni entregó información a los jueces respecto a los hechos acaecidos bajo su responsabilidad en la brigada Purén. Los secretos se los llevó a la tumba.

9.- El general que entregó los presos a la Caravana
Reportaje sobre el oficial que sacó en 1973 a 14 prisioneros desde la cárcel de Antofagasta, amarrados y con la vista vendada, y los condujo en camión a la pampa, donde la comitiva de Arellano los masacró. El general fue dado de baja una semana después de la publicación de este artículo.

10.- Berríos camino a la muerte
Reportaje sobre la investigación del juez Alejandro Madrid en el caso por el asesinato del ex agente de la DINA, Eugenio Berríos. Un equipo de tres policías, que se convirtió en el brazo derecho del ministro en el proceso, penetró los muros que escondían a sus victimarios y desentrañó el crimen. En su búsqueda descubrieron episodios desconocidos de la vida del químico.

11.- Las últimas horas de Huber
Reportaje sobre el coronel Gerardo Huber, asesinado por el Ejército liderado por Pinochet porque había decidido contar lo que sabía acerca del tráfico de armas a Croacia. La sentencia de 461 páginas del juez Claudio Pavez develó detalles hasta ese momento desconocidos.

12.- ¿Quién mató al comandante Araya?
A 32 años del homicidio del edecán naval del Presidente Allende, este reportaje revela incongruencias en la investigación de la justicia de la Marina y una pista aportada por un ex policía civil, que amenazaron con echar abajo la versión oficial.

13.- Desaparecidos en cuarteles del Infierno
Reportaje sobre un suboficial de Inteligencia que declaró al Departamento Quinto de Investigaciones y al juez Juan Guzmán haber traducido el criptograma enviado a comienzos de 1979 por Pinochet ordenando desenterrar cuerpos de prisioneros para hacerlos desaparecer. La tarea se encubrió como la “Operación Retiro de Televisores”. En Los Angeles y Linares 17 cuerpos exhumados fueron quemados en hornos y tambores dentro de los recintos militares.

14.- Los mataron por la espalda con una punto 30 (click para ver en grande).

15.- Consejo de Guerra: bajo amenaza cambió sentencia y condenó a muerte en Pisagua (click para ver en grande)

A propósito de internacionalistas: ¡Compañera Jane Vanini presente!

Era el 6 de Diciembre de 1974, en Concepción, sur de Chile. Había caído José Carrasco Tapia (Pepone), militante del MIR, en manos de la represión. Jane Vanini, quien fuera su compañera, nacida en Cáceres, Matto Grosso, Brasil; en otro tiempo militante del ALN (Brasil) y ahora militante del MIR (Chile), decide ir a la casa que compartían con José, en la Población Lorenzo Arenas y se prepara para resistir con el armamento disponible. Llega contingente de seguridad de la marina, conocido como Ancla 2, son recibidos a balazos por Jane. Las fuerzas represivas no logran controlar la situación y piensan que hay un grupo importante de combatientes. Solicitan refuerzos, recién a las 4 horas de combate, es doblegada la única combatiente, gravemente herida, posteriormente muere, presumiblemente rematada por los esbirros de la Dictadura de Pinochet.

El fragmento del poema a continuación fue declamado en el frontis de Londres 38 (centro de detención y tortura) que se luchaba por recuperar,a los 30 años de la muerte de Jane. Similarmente, se hizo un pequeño homenaje en una zona popular (Conchalí), al cumplirse 40 años de la muerte de Jane. Jane Vanini

A JANE VANINI
A 30 AÑOS DE SU MUERTE

(fragmento de poema de Aquiles Córdova)

“Lo harán  volar
con dinamita. E n masa
Lo cargarán, lo arrastrarán. A golpes
le llenarán de pólvora la boca.
Lo volarán

¡Y no podrán matarlo!”

DEL “CANTO CORAL A TUPAC AMARU
QUE ES LA LIBERTAD”
ALEJANDRO ROMUALDO, trujillano

 

¡Fueron 4 horas de combate!

Y eras una pequeña

Y frágil

Mujer

Y nuestros valientes marinos

Tuvieron que pedir refuerzos;

Y te veo en cada ventana

Cargando y recargando.

¡Fueron 240 minutos de combate!

Y eras una inmigrante,

¡Una extranjera!

Una refugiada política,

Que provenía de lo profundo

De la selva del Mato Grosso,

Y nuestra tierra  supo

De tu generoso esfuerzo,

Y te apabullaron con su tremendo

Poder de fuego.

Y segundos más, segundos menos,

El combate duró 14.400 segundos,

Pero qué eternos se vuelven,

Cuando te juegas en ellos.

El amor y la vida.

¡Y te hicieron pedazos!

¡Y no entregaron tu cuerpo!

———

El Frente Polisario realiza su XIV Congreso, se entregan algunos antecedentes de la heroica lucha que librara el Frente Polisario, a la cabeza del pueblo saharaui y es de esperar que los resoluciones del Congreso hagan honor a la tradición histórica de lucha del pueblo del Sáhara que ya lleva 40 años de ocupación y exilio.

El EPS (Ejército popular saharaui).

Las gestas que conforman una nación

ELPS1elps2*Fotos: Poemario por un Sahara Libre

Pocas cosas ayudan tanto en la conformación de una conciencia nacional como las epopeyas colectivas. Esos hechos que consiguen entusiasmar al mayor número posible de personas, son las que terminan formando el estrato donde se sustenta la conciencia de un pueblo.

Y con la firme convicción de que, a la élite intelectual saharaui, ya no le interesan las epopeyas tribales (la mayoría imaginarias), he aquí una breve exposición que intenta fijar algunos hechos, no todos, de la historia del ELPS..

Las gestas, las heroicas gestas, del Ejército de Liberación Popular Saharaui constituyen el mayor TESORO de la historia del pueblo saharaui como nación moderna.

De ahí que la élite intelectual saharaui, antes que nadie, tenga el DEBER, de al menos no perderse en esa Historia (con mayúsculas). De ahí el inapelable DEBER de conocer, aunque sea a grandes rasgos, algunos pasajes de esa Historia (con mayúsculas).

La base del ELPS la constituye un grupo de 17 hombres voluntarios, que tenían por todo equipamiento militar: 8 fusiles antiguos y cinco camellos. Son los celebérrimos autores del ataque al puesto colonial de El Janga, acaecido el 20 de mayo de 1973 o, lo que es lo mismo, el 18 de Labyadh Lawal de 1393 de la Hégira.

Con el tiempo se crearon las dos Regiones Militares iniciales (Región Norte y Región Sur).

A mediados de 1975, el POLISARIO, ya enviaba, hacia Argelia, a algunas unidades para su instrucción. Años más tarde, también, las mandaba hacia Libia, Cuba y Yugoslavia.

La Primera gran operación tuvo lugar en Amgala, los días 13 y 14 de febrero de 1976. Nótese que la batalla tuvo lugar, incluso, antes de la proclamación de la RASD. Ahí es donde según cierta prensa internacional (la española incluida) cayeron prisioneros, en manos de Marruecos, 96 militares argelinos. Un dato, éste, desmentido hasta hoy día, tanto por Argelia como por el POLISARIO.

‘Ofensiva El Uali’: de junio 1976 hasta diciembre de 1978.

Durante esta Ofensiva tuvo lugar el ataque al Palacio Presidencial de Mauritania, en la batalla de Nouackchott que tuvo lugar el día 08-06-1976.

Algunas de las batallas más importantes, durante esta ofensiva, fueron las siguientes: La Güera, Auserd, Aguerguer, Argub, Gleibat Legleia, todas dentro del Sahara Occidental, y Zuerat, Chum, Ain Bentili, Fdirik , Nouackchott, Tiyigya, Tichit, Bascnu, Uadan, Chenguiti, Atar, dentro del propio territorio mauritano.

Durante 1978 y 1979 hubo intervención directa de las fuerzas francesas cuyos Mirage despegaban de las bases de Dakar (Sénegal) y atacaban, a las unidades del ELPS, que operaban dentro del territorio mauritano.

En esta Ofensiva, se reorganizaron las regiones militares, pasando el ELPS a tener estas 5 Regiones Militares: Sureste; Suroeste; Centro; Norte y Nordeste. Todo ello, además de la reestructuración del propio Ministerio de Defensa y del Alto Estado Mayor (“larkan”) y la creación de las primeras escuelas saharauis de formación militar.

‘Ofensiva Houari Bumedian’: de enero 1979 hasta octubre de 1984.

16-01-1979: Violentos combates en las puertas mismas de El Aaiún;

28-01-79: Se ataca y se ocupa durante 4 horas la ciudad de Tan Tan.

Mayo/79: Destrucción, en Chbeika, de un convoy marroquí donde caen 23 muertos marroquíes.

Junio/79: Se ataca la ciudad de Assa, en Ued Daräa.

11-08-79: Operación de Bir Enzarán. El ELPS reúne para esa operación, a 2000 efectivos militares. Es la primera operación en la que, el ELPS, ataca con tantos efectivos.

24-08-79 o 30 de Ramadhan de 1396 de la Hégira. En ayunas tuvo lugar la batalla de Leboirat (el mayor éxito durante muchos años). El botín capturado incluía 37 carros de combate T-54, de fabricación soviética, que Anuar Sadat había regalado a Marruecos. Esta batalla algunos la llaman ‘El Dien Bien Phu Saharaui’ y otros la llaman ‘La Masacre de los Tanques’, porque, en efecto, en esa operación los ligeros Land Rover habían masacrado a los pesados tanques.

06-10-79: Otra importantísima batalla. Smara. Las unidades del ELPS habían conseguido alcanzar la ciudad de Smara que estaba guarnecida por 8000 soldados marroquíes. Fueron liberados más de 850 saharauis, incluido el notable Mohamed Ali uld Sid El Bechir. Esta batalla, tiene fama de ser una de las más costas, en vidas humanas, para el ELPS.

13-10-1979: Mahbes. Unas diez unidades saharauis cayeron, como fieras, sobre toda la guarnición marroquí del Mahbes, donde había más de 6000 soldados. Todo este batallón fue completamente aniquilado. La prensa internacional (europea incluida), apenas unos días después de la operación, pudo testimoniar visualmente sobre el terreno, el alcance y magnitud de la grandiosa batalla.

Enero y Febrero de 1980: Con Mahbes liberado, las unidades del ELPS avanzaban hacia el norte. Estaban ya acampadas en Ued Tighzert, controlando la Garganta de Lengab, que era el único punto por donde se podía atravesar la cadena montañosa del Wargziz en más 150 kilómetros. Y en su avance hacia el norte, las unidades del ELPS, habían dejado, a sus espaldas, la localidad de Zack. Usted habrá oído hablar del “Cerco de Zack”, pero, en realidad, no era un cerco en sentido estricto, sino que las unidades del ELPS habían avanzado tanto hacia el norte que dejaron, a Zack, a sus espaldas. Consecuentemente, estaba cercada, puesto que no le llegaba ningún tipo de suministros sino era por aire. Ciertamente, el ELPS, había dejado una pequeña unidad para que vigilara a Zack por si hubiera necesidad de intervenir, pero nada más. La localidad de Zack está a unos 50 kilómetros de la frontera saharaui marroquí. Como decía, en febrero de 1980, el grueso de las unidades del ELPS acampaba mucho más al norte, en Ued Tighzert, justo enfrente de la Garganta de Lengab, a unos 100 kilómetros al norte de la frontera saharaui.

En febrero de 1980, el POLISARIO, celebró la festividad del 27 de febrero, en un terreno situado a medio camino entre la Wilaya de Smara y la Escuela 12 de Octubre. Nótese que, entonces, el año 1980 fue un año bisiesto, es decir, febrero tuvo 29 días. Pues menos mal que había un día de más. En aquellos días, las unidades del ELPS, casi no les da tiempo para terminar su desfile (arengar a las masas con los desfiles militares, tenía tanto valor o más que repeler a un ataque marroquí). Todas las unidades fueron avisadas para no romper filas después del desfile. Iban directo a Lengab. En efecto, el día 01-03-1980, se inician las larguísimas batallas del Wargziz. La primera batalla duró, ininterrumpidamente,  los días 1,2,3,4,5,6,7 y 8. Se paralizó el día 9 y, nuevamente, el día 10 continuó hasta el 15 de marzo. Lógico, estaba en juego, nada más y nada menos, que el importantísimo paso o Garganta de Lengab. Las batallas del Wargziz, duraron todo marzo, abril y la primera mitad de mayo. Se acordará Usted de aquella canción que decía algo así como: “los montes de Uark Ziz amanecieron como cementerio de los enemigos”. Pues tenía razón, la canción. No era para menos, el asunto.

Para romper la barrera del ELPS, Marruecos, acudió a unos gigantescos batallones con nombres legendarios: Zal-laga y Uhud. Pues, ni acudiendo a la historia del Islam, pudo vencer a las ligeras unidades del ELPS. A finales de abril, el batallón Zal-laga fue derrotado y el General Dlimi que lo mandaba se dio a la fuga. Pero un poco antes, a finales de marzo, también, el batallón Uhud, había sufrido la misma suerte.

Finalmente, en mayo de 1980, Marruecos, consigue franquear el paso de Lengab y abrir un corredor hasta la ciudad de Zack.. Ante su avance, las unidades del ELPS, retroceden a sus santuarios más allá de Aidar, en el Zemmur Lajdhar, donde se reorganizan para seguir los combates.

Desde el verano de 1980, otro batallón gigante, con nombre igual de legendario, ‘Larak’, comandado por el Coronel Azman, se preparaba para entrar en acción. Y entra en acción en agosto de 1980. Y lo hace ocupando los, estratégicamente, importantísimos cerros de Ras Aljanfra, situados en la punta occidental del Wargziz, a escasos 8 kilómetros de la frontera saharaui y a 52 kilómetros de la ciudad de Smara. Marruecos iniciaba, entonces, la construcción de los muros. Esa estrategia y sus preparativos, Marruecos, los había llevado bajo el máximo sigilo y discreción. Ni el POLISARIO ni el aliado argelino se habían percatado de esos planes marroquíes hasta que empezaron las obras.

Sospecho yo que la edad de nuestros jóvenes dirigentes en aquellos días (como media no tendrían más de 30 años) les impidió ver que detrás de aquellos legendarios nombres, Hassan II, tenía planes igual de míticos: prolongar la barrera natural del Wargziz con otra barrera artificial, hecha a base de bombas, espino y toda clase de artilugios.

En efecto, en agosto de 1980 empieza la construcción de los muros y ahí, el ELPS, literalmente, se rompe la crisma para detener su construcción. Los feroces combates duraron todo agosto y fueron especialmente incruentos en septiembre debido, según algunos, a que un combatiente nos había traicionado, pasándose a Marruecos, y facilitando toda la información sobre el despliegue de nuestras unidades, lo que, oportunamente, fue aprovechado por la aviación enemiga que, no ya bombardeaba, sino que regaba con fuego y bombas, las trincheras de las unidades del ELPS.

Es de recordar que durante 1980, es decir, durante las operaciones del Wargziz y las de Ras Aljanfra, se elevó, exponencialmente, el número de peticiones del POLISARIO, a sus aliados, para obtener material bélico. Es de recordar, también, que no tuvo toda la suerte que deseaba en esas peticiones.

La aparición de los muros supuso una auténtica novedad en los frentes. De hecho, descendió considerablemente, el número de operaciones militares durante casi seis meses.

Hubo que esperar al día 11 de octubre de 1981, para librar una de las buenas. Fue la Gran Batalla de Guelta Zemmur. Una batalla al estilo clásico. El ELPS puso toda la carne en el asador y se estrenó, por primera vez, en el uso de los blindados. Empleó 90 blindados (20 blindados BMP; 10 carros T-55; 30 carros PTR y 30 carros Cascabel).  La batalla fue una verdadera carnicería para Marruecos, lo que obligó la intervención rápida de la aviación enemiga. Pero la artillería estaba lista: fueron derribados varios aviones (un Northrop F-5E; dos Mirage; un Hércules C130 y un helicóptero).

FINALMENTE, a la luz de la escasa información disponible, cabe realizar este balance de los 16 años que ha durado la guerra:

El resultado de 16 años de guerra:

— 2000 operaciones militares. Lo que supone una media de una operación cada 3 días, durante 16 años. Como quiera que hubo períodos de baja actividad, eso quiere decir que, también, hubo períodos en los que se atacaba en varios frentes al mismo tiempo;

— 3000 prisioneros de distinta graduación;

— 100.000 víctimas marroquíes, entre muertos y heridos;

— Un frente de más de 4000 kilómetros, desde La Güera, en el sur del Sahara Occidental, hasta Zagura, en el sureste de Marruecos;

— 77 aparatos aéreos derribados, que incluyen, avionetas, Mirage, Jaguar, C130, helicópteros;

— Destruidos o capturados: 8000 vehículos militares, desde los jeep hasta los modernos tanques;

— Destruidos o capturados: 21 naves marinas;

— Destruidos 7 trenes;

— Capturadas 12000 armas;

— Capturados 800 aparatos de telecomunicaciones

El acceso de nuestras élites culturales e intelectuales, a las nuevas tecnologías, debería ser empleado como una herramienta para que esas mismas élites ocuparan el vacío dejado por el Estado. Es hora de que nuestros historiadores, sociólogos, y demás gentes del saber asuman la RESPONSABILIDAD HISTÓRICA que les ha tocado, ilustrándonos con sus trabajos y sus escritos. Ciertamente, toda una generación de saharauis se ha dejado la piel y la sangre, por colocar, a nuestro pueblo, en el mapa. ¿Estarán las actuales generaciones a la altura de sus predecesoras?

Atentamente  y con mucha humildad, Haddamin Moulud Said.

Tomado de: http://poemariosaharalibre.blogspot.com/2012/08/brevisima-historia-del-ejercito.html

 


 

 

Conocido en el mundo como el Che Negro

Se cumplen 66 años del natalicio del líder revolucionario Thomas Sankara

20 diciembre 2015
 http://www.correodelorinoco.gob.ve/multipolaridad/se-cumplen-66-anos-natalicio-lider-revolucionario-thomas-sankara/

Durante su formación militar, Sankara fue influenciado por el pensamiento humanista y revolucionario de luchadores como Ernesto “Che” Guevara, Fidel Castro, y Nelson Mandela, y profundizó en el estudio de las teorías sociales propuestas por Karl Marx, y el pensamiento de Vladímir Ilich Lenin, líder de la Revolución Bolchevique

El 21 de diciembre de 1949 nació Thomas Sankara, líder revolucionario africano conocido en el mundo como el Che Negro, en la ciudad de Yako, en ese entonces parte de Alto Volta, colonia francesa en África occidental.

A los 17 años Sankara comenzó su carrera militar. En los años 70, cuando se encontraba en Madagascar, fue testigo de una serie de levantamientos e insurrecciones populares contra el gobierno colonial que permanecía bajo la dominación francesa, pese a haber sido declarado independiente en 1960.

Durante su formación militar, Sankara fue influenciado por el pensamiento humanista y revolucionario de luchadores como Ernesto “Che” Guevara, Fidel Castro, y Nelson Mandela, y profundizó en el estudio de las teorías sociales propuestas por Karl Marx, y el pensamiento de Vladímir Ilich Lenin, líder de la Revolución Bolchevique.

El 4 de agosto de 1983, Sankara, junto a un grupo de militares, lideró la Revolución Democrática Popular en Alto Volta, antigua colonia francesa que a pesar de haber conseguido la “independencia” continuaba bajo el yugo de las potencias europeas y el saqueo de las empresas transnacionales.

Esta revolución popular logró tomar el poder en Alto Volta. Con Sankara como presidente, fue cambiado el nombre del país a Burkina Faso, compuesto por dos palabras que combinan los dos idiomas principales del país. En la lengua Mooré “Burkina” significa íntegro, y en Bamanank, “Faso” se traduce por Patria; por ende, Burkina Faso significa País de los hombres íntegros.

Sankara comenzó un gobierno antiimperialista, como lo dejó claro en su Discurso de Orientación Política, emitido en octubre de 1983. Y dedicó sus esfuerzos a combatir el hambre y la corrupción; dando prioridad a la educación y la salud de los habitantes de la nueva patria, Burkina Faso.

Cuatro años después de la instauración de la Revolución Democrática y Popular, el 15 de octubre de 1987, Sankara fue asesinado tras el golpe de Estado liderado por Blaise Campaoré, que a pesar de haber jurado lealtad al proceso revolucionario, actuó contra los intereses populares e instauró una dictadura derrocada por una revuelta popular en noviembre de 2014.

Texto/AVN
Foto/Archivo

Proletariado chileno:  21 de diciembre de 1907, matanza de la Escuela Santa María de Iquique – 19 de Diciembre de 1924, Muerte de Luis Emilio Recabarren

escuela santa maría

¡¡¡Benditas víctimas que bajaron
desde la pampa llenas de fé
y a su llegada lo que escucharon
voz de metralla tan solo fue!!!…
… Ante la negativa de los huelguistas a desalojar la Escuela Santa María, en donde permanecían desde hacía una semana, el 21 de diciembre el general Roberto Silva Renard ordenó a sus tropas hacer fuego en contra de la multitud. Según testigos, más de 200 cadáveres quedaron tendidos en la Plaza Montt y entre 200 y 400 heridos fueron trasladados a hospitales, de los cuales más de noventa murieron esa misma noche. Los sobrevivientes fueron enviados de regreso a las oficinas o embarcados a Valparaíso.

Foto de Andrea Schuldiner.

Cantata Santa María de Iquique de Quilapayún en la Facultad de Artes

El jueves 5 de septiembre de 2013, Quilapayún junto a estudiantes de la Facultad de Artes del grupo Canto Crisol, interpretaron la “Cantata Santa María de Iquique” de Luis Advis, en la Sala Isidora Zegers de la Facultad de Artes de la Universidad de Chile, como parte de las actividades para conmemorar los 40 años del golpe de Estado.

Luis Emilio Recabarren, padre de la clase obrera chilena

El 19 de Diciembre de 1924, aquejado por la bajeza y vileza con que había sido tratado por diversos dirigentes sindicales, Luis Emilio Recabarren se quita la vida. Se presenta a continuación un video de su funeral, así como una reseña biográfica de quien es considerado el padre de la clase obrera chilena.
LER

Luis Emilio Recabarren, padre de la clase obrera chilena

Funeral Luis Emilio Recabarren

Colectivo LER da a conocer este video del cortometraje “Los Funerales de Luis E. Recabarren ” filmado en 1924.

Tipógrafo, Socialista y Revolucionario

Luis Emilio Recabarren (1876-1924)

 http://www.memoriachilena.cl/602/w3-article-735.html

El movimiento obrero chileno, difícilmente puede concebirse sin la vida y obra de Luis Emilio Recabarren. La trayectoria personal de este líder sindical, social y político resulta enormemente esclarecedora para entender un capítulo importante del Chile del siglo XX…

La lectura es uno de los mejores medios de emancipación de las clases trabajadoras.
Por eso aconsejamos que lean mucho

Luis Emilio Recabarren

La historia del movimiento obrero chileno de los albores del siglo XX, así como de sus luchas sociales y políticas, difícilmente puede concebirse prescindiendo de la vida y obra de Luis Emilio Recabarren. Como pocos personajes en la historia, la trayectoria personal de este líder sindical, social y político resulta enormemente esclarecedora para entender un capítulo importante del Chile del siglo XX.

Posterior a la Guerra del Pacifico, a finales del siglo XIX y en las primeras décadas del XX, la consolidación del capitalismo industrial imprimió transformaciones importantes en las relaciones económicas y laborales. En la industria fabril, puertos y explotaciones mineras, especialmente aquellas desarrolladas bajo el alero de la próspera industria salitrera, se experimentaron cambios en la organización social de los trabajadores y en la articulación política de sus demandas.

Poco a poco los obreros adquirieron mayor protagonismo al levantar reivindicaciones específicas de cuño salarial y laboral, inaugurando la entrada en escena de la moderna clase obrera y los primeros movimientos sociales.

Las desigualdades crecieron en el país, alentadas además por los problemas generados por la migración campo-ciudad. La celebración del centenario en 1910 estuvo marcada por la inmutabilidad del Estado oligárquico o República Parlamentaria ante la llamada cuestión social, caracterizada por la paupérrima calidad de vida de los sectores populares del país.

Convencido de la posibilidad de transformar la sociedad, orientada al progreso de la clase obrera, sus familias y sectores empobrecidos, Luis Emilio Recabarren dedicó toda su actividad política, invirtiendo en ello prácticamente toda su vida. Debido a sus vehementes críticas y denuncias contra la oligarquía gobernante, fue perseguido y arrestado en varias oportunidades.

Ante todo, fue un líder social multifacético. Desde 1894 militó en el Partido Demócrata, a través del cual comenzó a dar muestra de su pensamiento y capacidades. En 1901 en el norte de Chile, en Iquique, fundó mancomunales obreras y fortaleció las organizaciones sindicales. De oficio tipógrafo, posteriormente se trasladó a Tocopilla y Antofagasta donde comenzó su inquebrantable labor como gestor de la prensa obrera chilena.

Fue también un educador social de las masas obreras y populares, precursor de los movimientos de emancipación de la mujer en Chile a través de escritos en que fusionó el socialismo y feminismo. Un agitador social que, desde la sociabilidad popular y el socialismo mancomunal, proyectó contrarrestar las fuerzas antagónicas de los grupos capitalistas y burgueses que explotaban a los proletarios empobrecidos.

Recabarren fue también un organizador de partidos políticos. Hacia 1912, convencido de la necesidad de crear un partido exclusivamente obrero en defensa de los intereses del movimiento mancomunal, fundó junto a sus camaradas el Partido Obrero Socialista. Años más tarde, en 1922, incentivado por el comunismo internacional, el Partido Obrero Socialista se constituyó en el Partido Comunista de Chile.10799746_10152833960332370_1400616028_n

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Amistad, Comite, Estudiantes, noticia, Pueblo, Solidaridad, Trabajadores y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: