Colombia y su historia reciente: Marino López, el campesino con cuya cabeza jugaron fútbol los paramilitares – EL SALADO: ROSTRO DE UNA MASACRE, 15 AÑOS DE IMPUNIDAD Y DOLOR – EL comandante paramilitar “El Iguano”, Jorge Iván Laverde Zapata

 

Marino López, el campesino con cuya cabeza jugaron fútbol los paramilitares

Un agricultor de la región de Cacarica, que tuvo una vida anónima, ahora ocupa un lugar en la historia de Colombia por el acto de crueldad del que fue víctima.

Julio 31 de 2015
Foto: Archivo Semana

Los hechos ocurrieron el 27 de febrero de 1997 en Bijao Cacarica, Chocó.

Según el relato que habitantes de la región hicieron a una Comisión Intereclesial de Justicia y Paz (que cita Verdad Abierta), un grupo de paramilitares y militares rodearon el caserío, en donde supuestamente había habido reciente presencia de guerrilla.

A Marino López, un agricultor del lugar, lo obligaron a bajar unos cocos y le pidieron sus documentos de identidad. Lo acusaron de guerrillero, lo insultaron y lo golpearon. Con un machete le hicieron cortes en el cuerpo.

“Marino intenta huir, se arroja al río – sigue el relato-, pero los paramilitares lo amenazan, ‘si huye, le va peor’. Marino regresa, extiende su brazo izquierdo para salir del agua. Uno de los paramilitares le mocha la cabeza con la macheta. Luego le cortan los brazos en dos, las dos piernas a la altura de las rodillas. Y empiezan a jugar fútbol con su cabeza. Todas y todos lo vimos”.

Por este caso, que se ha convertido en uno de los mayores ejemplos de la barbarie que se ha vivido en Colombia, fue condenado a 25 años de prisión el General (r) Rito Alejo del Río, comandante de la Brigada del Ejército entre 1995 y 1997, por haber planeado y ejecutado la operación de manera conjunta con los paramilitares.

Hoy, volvió a recordarlo el ex jefe paramilitar Fredy Rendón Herrera, alias ‘El Alemán’ al recuperar su libertad tras cumplir su condena por el proceso de Justicia y Paz.

‘El Alemán’ reconoció que hombres de su grupo le cortaron la cabeza a Marino López, pero negó que hayan jugado fútbol con ella.

“Sí le mocharon la cabeza pero que jugaron un partido de fútbol, eso ya raya con la morbosidad y con una ‘depravación’ psicológica (…) En 1997 una estructura del frente bananero y el extinto bloque Elmer Cárdenas desarrolló un operativo y resultó una persona muerta que le cercenaron su cabeza, le dieron un machetazo y le quitaron su cabeza, eso es cierto, pero que hayamos jugado fútbol con ella no es cierto”, dijo endeclaraciones a Blu Radio.

Los testimonios de campesinos de la zona contradicen sin embargo su versión. Por el caso, ya fue dictada una condena contra Colombia por la Corte Interamericana de Derechos Humanos.

“Algunos testimonios indicaron, sin que fuera controvertido por el Estado, que luego de darle muerte los responsables procedieron a desmembrar su cuerpo. Asimismo, señalaron que los paramilitares jugaron con su cabeza como si fuese un balón de fútbol, aunque la justicia interna no lo ha dado totalmente por probado y varios paramilitares niegan este último hecho”, afirmó la Corte.

Independientemente de si se puede probar o no que los paramilitares jugaron fútbol con la cabeza de López, el crimen ha quedado en la memoria de la degradación del conflicto armado en Colombia.

Además, quedó demostrada la responsabilidad que tuvo el Estado colombiano por haber permitido que este acto de crueldad se produjera.

“La Corte concluye que los actos crueles, inhumanos y degradantes a que fue sometido el señor Marino López Mena en el poblado de Bijao, así como la privación de su vida, cometidos por miembros de grupos paramilitares, son atribuibles al Estado por la aquiescencia o colaboración que prestaron agentes de la fuerza pública para las operaciones de esos grupos, lo cual les facilitó las incursiones a las comunidades del Cacarica y propició o permitió la comisión de este tipo de actos”, dijo el Tribunal.

EL SALADO: ROSTRO DE UNA MASACRE – 15 AÑOS DE IMPUNIDAD Y DOLOR

Publicado el 30 jul. 2013

HOMENAJE A LAS VÍCTIMAS
Febrero de 2015. En el siguiente enlace:
https://documentosjalar.wordpress.com…
y a 15 años de la masacre de El Salado, una de las más atroces del conflicto contemporáneo colombiano y que fue perpetrada entre el 16 y el 21 de febrero del 2000 por 450 paramilitares, que apoyados por helicópteros, dieron muerte a más de 60 personas en estado de total indefensión, presentamos, a manera de homenaje a las víctimas, el documental EL SALADO: ROSTRO DE UNA MASACRE dirigido por Tony Rubio, el trabajo periodístico FIESTA DE SANGRE de Marta Ruiz, escrito en el año 2008 para la revista Semana y donde reconstruye cómo se planeó y ejecutó la peor masacre cometida por los paramilitares y ¿CONSPIRACIÓN DE SILENCIO? ESTADOS UNIDOS Y LA MASACRE DE EL SALADO estudio de Michael Evans, investigador del National Security Archives

EL SALADO: ROSTRO DE UNA MASACRE – DOCUMENTAL
2009
Director Tony Rubio
El Salado, Carmen de Bolívar (Bolívar), Montes de María — Colombia
Duración: 00:51:21
Realización/Investigación: Grupo de Memoria Histórica – CNRR.
Fotografía de Miguel Urrutia. Producción: Grupo Enmente con apoyo de MAPP-OEA

El documental cuenta, mediante una serie de entrevistas con sobrevivientes y testigos, la versión de las víctimas de la masacre de El Salado ejecutada por paramilitares en Febrero del año 2000 bajo el mando de Salvatore Mancuso y Rodrigo Tovar Puppo, alias Jorge 40. La intención del documental es develar el rostro de las más de 60 víctimas, escuchar sus relatos de primera mano sobre lo que vivieron, trazar algunas trayectorias de vida y conocer sus reclamos y expectativas de justicia y reparación.
La Masacre de El Salado (o El Salao) fue una masacre cometida en la población colombiana de El Salado entre el 16 y el 19 de febrero del año 2000. El asesinato masivo fue cometido por el Bloque Norte de las Autodefensas Unidas de Colombia (AUC), que comandaba Rodrigo Tovar Pupo (alias ‘Jorge 40’), y con la complicidad de miembros de las Fuerzas Armadas de Colombia.
MASACRE
La acción criminal consistió en torturas, degollamientos y decapitaciones de un número aún sin determinar de campesinos indefensos, entre ellos una niña de seis años y una mujer de 65; en un principio se habló de entre 30 y 60 personas asesinadas, pero en junio de 2008 la Fiscalía determinó que fueron más de 100, asegurando que podía haber sido la matanza más grande de los paramilitares en toda su historia.
La matanza fue perpetrada por al menos 450 hombres pertenecientes al grupo paramilitar que además destrozaron las casas y el comercio de la población. Es considerada una de las acciones conocidas más sanguinarias de las AUC.
14 de los cadáveres fueron hallados en cuatro fosas comunes en un lote del municipio de El Salado después de ser torturados y degollados en la iglesia del pueblo, otros fueron masacrados en una mesa ubicada en la cancha de futbol del lugar.
Según testigos los paramilitares desmembraban y torturaban a los pobladores con motosierras, destornilladores, piedras y maderos mientras bebían licor saqueado de las tiendas, violaban mujeres, jugaban fútbol con las cabezas de los decapitados, ahorcaban jóvenes, apaleaban ancianos y mujeres embarazadas mientras escuchaban música vallenata a alto volumen. La masacre provocó el desplazamiento de al menos 280 personas entre hombres, mujeres y niños.
RESPONSABLES
La masacre fue comandada por Jhon Jairo Esquivel Cuadrado alias ‘el Tigre’ y Uber Enrique Bánquez Martínez alias ‘Juancho Dique’. Fue ordenada por Jorge 40 quien durante el proceso de Justicia y Paz dijo que fueron órdenes de Carlos Castaño, máximo comandante de las AUC, y respaldada por Salvatore Mancuso, jefe del Bloque Catatumbo, y de Rodrigo Mercado Pelufo alias “Cadena”, jefe del Bloque Héroes de los Montes de María. De la masacre también se acusa al entonces capitán de corbeta de la Armada Héctor Martín Pita Vásquez quien fue llamado a juicio por la Fiscalía en febrero de 2008.

EL comandante paramilitar “El Iguano”, Jorge Iván Laverde Zapata

http://www.verdadabierta.com/victimarios/660-perfil-jorge-ivan-laverde-zapata-alias-el-iguano

Nació en Turbo, en el Urabá antioqueño, en 1974. Fue miembro de un hogar tradicional católico de 15 hermanos y se ganaba la vida como camionero de la zona bananera. Comenzó a manejar armas el día que se unió a las AUC, con tan sólo 17 años. Fue ‘Doblecero’ el primero en darle una instrucción militar. En ese momento, dijo “El Iguano” para la revista Semana, empezaron a gustarle los fusiles no por rabia o venganza, sino mas bien por el deseo de “ser alguien importante”.

En

1997 bajo el mando de los hermanos Castaño, Jorge Iván Laverde pasó a ser tercer comandante en el Chocó. Después de “triunfar” como comandante de la zona, fue ascendido a jefe del frente de Norte de Santander, lugar donde más muertos dejó. Entre su enorme lista de asesinatos, que según él, no han sido errores sino parte de su desempeño como paramilitar, se encuentran muchos inocentes desarmados.

Laverde Zapata fue apresado por miembros del CTI en Cúcuta el 16 de noviembre de 2000 y logró escaparse dos veces de la cárcel. El 22 de noviembre de 2000, cuando estaba siendo atendido en un hospital, llegaron treinta miembros de su grupo y los sacaron. En ambas ocasiones logró escaparse con complicidad de funcionarios del Inpec y de la Fiscalía (Revista Semana). El 23 de mayo del 2007 empezó versiones libres ante Justicia y Paz en Barranquilla.

En una de sus versiones en octubre del 2008, confesó que el Bloque Catatumbo quemaba los cuerpos de sus víctimas para no dejar rastros.

Confesó que en el 2001 los paramiilitares cremaron 98 restos. Asimismo, confirmó que dos años después ordenó la construcción de otro horno crematorio en la Finca Pacolandia, Puerto Santander; donde sepultaron 20 cadáveres que fueron exhumados e incinerados para que él construyera su propia casa.

‘El Iguano’ dijo que los paramilitares calcinaron los cuerpos para evitar el hallazgo de fosas comunes por parte de las autoridades.

Durante la versión libre el ex paramilitar también reconoció los homicidios de varias personas en territorio venezolano, cometidos entre 2000 y 2004 en zona limítrofe con Puerto Santander. Según ‘El Iguano’ las autoridades del vecino país habrían hecho los levantamientos respectivos.

Durante la jornada de versión el postulado confesó su participación en 35 masacres perpetradas entre 1999 y 2004 donde más de 114 personas perdieron la vida en Cúcuta, Salazar, Urimaco, Sardinata y Zulia.

Las declaraciones de alias ‘El Iguano’, involucran al ex director seccional del DAS en Cúcuta, Jorge Enrique Díaz, un teniente y un suboficial de la Policía Nacional, en las muerte de los fiscales especializados María del Rosario Silva y Carlos Pinto, asesinados en julio y noviembre de 2001 en Cúcuta.

Alias usados: El Iguano, La Iguana, Raul Sebastián o Pedro Fronteras.

Estructura: Bloque Catatumbo

Ubicación geográfica: Norte de Santander

Víctimas que le atribuye la justicia: El bloque tiene registradas 8183 víctimas en el Sistema de Información de Justicia y Paz (SIJYP)

Número de delitos confesados: más de 3 mil.

Bienes entregados: El día de su desmovilización el bloque entregó 1.114 armas (998 largas, 71 cortas, 55 de apoyo), 287.444 unidades de munición de diferente calibre, 1.335 granadas, 200 radios portátiles, 11 vehículos, 2 lanchas, 8 canoas, 15 motores, 45 mulas, 19 semovientes, 56 inmuebles rurales e información acerca de 105 predios utilizados por el bloque como apoyo logístico.

Crímenes que se le atribuyen a su bloque: Confesó ser el responsable de asesinar personas que están enterradas en cerca de 20 fosas. También confesó que tiró 15 personas muertas al río Pamplona, realizó 27 masacres en Cúcuta y el asesinato del candidato a la gobernación Tirso Vélez, el defensor del Pueblo Iván Villamizar, y el ex alcalde de Cúcuta, Pauselino Camargo. La muerte de dos miembros de la Sijin y la de dos funcionarios del DAS. Los asesinatos del investigador del CTI Carlos Pinzón y la novia de éste Carolina Osma.

Fecha de desmovilización: 10 de diciembre del 2004 en el Norte de Santander

Situación a febrero de 2010: Está preso en una cárcel en Itaguí y rinde versión libre en Justicia y Paz.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Amistad, Comite, Estudiantes, noticia, Pueblo, Solidaridad, Trabajadores y etiquetada , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Colombia y su historia reciente: Marino López, el campesino con cuya cabeza jugaron fútbol los paramilitares – EL SALADO: ROSTRO DE UNA MASACRE, 15 AÑOS DE IMPUNIDAD Y DOLOR – EL comandante paramilitar “El Iguano”, Jorge Iván Laverde Zapata

  1. Bernardo Solano Montecerín. dijo:

    Este etnocidio debe acabar y el río Ranchería debe su cumplir su curso y función de vida, el presidente Santos y las autoridades seccionales cumplir los fallos judiciales abrir la represa y resolver la crisis humanitaria del Pueblo wayuu. Los beneficios de sus aguas no deben ser para el enriquecimiento de unos pocos: Las regalías del carbón pasaron a manos de políticos corruptos, mafiosos, ganaderos y paramilitares de la región.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s