Actualización: Trabajo Infantil – Brutal asesinato de un niño de 9 años en Bangladesh cuyo padre había denunciado explotación infantil – Camboya y Bangladesh, la máquina de coser de los países ricos (video) – Explotación infantil y su relación con la industria del Chocolate (video) – Antecedentes mundiales, América Latina y Chile

trabajo infantil en Africa

Los niños africanos además de la desnutrición y escasos niveles de salud enfrentan otro problema: el 41% de los niños entre los 5 y 14 años son trabajadores infantiles.

Brutal asesinato de un niño de 9 años en Bangladesh cuyo padre había denunciado explotación infantil

Publicado el 27 de Jul 2016

asesinato bangladesh

La policía de Bangladesh abrió una investigación sobre la muerte de un niño trabajador de 9 años de una fábrica textil, quien fue brutalmente asesinado, informa New York Times.

El menor, identificado como Sagor Borman de 9 años y empleado de la fábrica de productos textiles Jabeda del distrito de Narayanganj, a las afueras de Daca, murió la víspera en el hospital después de que algunos compañeros de trabajo le introdujeron en el recto una manguera de aire comprimido y bombearon aire a su cuerpo.

El padre de la víctima sostiene que el asesinato se debe a que anteriormente había protestado por las condiciones de explotación en las que trabajaba su hijo. Además,presentó cargos contra funcionarios de la fábrica: Nazmul Huda, gerente de administración; el jefe de producción, Harunur Rashid; su asistente, Rashedul Islam, y el ejecutivo Azhar Imam Sohel.

Camboya y Bangladesh, la máquina de coser de los países ricos

Publicado el 3 ene. 2014

Desde hace semanas se vienen produciendo en Camboya y Bangladesh manifestaciones que, a veces…

Euronews, el canal de noticias mas visto en Europa. Abónese a su dosis diaria de noticias internacionales, jerarquizadas y explicadas:http://eurone.ws/10ZDara Euronews está disponible en otros 13 idiomas:http://eurone.ws/12A8jmi

http://es.euronews.com/2014/01/03/cam…
Desde hace semanas se vienen produciendo en Camboya y Bangladesh manifestaciones que, a veces ,derivan en disturbios. Los trabajadores del sector textil reclaman subidas salariales. Una lucha que en Camboya está siendo apoyada por la oposición al gobierno.

Esta pugna se inició tras el terrible drama que se produjo en Bangladesh el pasado 24 de abril. Ese día el edificio Rana Plaza, situado a las afueras de Dacca y que albergaba varios talleres de confección que trabajaban para marcas internacionales, se derrumbó dejando 1133 muertos. Era un inmueble viejo, lleno de grietas.

Como ese edificio hay muchos en Bangladesh, donde por una miseria trabajan abarrotados miles de obreros. Fue el accidente de trabajo más grave en la historia del país pero los accidentes son bastante comunes. 8 meses después poco se ha hecho por cambiar las cosas.

Tanto en Bangladesh como en Camboya la industria textil está en pleno auge. Contribuye significativamente en el PIB y en las exportaciones de ambos países. Emplea además a una gran cantidad de mano de obra, compuesta en Camboya, casi al 90% por mujeres.
Mujeres, hombres pero también por niños aunque las leyes lo prohíban. Todos ellos mal pagados con apenas unos 55 euros al mes mientras que en China el salario medio se sitúa en torno a los 111.

China, un país que posee una gran parte del capital en la mayoría de estas empresas y que, tras haber visto como subían los salarios entre los suyos, ha decidido subcontratar en sus países vecinos a un menor coste.
Trabajan hasta 15 horas al día, a veces los 7 días de la semana. Trabajan hasta desfallecer.

Todo el beneficio va a parar a las grandes marcas internacionales. Cuando usted compra una camiseta a 29 euros, solo 18 céntimos van a parar al bolsillo del trabajador.

29 grandes grupos internacionales de ropa tienen que ver con el drama de Dacca. Su ropa se fabricaba allí. Hasta hoy solo 3 han anunciado que podrán dinero para las indemnizaciones. Los otros prefieren cerrar los ojos.

Explotación infantil y su relación con la industria del Chocolate

The dark side of chocolate, el documental que denuncia el trabajo infantil en África:
http://www.organicamente.com.ar/?p=3613

Nuevas cifras sobre el trabajo infantil en el mundo: un llamado a la acción inmediata

http://white.oit.org.pe/ipec/alcencuentros/interior.php?notCodigo=1803

“Aunque hubieron avances importantes, queda mucho por hacer para cumplir la meta de erradicar el trabajo infantil en nuestra región”, Jean Maninat, Director Regional de la OIT para América Latina y el Caribe

Panorama actual

En los primeros días del mes de mayo, poco antes de iniciarse la Conferencia Mundial sobre Trabajo Infantil en Holanda, la OIT lanzó el tercer Informe Mundial del Director General sobre Trabajo Infantil, documento que cada cuatro años presenta la situación del trabajo infantil en el mundo.

Este nuevo Informe muestra un panorama diferente al que mostraba el presentado en el año 2006. En esa oportunidad eran destacables los progresos a los que se había llegado, lo que permitió plantear una meta clara y concreta: eliminar las peores formas de trabajo infantil al 2016. Las cifras muestran que ahora, en el año 2010, el panorama es bastante mixto. El trabajo infantil continúa disminuyendo en algunas regiones, pero de manera moderada y en otras el problema se incrementó. Esto significa que se deben intensificar las acciones para lograr eliminar las peores formas de trabajo infantil al 2016.

Nuevas cifras mundiales

Las cifras muestran una reducción de 3 por ciento del trabajo infantil durante los cuatro años abarcados por las estimaciones. La mayor disminución la observamos en los niños y niñas entre 5 y 14 años; en este grupo el trabajo infantil descendió en un 10 por ciento. También hay menos niños en trabajos peligrosos, una variable a veces utilizada para referirse a las peores formas de trabajo infantil[1]. De hecho, cuanto más peligroso es el trabajo y más vulnerables son los niños, más rápida es la disminución, en particular entre las niñas. Estas son buenas noticias. Sin embargo, la batalla está lejos de terminar: 215 millones de niños siguen atrapados en trabajo infantil y un número alarmante de ellos -115 millones- está expuesto a trabajos peligrosos[2].

La magnitud del problema se ha incrementado en África Subsahariana, donde uno de cada cuatro niños entre 5 y 17 años trabaja, a diferencia de Asia y el Pacífico, donde uno de cada ocho niños realiza actividades laborales en el mismo grupo etario.

Alrededor de un 70% de los niños trabajadores se encuentran en el sector agricultura. Sólo uno de cada cinco niños recibe un salario y la gran mayoría está entre los que realizan trabajo familiar sin ninguna remuneración.

Por otro lado, en cuando a la edad el género, el Informe plantea que durante los últimos cuatro años el trabajo infantil ha aumentado entre los niños y disminuido entre las niñas. De hecho, la mayor parte de la disminución mundial se debe al menor número de niñas involucradas en trabajo infantil. Sin embargo, se ha dado un incremento alarmante del 20 por ciento en el grupo de entre 15 y17 años, que aumentó de 52 millones a 62 millones de niños[3].

América Latina: últimos datos

América Latina y el Caribe una de las regiones que registra una disminución del trabajo infantil. Sin embargo, aún hay 14 millones de niños, niñas y adolescentes entre 5 y 17 años en esta situación, la mayor parte de ellos realizando tareas peligrosas. Esta cifra representa el 10% del total de niños en ese rango de edad en la región, que son alrededor de 141 millones.

De esos 14 millones de niños, niñas y adolescentes, 9,4 millones realizan trabajos que son peligrosos y amenazan su integridad física y sicológica.

Además, de la cifra total, 4 millones son adolescentes entre 15 y 17 años que realizan trabajos peligrosos, y que por ese motivo están considerados dentro de la clasificación de trabajo infantil.  Los otros 10 millones son niños entre 5 y 14 años, los cuales estarían trabajando por debajo de la edad mínima de admisión al empleo.

El camino: Intensificar acciones contra el trabajo infantil

Estas nuevas cifras plantean un gran reto, no será posible eliminar las peores formas de trabajo infantil al 2016 si no se intensifican acciones, sobretodo en África y Asia Meridional, regiones más afectadas por el problema. Por otro lado, se requiere focalizar iniciativas hacia el sector agrícola y hacia las formas “ocultas” que lindan con el delito, como la explotación sexual infantil o el trabajo infantil doméstico.

Si bien es cierto que son muchos los actores involucrados en esta lucha, el Informe hace un llamado a los gobiernos a respetar sus compromisos e intensificar la acción contra el trabajo infantil.

Para la OIT los beneficios económicos de eliminar el trabajo infantil superan su costo global en una relación de 6,7 a 1. El gasto representaría una cifra muy inferior a los 10 billones de dólares (millones de millones) que fueron asignados -sólo en EE.UU. y el Reino Unido- para salvar a los bancos durante la actual crisis económica. Se trata de una cuestión de ambición y de voluntad política.

Hoja de Ruta para eliminar las peores formas de trabajo infantil al 2016

La Conferencia Mundial sobre Trabajo Infantil, que ha permitido revitalizar la campaña contra el trabajo infantil, dio como resultado la llamada Hoja de Ruta para eliminar las peores formas de trabajo infantil al 2016.  En resumen, este documento sugiere acciones concretas para cumplir el objetivo, entre las que se encuentran garantizar que todos los niños tengan acceso a la educación de calidad hasta por lo menos la edad mínima de admisión al empleo; Construir un piso social por medio de políticas y programas de protección social que puedan ayudar a las familias pobres a mantener a sus hijos en la escuela. Por ejemplo, a través de programas de transferencia monetaria y comedores escolares; combatir la pobreza garantizando que los adultos tengan oportunidades de trabajo decente;

El mayor peso de estas acciones propuestas recae en la responsabilidad de los gobiernos para ratificar e implementar los Convenios de la OIT sobre trabajo infantil. Sin embargo, empleadores, sindicatos y organizaciones de la sociedad civil también tienen un papel importante que desempeñar.

Está comprobado que si se toman las decisiones políticas correctas, y se realizan alianzas pertinentes, el trabajo infantil puede ser reducido.

 


[1] Trabajo peligroso es cualquier actividad u ocupación que, por su naturaleza o tipo, tiene o lleva a efectos dañinos para la seguridad, salud y desarrollo moral de los niños.

[2] El Informe Mundial ofrece un sumario de las nuevas estimaciones mundiales. Una publicación complementaria, Desarrollo Mundial del trabajo infantil: Medir las tendencias desde 2004 hasta 2008, presentará información técnica sobre metodologías y criterios utilizados para las estimaciones.

[3] Los niños en esta edad por lo general han alcanzado la edad mínima para el empleo, pero pueden ser clasificados como niños trabajadores si su trabajo se encuentra dentro de la categoría de peores formas de trabajo infantil.

 

La explotación infantil, un repaso en cifras

 Gráfico del trabajo infantil por región con datos del 2012.
Gráfico del trabajo infantil por región con datos del 2012. UNICEF

La explotación infantil, un repaso en cifras

  • 168 millones de niños trabajan en todo el mundo, un 32% menos que en 2003

  • 85 millones lo hacen en condiciones peligrosas, sobre todo niñas

  • La agricultura y el trabajo doméstico son los principales sectores a las que se dedican

12.06.2014

RTVE.es

Uno de cada seis niños del mundo se ve obligado a trabajar. La Organización Internacional del Trabajo y Unicef calculan que en total hay 168 millones de niños y niñas de entre 5 y 14 años que trabajan, una cifra que ha descendido en los últimos años pero que debe reducirse a cero, tal y como recuerdan ambos organismos con motivo del Día Internacional contra la Explotación Infantil.

Por edades, los niños entre 5 a 11 años representan el grupo más numeroso: el 44 % del total, mientras que de 12 a 14 años es el 28%, el mismo .porcentaje que de 15 a 17.

De los 168 millones de niños que trabajan, unos 85 millones realizan trabajos peligrosos. 

Según la OIT, en el mundo hay 168 millones de niños explotados laboralmente

¿Qué se considera trabajo infantil?

Unicef define el trabajo infantil como cualquier trabajo que supere una cantidad mínima de horas, dependiendo de la edad del niño o niña y de la naturaleza del trabajo:

– Entre 5 y 11 años: al menos una hora semanal de trabajo remunerado o 28 horas semanales de trabajo doméstico.
– Entre 12 y 14 años: al menos 14 horas semanales de trabajo remunerado o 28 horas semanales de trabajo doméstico.
– Entre 15 y 17 años: al menos 43 horas de trabajo remunerado o de trabajo doméstico semanales.

Asía y el África Subsahariana, las peores regiones

En la región de Asia y el Pacífico se registra el número más alto de niños trabajadores (casi 78 millones o el 9,3 % de la población infantil) y África Subsahariana continúa siendo la región con la más alta incidencia de trabajo infantil (59 millones, más del 21 %).

En América Latina y el Caribe, existen 13 millones de menores que se ven obligados a trabajar (8,8 %), mientras que en la región del Medio Oriente y África del Norte hay 9,2 millones (8,4%).

Agricultura y trabajo doméstico

Los niños y niñas que viven en los hogares más pobres y en zonas rurales tienen más probabilidades de ser víctimas del trabajo infantil.

La agricultura continúa siendo el sector que emplea a mayor número de niños (98 millones, o 59%), mientras que el número de niños en los servicios (54 millones) y la industria (12 millones) no es insignificante, dado que la mayoría se encuentra principalmente en la economía informal, dice el informe.

Alrededor de 15,5 millones de niños realizan trabajo doméstico. La mayoría son niñas que, además, están expuestas a la explotación y el maltrato y ejercen en condiciones de esclavitud. La dificultad de registrar su actividad hace que sean invisibles para los gobiernos y que no se tomen apenas medidas para protegerlas, según denuncia Unicef.

La protección social, clave para erradicarlo

El trabajo suele interferir con la educación de los niños y niñas. Velar por que todos los niños y niñas vayan a la escuela y reciban una educación de calidad son las claves para prevenir el trabajo infantil. La OIT considera que para acelerar la disminución del trabajo infantil hay que invertir en protección social.

La evolución del trabajo infantil basada en los ritmos de progreso de los últimos años indica que va a ser díficil eliminar las peores formas de explotación para 2020. Desde el año 2000 se ha pasado de 246 millones de niños trabajadores (171 millones en condiciones peligrosas) a los 168 millones (y 85 millones) en 2012. Las perspectivas son que para 2016 se rebaje la cifra a 134 millones (y 65 millones) y a 107 millones (y 50 millones) en 2020.

“No hay secreto alguno sobre lo que es necesario hacer”, ha declarado el director general de la OIT, Guy Ryder. “La protección social, junto a la educación formal de calidad, universal y obligatoria al menos hasta la edad mínima de admisión al trabajo, el trabajo decente para los adultos y los jóvenes en edad de trabajar, una legislación eficaz y un diálogo social consolidado, forman parte de una respuesta adecuada al trabajo infantil”.

Los gobiernos destinan en promedio 0,4 % del PIB en prestaciones familiares y para los hijos, la cifra varía entre 2,2 % en los países de Europa Occidental y 0,2 % en África y en la región de Asia y el Pacífico.

La OIT destaca algunas “buenas prácticas” como los programas de transferencia de dinero para las familias que llevan sus hijos a la escuela. Por ejmplo, el Programa Bolsa Familia de Brasil, el programa de prestaciones familiares de Mongolia y el Subsidio de apoyo a la infancia de Sudáfrica.

Para todos los públicos

Plantaciones de tabaco en EE.UU., explotación infantil en el primer mundo

Trabajo infantil: miles de niños son explotados por las tabacaleras en Estados Unidos

Miles de niños son explotados por las tabacaleras en Estados Unidos
  • Miles de niños trabajan en plantaciones de tabaco en EE.UU

  • Están expuestos durante horas a la nicotina y a los pesticidas

  • Son datos de un informe de Human Rights Watch

12.06.2014

ALMUDENA ARIZA (CORRESPONSAL TVE NUEVA YORK)

¿Eres menor de edad? Entonces, no puedes comprar cigarrillos en EE.UU. pero en cambio, puedes trabajar a destajo en una plantación de tabaco. Ya hay miles de niños que lo hacen, la mayoría hijos de inmigrantes pobres latinoamericanos. Algunos empiezan a trabajar con siete u ocho años, solos, o junto a sus padres y hermanos.

Un autobús escolar los recoge muy temprano y los lleva a las plantaciones, donde están expuestos durante horas al contacto con la nicotina y los pesticidas tóxicos. Enferman a menudo, con vómitos, náuseas, dolor de cabeza y mareos, síntomas del envenenamiento por nicotina.

Son datos de un exhaustivo informe de Human Rights Watch, que ha analizado las condiciones laborales de cientos de niños en los grandes cultivos de Virginia, Kentucky, Carolina del Norte y Tennessee. De estos cuatro estados proviene el 90% del tabaco del país.

Los niños absorben la nicotina a través de la piel

“Cuando estás bajo el sol sientes ganas de vomitar. Y bebes agua porque tienes mucha sed, pero el agua te hace sentir peor. Vomitas allí mismo mientras estás cortando las plantas de tabaco… pero sigues cortando“, declara un joven de 16 años de Kentucky. El informe asegura que los niños absorben la nicotina a través de la piel al manipular las plantas de tabaco. Lo que podría causar, añaden, daños en el cerebro.

Los menores, según el informe, trabajan de 50 a 60 horas a la semana, a menudo bajo temperaturas extremas. Utilizan herramientas y máquinas peligrosas, y levantan cargas muy pesadas.

Me corté con el hacha… me lastimé una vena o algo porque no dejaba de sangrar y tuve que ir al hospital. Mi pie estaba totalmente ensangrentado”, cuenta uno de los niños en una entrevista con Human Rights Watch. Otro de los testimonios del informe es el de un joven de 17 años que perdió dos dedos en el accidente con una segadora.

Los niños dicen que no saben nada sobre seguridad y protección

Los niños aseguran que ninguno de sus empleadores les ha explicado nada sobre medidas de seguridad o equipos de protección. En lugar de ello, se les reparten bolsas de plástico negro, como las que se emplean para la basura, para cubrirse de la lluvia o del rocío que moja los campos.

Las leyes estadounidenses permiten a los menores trabajar en la agricultura pero no en sectores de riesgo. Human Rights Watch pide al Gobierno que establezca claramente que el trabajo en las plantaciones de tabaco es peligroso para los niños. Y ha enviado una carta a las principales tabaqueras explicando la situación de estos menores. Las empresas han mostrado su preocupación pero, de momento, no se ha avanzado nada.

Este jueves, Día Internacional contra el Trabajo Infantil, conviene recordar que hay 168 millones de niños que trabajan según la Organización Internacional del Trabajo y Unicef. Y muchos de ellos en condiciones más propias de épocas pasadas. Y no hay que buscarlos solo en los países pobres. Los tenemos aquí, en el mundo más rico y desarrollado. Miles de niños explotados en la primera potencia mundial.

Tokio, 11 años: “He visto explosiones en la mina y pienso que algún día me puede pasar a mí” (Bolivia)

 

 Tokio tiene tan solo 11 años y trabaja en una mina de Bolivia.
Tokio tiene tan solo 11 años y trabaja en una mina de Bolivia. UNICEF
  • Casi un millón de niños y niñas trabajan en minas y canteras en todo el mundo

  • Soportan cargas más pesadas que ellos y están expuestos a materiales tóxicos

  • Unicef nos presenta a Tokio, Isaya y Kalala, tres historias de vidas en las minas

12.06.2014 | actualización 14h45

ESTEFANÍA DE ANTONIO

“En la mina he visto explotar dinamita y luego cómo se llevaban sus cuerpos en pedazos, en sacos, en carros… Igual me pasa un día a mí”, asegura tembloroso Tokio, un niño que con tan sólo 11 años no sabe lo que es vivir sin miedo.

Tiene nombre de capital del primer mundo, pero nunca ha visto un teléfono móvil o un ordenador. Nació en la comunidad de San Juan, en Bolivia. Y esta lotería biológica le ha marcado la vida. 

En América Latina, más de nueve millones de personas dependen de la actividad minera artesanal y una parte importante de ellas son mujeres y, lamentablemente, niños, según la Organización Internacional del Trabajo (OIT).

Ser un niño en estas familias mineras es aprender desde pequeño a soportar las inclemencias de la vida en zonas desérticas, a grandes altitudes o en medio de la selva. Allí donde no llegan los servicios más elementales y no suele haber acceso a la escuela.

Según la OIT, los niños, niñas y adolescentes comienzan ayudando a sus madres en tareas “sencillas” de selección de desmonte minero o bateando en el río durante largas horas a la intemperie. A partir de los 12 años pasan a apoyar en la extracción del mineral en los túneles, el transporte a la superficie y su procesamiento, exponiéndose al peligro de explosiones, derrumbes, asfixia, cargas pesadas, y sustancias tóxicas como el mercurio, cianuro, ácidos y otros químicos.

La imagen de unos niños con el rostro ennegrecido y remolcando vagonetas desbordantes de carbón desde las profundidades de los túneles movió a los miembros de la OIT a adoptar Convenios contra el trabajo infantil en los albores del siglo XX. Casi cien años más tarde no han podido borrar esas imágenes.

Tokio empezó antes de los 12 años a trabajar. Baja por túneles en los que apenas cabe su cuerpo soportando cargas más pesadas que su propio peso. Y afirma, avergonzado, como quien confiesa un delito, que en ocasiones le faltan las fuerzas para entrar en la mina. “Yo, a veces me canso y ya no puedo más”, dice a Unicef.

Un millón de niños mineros

“La exposición temprana a estos riesgos afecta a los niños debido a la inmadurez de su organismo, sus mayores necesidades, menor resistencia, su alta capacidad de absorción y vulnerabilidad psicológica”, advierte la OIT.

De los 168 millones de niños y niñas que trabajan en el mundocerca de millón lo hacen en las minas y canteras, una cifra relativamente baja si se compara con la agricultura o la industria textil, lo que hace que los niños mineros reciban tanta atención. Pero este número está en constante aumento.

 En otro continente y en otra mina, Isaya (en la imagen) también ha cumplido 11 años aunque no haya podido soplar las velas. Comparte experiencia de vida con Tokio, aunque él sí tiene la suerte de poder ir a la escuela.

Estudia cuarto curso en Tarime, Tanzania. Vive con su madre y sus tres hermanos. Su padre les abandonó hace años y él tiene que trabajar para ayudar a sacar a la familia adelante.

Su madre recoge piedras en las minas y él las clasifica en busca de oro. Hay ocasiones en las que tiene que hacer esta tarea solo, durante horas, porque su madre tiene que cuidar de sus hermanas pequeñas, y va a la ciudad a tratar de vender el preciado metal muchas veces por apenas tres dólares.

“No hago esto todos los días. No siempre mi madre consigue traer piedras de las minas. Hoy empecé a las dos y terminaré pronto (a las seis)… Soy el único que puede ayudar”, asegura.

Kalala, la esperanza de otro futuro

La historia de Kalala empezó igual que las de Tokio e Isaya pero ha terminado de forma diferente. “Tenía cinco años cuando empecé a trabajar en las minas de diamantes. Trabajaba desde el amanecer hasta el atardecer con el cedazo todos los días”, explica.

El rico suelo mineral de la República Democrática del Congo produce más diamantes que cualquier otro país del mundo. Unicef calcula que cuatro de cada diez niños realiza algún tipo trabajo minero en este país.

“Encontraba diamantes casi todos los días. Con el dinero me compraba mi comida, ropa y llevaba el resto a mi casa, a mi familia”, recuerda Kalala, de 12 años.

Su padre es agricultor peros sus tierras no producen suficiente para mantener a la familia. Por eso, Kalala tuvo que ponerse a trabajar. “En las minas hay muchas actividades inmorales. Los jóvenes no sólo venden bienes, sino también sus cuerpos”, lamenta Joseph, el padre de Kalala.

Un grupo comunitario para la protección de niños llegó hace un tiempo a la mina donde Kalala y otros menores trabajaban para ofrecerles otro futuro. Un futuro. Muchos de ellos son hoy mecánicos o sastres.

“He visto un cambio en el comportamiento de mi hijo. Ahora tiene una forma distinta de ver las cosas. Ya no piensa en trabajar en las minas”, celebra Joseph. Pero, eso sí, tiene que seguir trabajando.

No recomendado para menores de 12 años

“Soy niño y trabajo”

  • La explotación infantil afecta a más de 200 millones de niños en todo el mundo

  • El 60 % de ellos, trabaja en el sector agrícola expuesto a sustancias tóxicas

  • En la recogida de algodón en África occidental su situación roza la exclavitud

  • Trabajan de sol a sol a cambio de un caramelo o menos de diez euros al año

13.11.2012 | actualización 16h08

RTVE.es / LA NOCHE TEMÁTICA

FICHA TÉCNICA

“Sueños de basura”

2009 – Estados Unidos – 80′
Dirección: Mai Iskander
Producción: Iskander Films
Clasifiación: Todos los públicos

“El algodón: la cara oculta del oro blanco”

2011 – Francia – 52′
Dirección: Vanina Kanban
Producción: TV Presse Productions
Clasificación: Todos los públicos

La explotación infantil es una dramática realidad, especialmente en países en vías de desarrollo. Actualmente afecta a más de 200 millones de niños en todo el mundo. La mayoría están expuestos a las peores formas de explotación. Viven sometidos a trabajos forzosos en condiciones que se acercan a la esclavitud o que ponen en peligro su desarrollo físico y psíquico. Recoger basura o recolectar en los campos de algodón son ejemplos de esta explotación.

Con motivo de la semana “concienciados con la infancia”,  La Noche Temática se acerca a la tragedia de muchos niños forzados a trabajar a través de dos documentales.

“Sueños de basura”

Con una población de 18 millones de habitantes, El Cairo, la ciudad más grande de Oriente Próximo y África, no tiene sistema centralizado de eliminación de residuos.

Una comunidad cristiana copta de campesinos pobres de zonas rurales de Egipto, los zabalines, vio la basura de esta ciudad como una oportunidad económica. Durante generaciones, los residentes de El Cairo han dependido de los zabalines para la recogida de su basura.

Alrededor de 70.000 zabalines (hombres, mujeres y niños), que reciben una mínima cantidad de los residentes de la ciudad, se ganan la vida reciclando lo que recogen.

Sin embargo, con la llegada de las empresas extranjeras al negocio de la basura, la economía de los zabalines ha sufrido un fuerte impacto. Para intentar mejorar su forma de trabajar han creado una escuela de reciclaje en la que a los niños se les enseñan como funcionan las empresas y vertederos extranjeros.

“El algodón: la cara oculta del oro blanco”

El algodón es un material muy deseado que está presente en un 40% de nuestra ropa. A los consumidores les atrae porque está asociado a la idea de un producto natural.

Una parte del algodón que se consume en Francia procede de las plantaciones africanas. Sin embargo, su cultivo esconde secretos inconfesables. Malí, Costa de Marfil y Burkina Faso son los tres países que de mayor producción de algodón. Lo que casi nadie sabe es queexiste un comercio de esclavos del algodón, una realidad vivida cada día por muchos niños de África Occidental.

En el continente africano, unos 16 millones de campesinos dependen del cultivo del algodón. En Malí cada año se producen más de 260.000 toneladas de algodón. En esta región hay principalmente pequeñas explotaciones familiares donde trabajan niños que ganan unos 7 euros al año en efectivo, el resto lo reciben en especies. Les dan arroz o cebada para poder sobrevivir.

El trabajo infantil es una práctica habitual, a pesar de estar prohibido. Algunos productores echan mano de los niños de la familia, otros van todavía más lejos. Algunos explotadores reclutan a centenares de niños en las escuelas. Los alumnos recogen algodón desde las 8 hasta las 5. La única recompensa por 9 horas de trabajo es un caramelo, uno para cada alumno.

 

Ecuador se pone como meta la erradicación total del trabajo infantil hasta 2017

 http://www.andes.info.ec/es/noticias/ecuador-pone-meta-erradicacion-total-trabajo-infantil-hasta-2017.html

Ecuador avanza en la erradicación de trabajo infantil. Foto: Andes

Quito, 01 may (Andes) – Ecuador avanza en la erradicación de trabajo infantil, un mal que afectaba a menores de 17 años incluso en sitios peligrosos, como basurales, minas o camales.

La ministra coordinadora de Desarrollo Social, Cecilia Vaca, informó en diciembre de 2013 que el país logró erradicar el trabajo de camales, lo cual se suma a la erradicación del trabajo infantil en basurales, florícolas, bananeras y minas.

Entre 2006 y 2011, cerca de 450.000 infantes y adolescentes dejaron de trabajar en Ecuador, un logro que empata con el primer objetivo trazado por la Revolución Ciudadana en su Plan del Buen Vivir, de “auspiciar la igualdad, la cohesión y la integración social y territorial en la diversidad”.

Unicef, de hecho, coloca a Ecuador (7,5%) en la tercera casilla de los países suramericanos con menos incidencia de trabajo infantil, luego de Chile (2,9%) y Argentina (6,5%), una importante baja en la cifra de 17,5% de menores de 17 años que trabajaban en 2007 en Ecuador.

Cifras manejadas por el gobierno ecuatoriano no son tan auspiciosas como las de la Unicef, pues consideran un 8,6% de incidencia en el trabajo infantil, aunque empatan en la tendencia de disminución del trabajo de menores.

La primera encuesta de este fenómeno social se efectuó en 2012 por el Instituto Ecuatoriano de Estadísticas y Censos y concluyó que en promedio los niños trabajadores destinan 40 horas mensuales a trabajar y perciben un salario promedio de 100 dólares.

El reto propuesto por el Gobierno ecuatoriano es erradicar totalmente el trabajo infantil hasta 2017.

Mientras que el 85% de niños que deben trabajar van a la escuela básica, apenas el 15% concluye el bachillerato.

En 2011 se erradicó el trabajo infantil en basurales, cuando 2.160 niñas, niños y adolescentes dejaron esa actividad.
Según la Unicef, Perú mantiene una alarmante cifra de menores trabajando, con el 33,5%, la última casilla de Suramérica, con la salvedad de que Bolivia no cuenta con cifras de ese mal.

 

La información y el contenido multimedia, publicados por la Agencia de Noticias Andes, son de carácter público, libre y gratuito. Pueden ser reproducidos con la obligatoriedad de citar la fuente.http://www.andes.info.ec/es/noticias/ecuador-pone-meta-erradicacion-total-trabajo-infantil-hasta-2017.html

El trabajo infantil afecta a más de 12M de niños en A. Latina

http://www.americaeconomia.com/multimedia/infografia/el-trabajo-infantil-afecta-mas-de-12m-de-ninos-en-latina

La región a nivel mundial que lidera el trabajo infantil es la zona subsahariana de África, también conocida como África Negra, con 59 millones de casos, de acuerdo a la Organización Internacional del Trabajo (OIT).

Mar, 09/24/2013 – 12:29

 

Trabajo de los niños en Chile

A fines del siglo XIX la actividad industrial urbana y minera, particularmente carbonífera y salitrera, comenzó a incorporar la mano de obra de niños y niñas bajo condiciones de trabajo que hasta entonces no se conocían, lo que motivó un debate sobre los efectos positivos y negativos que esto provocaba. Finalmente se impuso una solución intermedia que buscó hacer compatible la escuela con el trabajo, lo que se expresó en la ley de instrucción primaria obligatoria de 1920 y en las leyes laborales de 1924.

Las labores callejeras provocaron mayor rechazo, pero la solución más recurrente fue regular las diversas actividades como la venta de diarios y la limpieza de calzado, estableciendo límites de edad y la exigencia de escolaridad primaria. La actividad infantil agrícola y doméstica no provocó igual interés y permaneció por más tiempo sin ser afectada por las políticas sociales.

Al parecer, fue el desarrollo social, económico, sus efectos sobre la distribución del ingreso y el aumento en las expectativas sociales, así como las políticas educacionales, las que finalmente redujeron las tasas de participación laboral infantil, a partir de los años sesenta y setenta. Desde entonces, la mayor parte de los niños no ha vivido la experiencia del trabajo, por lo menos en forma regular y asalariada, hasta que abandona el período escolar o deserta en la etapa final. Esto ha creado formas peculiares de sociabilidad infantil y juvenil en los sectores populares, que combinan la pobreza y una gran demanda de bienes de consumo, la que difícilmente es satisfecha.

Niños trabajadores de Cristalería Chile, 1941

Textos:

– Los niños cristaleros : trabajo infantil en la industria, Chile 1880-1950, autor: Jorge Rojas Flores, 1996

 – La huelga de 1902 ; Niños bajo control

Los Suplementeros : los niños y la venta de diarios. Chile, 1880-1953 / Jorge Rojas Flores. Santiago de Chile : Ariadna ediciones, 2006 ([Santiago] : LOM Ediciones) 208 p

LA REALIDAD DEL TRABAJO INFANTIL EN CHILE


Hoy, 12 de junio, se celebra el Día Mundial contra el Trabajo Infantil y, en Chile, las cifras son preocupantes: 229 mil niñas, niños y adolescentes trabajan, y el 90 por ciento de ellos realiza un trabajo peligroso.

trabajo-infantil

A nivel mundial, y de acuerdo a cifras de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) del 2015, alrededor de 120 millones de niños y niñas de 5 a 14 años se encuentran en situación de trabajo infantil, y en el grupo más amplio, de 5 a 17 años, se estima en 168 millones. De ellos, aproximadamente el 8,8 por ciento vive en América Latina y el Caribe, señala Romané Núñez Flores, Magíster en Psicología Comunitaria y docente de la Escuela de Trabajo Social de la Universidad del Pacífico.

Y las cifras en Chile también son significativas. Según estimaciones del Ministerio de Educación, el 2014 en el país había 229 mil niñas, niños y adolescentes ocupados, de los cuales 94 mil tienen entre 5 a 14 años, y 135 mil entre 15 y 17 años.

“En promedio los niños trabajan 16 horas a la semana y, más crítico aún, es que 9 de cada 10 niños en trabajo infantil están en trabajo peligroso, cifras de un fenómeno que persiste y mantiene sus raíces en la pobreza, la falta de trabajo decente para los adultos, la falta de protección social y la incapacidad para asegurar la asistencia de los niños a la escuela hasta la edad mínima legal de acceso al empleo”, comenta la experta en problemáticas sociales.

“Cualquiera sea el tipo de actividad económica realizada por niños, niñas y adolescentes, trae efectos para su desarrollo vital y, del mismo modo, el tipo de actividad que realicen”, agrega Romané Núñez.

Sobre estos efectos, la especialista menciona los expuestos en el Programa de Erradicación del Trabajo Infantil – Chile (PETI-Fundación Telefónica). “En primer lugar están los efectos físicos, que se traducen en efectos en el desarrollo y crecimiento en los casos de trabajos peligrosos, agotamiento físico, accidentes variados y enfermedades asociadas a la exposición de químicos”, explica la profesora de la Escuela de Trabajo Social de la Universidad del Pacífico.

Luego están los efectos en la escolarización. “A partir de la primera hora de trabajo, se reduce la probabilidad de asistencia escolar. A mayores horas de trabajo, esto se acentúa y disminuye la matrícula, lo que se asocia a una menor tasa de alfabetismo y más tardía, hay mayores posibilidades de retraso escolar y sobre edad”, indica.

Y finalmente están los efectos psicológicos. Si bien existe un grupo de niños, niñas y adolescentes a los cuales no les incomoda trabajar o les hace sentir valorados en sus familias, como también adquirir mayor independencia, existe otro grupo que se siente extenuado o insatisfecho, deseando tener más tiempo para sus estudios y realizar más actividades lúdicas y/o recreativas (Cueto, 2001).

Para la trabajadora social, la tipología de trabajo infantil es múltiple, entre las cuales se considera el trabajo doméstico dentro y fuera del hogar, el trabajo manufacturero, agropecuario, en venta y atención, en la calle, el trabajo de carga, el trabajo obrero, turístico, familiar y deportivo.

Sobre estas tipologías se desarrollan las estrategias de erradicación, que están basadas en un encuadre predominantemente negativo, es decir, se lleva a cabo una acción para evitar que algo no deseable suceda. “Se podría afirmar, entonces, que es en las sociedades capitalistas cuando se empieza a ver el trabajo infantil como un problema social y, por tanto, se instala la idea de la lucha por la erradicación de éste, lo que para algunos también implica que el foco se centra en el trabajo infantil como problema y no en los niños y niñas trabajadores y su contexto”, advierte.

Atención integral de la infancia

Si bien el camino hacia una atención integral de la infancia tiene vasto recorrido en la historia de Chile, aún es insuficiente. “Pareciera ser que aún falta para satisfacer los requerimientos más urgentes. La atención integral a niños y niñas ha seguido los complicados vaivenes de la historia política, económica, social y cultural de nuestro país”, indica  la profesora de la Escuela de Trabajo Social de la Universidad del Pacífico.

Para Romané Núñez, la primera infancia amerita especial preocupación y no simplemente incluirse dentro de la legislación general de atención a los menores. “Dar prioridad a este grupo etario demanda continuar concretando esfuerzos de todos los actores intervinientes en las redes institucionales a nivel nacional, comunal y local”, precisa, y es justamente a ello a lo que adhiere el Programa de Erradicación del Trabajo Infantil P.E.T.I. Fundación Telefónica, que ha desarrollado una alianza por más de cinco años con la Escuela de Trabajo Social de Universidad del Pacífico, insertando en sus equipos a estudiantes trabajadores sociales, desde sus prácticas o seminarios de título, a nivel de los colegios y escuelas de la provincia de Melipilla, San Antonio, Talagante y Santiago, a fin de contribuir significativamente en la erradicación del trabajo infantil por medio de una escolarización continua y de calidad.

Y es que promover el rol de agentes con énfasis en esta tarea no resulta fácil. “Armonizar posiciones en el campo social, relevando el papel de la educación de calidad en la infancia es, sin lugar a duda, ocupación de todos. La necesidad de articular una acción conjunta entre el Estado, privados y la sociedad civil es la clave para garantizar una efectiva voluntad política, económica y social decidida para invertir en la Infancia”, puntualiza la especialista.

Asimismo, enfatiza que “independientemente de que se mejoren los programas en todos los puntos anteriormente señalados, debe existir una efectiva voluntad política, económica y social para invertir, sea en recursos, tiempo, competencias y ocupación efectiva, que garanticen el correcto desarrollo de niños, niñas y adolescentes”.

“Los niños son una realidad actual y ante ella hay que intervenir, activando estrategias que erradiquen su vulnerabilidad social”, concluye la docente de la Escuela de Trabajo Social de la Universidad del Pacífico.

Día Mundial Contra el Trabajo Infantil: Más de 229 mil niños trabajan en Chile

Foto: Twitter

La explotación sexual no se incluye dentro de las cifras de trabajo infantil. En Chile, se estima que 4.000 niños son obligados a ejercerlo anualmente

ACTUALIZADO : 12 Junio 2015

PUBLICADO : 12 Junio 2015

 

 

Obscenidad en latín obscenus, significa “repulsivo, detestable”, (posiblemente derivado de ob caenum, literalmente “de la basura”).

Trabajo de bebés en Benin (África)
Hay personas que se niegan a ver este video porque a los tres años, ningún niño debería  trabajar en las canteras. Estas imágenes representan la aniquilación del ser humano. Es imposible no preguntarse cómo todo esto es posible.

 

 

Después del petróleo, los minerales, los chinos a la conquista de las tierras agrícolas africanas… Ejemplo en camerún.
Se puede ver los dos videos anteriores y otros sobre África en el link
Foto de Pensées islamiques.

Pensées islamiquesMe gusta esta página

 

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Amistad, Comite, Estudiantes, noticia, Pueblo, Solidaridad, Trabajadores y etiquetada , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: