Actualización.- Surgimiento y desarrollo del Movimiento Revolucionario 26 de Julio (M 26-7) – 26 DE JULIO DE 1953. EL ATAQUE AL CUARTEL MONCADA – Acto 26 de Julio 2016, 18:45 Hrs. Catedral 1158, Santiago, Chile

bandera del 26 de julioMovimiento Revolucionario 26 de Julio

Historia, Cuba


Movimiento Revolucionario 26 de Julio (1955-1961). Organización política cubana fundada en junio de 1955 por Fidel Castro y otros participantes en el asalto al cuartel Moncada.

El 15 de mayo de 1955 en horas de la noche, durante la travesía que realizó el vapor Pinero desde la Isla de Pinos (hoy, Isla de la Juventud) hasta el surgidero de Batabanó, con los jóvenes recién liberados que habían participado en las acciones militares de Santiago de Cuba y Bayamo el 26 de julio de 1953, Fidel Castro esbozó la idea que había elaborado en el presidio para reorganizar el movimiento revolucionario y continuar la lucha contra la tiranía batistiana. Allí se acordó que la organización se llamaría Movimiento Revolucionario 26 de Julio (MR-26-7), atendiendo a la fecha de las heroicas acciones.

En la noche del 12 de julio de 1955 en la calle Factoría No. 62, en La Habana, se efectuó una reunión convocada y presidida por Fidel Castro, a la cual asistieron además, Antonio (Ñico) López Fernández, Pedro Miret Prieto, Armando Hart Dávalos, Haydée Santamaría Cuadrado, Melba Hernández, Faustino Pérez Hernández, Pedro C. Aguilera González, José Suárez Blanco y Luis Bonito Milián. En ella se ratificó denominar MR-26-7 a la organización que consecuentemente preparaba el levantamiento armado contra la tiranía de Fulgencio Batista; se dejó constituida su Dirección Nacional, encabezada por Fidel Castro e integrada por 11 miembros y cinco frentes de trabajo: de Acción, de la Juventud, de Finanzas, de la Propaganda y Obrero. En la cita se impartieron instrucciones para el desarrollo de la labor que coronaría los objetivos propuestos.

Los miembros de la Dirección Nacional que permanecieron en Cuba debieron desplegar una actividad de reclutamiento de hombres y acopio de fondos para garantizar la expedición que partiría de México hacia Cuba con la avanzada rebelde para iniciar la lucha guerrillera contra el régimen; a su vez, extender la organización del movimiento por todo el país, preparar acciones de apoyo al desembarco; imprimir y difundir propaganda dirigida a incentivar la conciencia de las masas, propiciar su activa incorporación a la lucha; estimular la realización de otras actividades que promovieran un clima de agitación revolucionaria en el país; crear los mecanismos que aseguraran la comunicación clandestina con los compañeros que marchaban al exilio a organizar y entrenar el contingente expedicionario.

Fidel marcharía al extranjero con la misión de preparar el destacamento armado y nuclear a la emigración en torno a sus propósitos. Quedó establecido que la máxima instancia del movimiento sería única, dentro y fuera de Cuba, regida por los principios de dirección colectiva y el reconocimiento de la autoridad suprema de Fidel Castro.

En México redactó el Manifiesto No. 1 del Movimiento 26 de Julio al Pueblo de Cuba, que vio la luz el 8 de agosto de 1955. Era el primer documento oficial del MR-26-7 firmado por su líder, en el cual se explicaban el carácter de la organización, sus fines, estructura, y los principales métodos y forma de lucha. Se analizaba la situación general del país (económica, política y social), se exponía en 15 puntos fundamentales el programa que la revolución pondría en práctica al llegar al poder.

Con fecha 10 de diciembre de 1955, desde Nassau, Bahamas, se dio a conocer el Manifiesto No. 2 del Movimiento 26 de Julio al Pueblo de Cuba, reiterándose los objetivos y tácticas de la organización política al definirse el papel protagónico de las masas populares en el proceso revolucionario cubano, llamando al conjunto de emigrados a participar activamente en la batalla decisiva.

En los primeros días de agosto de 1956, a México viajó Frank País, quien había asumido la organización del Movimiento en Cuba. Las orientaciones fueron preparar el apoyo al desembarco del yate Gramma con levantamientos armados en todo el país.

El 29 de agosto de 1956, Fidel Castro y José Antonio Echeverría Bianchi se encontraron en un apartamento en Ciudad de México, y firmaron un documento que llegaría a conocerse históricamente como la Carta de México, mediante el cual el Movimiento Revolucionario 26 de Julio y el Directorio Revolucionario (DR) decidían unir sólidamente su esfuerzo en el propósito de derrocar la tiranía y llevar a cabo la revolución cubana. Señalaban el inicio del proceso de unidad de las fuerzas revolucionarias que realizaría a cabo la lucha.

El 25 de noviembre de 1956, el Granma, con 82 expedicionarios a bordo, puso su proa hacia las costas cubanas; tras varios días de navegación, el 2 de diciembre desembarcaron por Niquero, dando comienzo a una nueva etapa de la lucha revolucionaria. El Movimiento inició las acciones guerrilleras con el Ejército Rebelde en las montañas de la Sierra Maestra (sierra) y la red clandestina en las ciudades y el campo (llano).

Entre los días 16 y 17 de febrero de 1957 ocurrió la primera reunión de la Dirección Nacional del MR-26-7, después del desembarco del Granma. Fidel se reunió con los principales jefes nacionales del movimiento (Frank País, Armando Hart, Haydeé Santamaría y Faustino Pérez). Entre los acuerdos más importantes estuvieron: la creación del Frente del Escambray, medidas para el mejoramiento de las finanzas y la propaganda; así como redactar un manifiesto para su publicación en el llano, que fue emitido el día 20 de febrero de 1957: Al Pueblo de Cuba. En él se expusieron los hechos de mayor trascendencia para la guerrilla: el bombardeo sistemático y la represión desatada contra la población campesina de la Sierra Maestra. El documento, también conocido como Manifiesto de la Sierra Maestra, expresaba, desde el punto de vista político, que la línea de la lucha armada constituía la única vía correcta para derrocar a Fulgencio Batista y el primero de su tipo en la elevación oriental.

A mediados de diciembre de 1957, por tercera ocasión, se reunió la Dirección Nacional en la Sierra Maestra con el objetivo de dar una adecuada contestación al Pacto de Miami por el cual Felipe Pazos (se encontraban también Jorge Sotus y Lester Rodríguez), asumiendo funciones no autorizadas pretendió, en nombre de ser firmante del Manifiesto de la Sierra Maestra, lograr la unidad de distintas fuerzas y grupos políticos y firmar un documento conocido también como Acuerdo de la Junta de Liberación de Cuba, acción fraguada a espaldas del MR-26-7 y que alteraba los lineamientos del Manifiesto de la Sierra Maestra. Fidel dio respuesta al Pacto con una enérgica carta en la cual, entre múltiples aspectos señalaba: “A pesar de todo, ha sido preciso reunir en plena campaña a los líderes de nuestra organización para atender este asunto, donde no sólo el prestigio sino, incluso la razón histórica del 26 de julio se han puesto en juego”.

Entre los días 6 y 9 de marzo se realizó en Santo Domingo y en Naranjo, en la Sierra Maestra, una reunión de la Dirección Nacional presidida por Fidel; en ella se informó la situación existente en las ciudades y se expuso el criterio de que las condiciones estaban creadas para desencadenar una huelga general, convocada para el 9 de abril de 1958. Se decidió llamar a la lucha final mediante el Manifiesto de los 21 puntos.

En abril de 1958, en la reunión efectuada en Altos de Mompié, en la Sierra Maestra, el centro de la Dirección Nacional del Movimiento se trasladó de La Habana y Santiago de Cuba a la Sierra Maestra, bajo el mando de Fidel Castro, quien, a partir de ese momento, asumió la dirección político-militar de todas las fuerzas en la guerra. Se empezó a editar el periódico clandestino Revolución.

Con el posterior desarrollo del proceso insurreccional, la autoridad del MR-26-7 llegaría a reconocerse por las demás fuerzas revolucionarias hasta culminar, después de finalizada la guerra, en la fusión de estas organizaciones en una sola estructura ya institucionalmente partidaria, con una precisa definición clasista y una nítida proclamación ideológica.

Desde el 1o de enero de 1959, al ocurrir el triunfo de la Revolución Cubana, se mantuvo la independencia de las tres organizaciones que llevaron el peso fundamental en la lucha contra la tiranía: el MR-26-7, el Partido Socialista Popular y el Directorio Revolucionario. La declaración del carácter socialista de la Revolución en abril de 1961, permitió dar un paso decisivo en la fusión de estas fuerzas revolucionarias, así acordaron disolverse en junio de 1961, para crear un partido único. De esa manera culminó un largo proceso hacia la unidad orgánica de las fuerzas revolucionarias.

 

Bibliografía

Castro, Fidel: Selección de documentos, entrevistas y artículos (1952–1956), Editora Política, La Habana, 2007.

Colectivo de autores: Memorias de la Revolución. I, Ediciones Imagen Contemporánea, La Habana, 2008.

“El movimiento 26 de Julio”, en Bohemia, año 80, 27, La Habana, 1o de julio de 1988.

Guerra Vilaboy, Sergio y Alejo Maldonado Gallardo: Historia de la Revolución Cubana. Síntesis y comentarios, Ediciones La Tierra, Quito, 2005.

Hart Dávalos, Armando: Aldabonazo, Editorial Letras Cubanas, La Habana, 1997.

Hernández Garcini, Otto, Antonio Núñez Jiménez y Liliana Núñez Velis: Huellas del exilio. Fidel en México 1955-1956, Casa Editora Abril, La Habana, 2007.

López, Sergio y otros: Emigración y clandestinidad en el M 26-7, Editora Política, La Habana, 1990.

 

ASALTO AL MONCADA

Abel_santamaria

Abel Santamaría, segundo jefe de las fuerzas de asalto, apresado y torturado hasta la muerte, tras el ataque al Cuartel Moncada el 26 de Julio de 1953

26 DE JULIO DE 1953. EL ATAQUE AL CUARTEL MONCADA

En la madrugada del día de Santa Ana y aprovechando que se estaban llevando a cabo los famosos carnavales de Santiago de Cuba, decenas de atacantes sorprenden a la guarnición del Cuartel Moncada y son repelidos por el Ejército de Batista, a la sazón, Dictador de Cuba.


El cuartel Moncada luego del asalto


Fidel Castro, primer jefe de las fuerzas de asalto, apresado en la Gran Piedra tras el ataque al Cuartel Moncada el 26 de Julio de 1953

No es cierto que te hayas muerto Camilo!

Tampoco en el caso del Che!
Y a Fidel en sus noventa lo acompañan,
Abel con esas hermosas milicianas,

como si fuera enero del cincuenta y nueve

 

Foto de Lila Liole Paz Liole Paz.


Raúl Castro también es fichado


Apresados en el Moncada. Fidel, Juan Almeida y otros asaltantes


Melba Hernandez y Haydee Santamaria (su hermano es asesinado)


En esta foto, Fidel junto al Coronel Chaviano

Foto de Lila Liole Paz Liole Paz.
La Dirección Revolucionaria del Movimiento 26 de Julio entrando triunfante en La Habana, en enero de 1959, luego de dos años de lucha guerrillera.

26 DE JULIO 1953- 26 DE JULIO 2016

63 ANIVERSARIO DEL ASALTO AL CUARTEL MONCADA

QUE MARCA EL INICIO DE LA REVOLUCIÓN CUBANA

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Amistad, Comite, Estudiantes, noticia, Pueblo, Solidaridad, Trabajadores y etiquetada , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s