Actualización: Se sigue asesinando militantes kurdos en Irán – Justicia iraní condena a muerte a otra mujer kurda – La poesía política de Bejan Matur – Un réquiem para los kurdos – La mano dura de Erdogan se ceba con los kurdos tras el intento de golpe de Estado – Al menos 13 muertos por bombardeo contra kurdos en Siria – “La pelea de las mujeres kurdas aquí también tiene su significado”

Actualización:

Se sigue asesinando militantes kurdos en Irán

Según lo indica el sitio vasco solidario con el pueblo kurdo, newrozeuskalkurduelkartea, la conducción política de las Yekîneyên Parastina Rojhilatê Kurdistanê (YRK, fuerza insurgente del Kurdistán iraní) reconoció que son guerrilleros suyos los milicianos muertos en combate en Irán el día 4 de octubre, asegurando que “se trata de una conspiración orquestada por la Guardia Revolucionaria Islámica iraní y de sus grupos afiliados”. Los dirigentes de YRK aseguran esto porque el enfrentamiento, de acuerdo a sus versiones, “fue más bien una ejecución sumaria”.

Este ataque, que tuvo lugar en Salasbajani, en la provincia kurda de Kermanshah, Rojhelat según el pueblo kurdo, significó la muerte de 12 militantes de la milicia del PJAK (Partido de la Vida Libre de Kurdistán) una organización integrada a la Confederación de Comunidades del Kurdistán, de la que forman parte las YPG, YPJ, PYD y el PKK. El asesinato se suma a la ejecución de decenas de personas de nacionalidad kurda, que han sido ahorcadas en estos últimos meses por las autoridades persas, acusadas de “ofender a Dios”, un subterfugio para esconder la realidad, que no es otra que la tremenda persecución política por parte del régimen teocrático contra los trabajadores y los pueblos oprimidos, como los kurdos o los baluchis.

Justicia iraní condena a muerte a otra mujer kurda

Zeinab Sekaanvand Lokran, una joven kurda de 22 años de edad de Irán, está en peligro de ser ejecutada tras un juicio injusto en el que fue condenada por el asesinato de su marido.

Ella tenía 17 años de edad en el momento del crimen. Podría ser ejecutada el 13 de octubre en virtud de qisas -ojo por ojo- por el dictamen de un juicio que se realizó en octubre de 2014 en Azerbaiyán Occidental.

Luego de ser detenida, en febrero de 2012, “confesó” el asesinato de su marido, con el que se había casado a la edad de 15, después de haber sido torturada con golpes en todo su cuerpo por agentes de policía de sexo masculino.

En su “confesión”, impuesta en base a estos procedimientos, la joven kurda declaró que había apuñalado a su pareja porque este rechazaba sus reiteradas pedidos de divorcio, sometiéndola durante meses a tremendos abusos físicos y verbales.

Solamente se le proporcionó un abogado -designado por el Estado- para que actúe apenas en la sesión del final del  juicio, justo cuando ella se retractó de su “confesión”, diciéndole al juez que el hermano de su marido, que la había violado varias veces, había sido el autor del crimen.

A pesar de que tenía menos de 18 años de edad en el momento de los hechos, el tribunal no aplicó las disposiciones correspondientes en estos casos de detención de menores. Para reclamar por la vida de esta mujer, se puede escribir a las autoridades iraníes pidiéndoles que se lleve a cabo una investigación independiente y exhaustiva de las denuncias de tortura y otros malos tratos sobre Zeinab Sekaanvand,

En la petición se puede recordarles que existe una prohibición absoluta del uso de la pena de muerte por delitos cometidos por menores de 18 años de edad bajo el Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos y la Convención sobre los Derechos del Niño.

La justicia iraní comete diariamente este tipo de atropellos contra sus trabajadores y pueblo pobre, principalmente integrantes de las etnias oprimidas por la política del estado persa, como las constantes ejecuciones contra militantes de la causa kurda, acusados de ser “enemigos de Dios”.

La poesía política de Bejan Matur

10 de octubre de 2016

Kurdistan turco
Ajena a la corriente principal de los escritores turcos contemporáneos, la poeta kurda observa las luchas y demandas que su pueblo vive y re-interpretarlos a través de la escritura estimulando al observador y InCamera información “a distancia” a una evaluación de los hechos y la formación de un pensamiento crítico

kurdo
Bejan Matur

Cecilia D’Abrosca

Roma, 10 de Octubre, 2016, Nena Noticias – Una vez más, la poesía política habla a través de la voz de una mujer, la de Bejan Matur. Su último trabajo es un reportaje poético en el que la información se combina con la poesía. Logrado a través de entrevistas con ex combatientes, el texto pasa a la comprensión y la apertura a la experiencia del ” otro ‘, que forma con el reconocimiento de la identidad kurda. De un pueblo, un territorio, de una soberanía que se ejerce.

El caza Kurdistán tiene entre sus filas incluso las mujeres. Hablamos de ellos, su elección de vida o muerte que afecta de forma prematura; sino también de la política y literaria de otras mujeres que, a través de la escritura se hacen portadores de la voz kurda. Es a partir de las vidas comunes que conducen a reflexionar y abandonar cualquier catalogación más fácil. Sensación de kurdos y defender su origen étnico es equivalente a la elección de la defensa de una civilización oprimidos y amenazados, que ha negado cualquier forma de existencia. Los kurdos es una “guerra” simbólica, que reúne a los voluntarios y voluntarios de toda Europa y Oriente Medio, como la cuestión kurda parece, desde los acontecimientos de este año, en particular, resultaron en un ideal para representar y apoyo, difundir y alimentos. Con la lucha y la muerte.

Entre las mujeres que ejercen la defensa y reivindicación de “” ser kurdos “hay Bejan Matur. Nacido en una familia de curdo alevi (rama del Islam cuyos seguidores son los seguidores de Ali) en el este de Turquía (Kurdistán turco), estudió derecho, pero decidió dedicarse a la literatura y la poesía. Ahora es un escritor, periodista, poeta. Considerado el más famoso figura femenina de la literatura y la poesía en Turquía, ajeno a la corriente principal de los escritores contemporáneos. Él conoce la historia del pueblo kurdo, a su pueblo, porque siempre ha vivido con ellos la observación de las luchas y reivindicaciones, las cuales viven y re-interpretarlos a través de la clase de poesía y prosa. Después de analizar las formas de resistencia, se reconstruye a través de una historia de imágenes a través de la poesía o de celebración; estimular el observador y la información InCamera “a distancia”, una evaluación de los hechos y la formación de un pensamiento tan crítico como sea posible. El idioma de su escritura es turco, aunque sigue hablando la lengua kurda con su madre y su pueblo.

Hasta la fecha ha publicado siete libros de poemas, premiado y traducido a varios idiomas: Inglés, francés, alemán e italiano (sólo la última colección). Los textos de sus poemas explican el significado de “sentir kurdos” recurriendo a un lenguaje literario y una referencia imaginaria que hace el escritor inconfundible en los ojos de los lectores.

Su primera publicación, Vida de Abraham, 1996, es considerada una de sus obras más significativas. La lengua y la mística de trabajo evocadora se inspira en la mitología de hace cientos de años, basado en la tradición sufí. Otra obra importante es el libro fotográfico, La Puerta de Oriente: Diyarbakir, que describe la ciudad asume como tierra ancestral de los kurdos y armenios, Diyarbakir, explicó mediante el recurso al mito y sus funciones. Bejan escribe la historia de la ciudad, que tiene aproximadamente 3000 años, a través de un texto poético y fotografías que cubren el período desde la antigüedad hasta nuestros días. La obra es considerada una de las fuentes históricas más valiosas y estudio de Anatolia. Desde su primera publicación, que ha sido considerado por el mundo de la poesía turca contemporánea, “un soplo de aire fresco”, a causa de la lengua detallada y distintiva y contenido, fuera del tratamiento ordinario.

Su último trabajo (que se hace referencia en el comienzo del texto), está mirando detrás de las montañas, traducido al italiano, “que vigila las montañas” (poiesis Editorial, pp. 272), un reportaje-historia llena de poesía. Se basa en una serie de entrevistas con ex combatientes, que como adolescentes han decidido trasladarse a las montañas para luchar contra sus compañeros turcos para defender su “ser kurdos”, que entran en el PKK o las formaciones iraquíes kurdos. Las reuniones con el escritor tienen lugar cuando, como adultos, algunos de ellos, huyeron, mientras tanto, en Europa o después de años sirviendo de prisión, muestran, desde la historia de sus historias de vida, que el diálogo y la paz se pueden compartir aspiraciones, pero que requieren, en la base, la comprensión y la apertura en lugar de las restricciones a las libertades personales e individuales.

intención narrativa de la autora es para resaltar el perfil humano, poniendo al jugador en la presencia de una experiencia de una vida posteriori y consciente, como para entender que, hablar o cantar en kurdo no puede ser un motivo de discriminación ni arresto legitimidad. A pesar de que los kurdos son una minoría que tiene una lengua y una cultura (como todos los grupos sociales y étnicos), privados de carácter oficial y el valor, Bean quiere dar a conocer su mundo cultural, triturado y medio oculto.

Durante las entrevistas, a tratar es también el tema de la muerte, cuyo temor es superado por la necesidad de luchar. Frijol Matur dijo que su último trabajo el uso de estas palabras: “Quiero que todos los que lean estas historias, ver una fuerza que nace de la mirada de la conciencia y la comprensión, no la del miedo, los estereotipos y clichés, y quiero ven que es esta fuerza que nos mantenga juntos “.

La poética de Bejan Mater es la de un escritor que utiliza una voz casi “infantil”, y otras veces, una voz antigua e inquietante, capaz de ser molesto. Su escritura es un “disidente” que dibuja un universo de significados que surgen de las mitologías tribales y fuentes desconocidas. Su propósito es describir las familias rotas y desplazadas que se mueven en el fondo, tomando sus palabras, “un paisaje golpeado por el viento y la lluvia fría de la decadencia y la muerte, la oscuridad y la desolación duras.” Este es el ritmo de su la poesía. Esta es la imagen que queremos dar a los kurdos Bejan.

El poeta tiene la intención de destruir todo lo que parece “tonto y fuera de lugar” de la imagen de los kurdos, no dé directamente, a través de palabras, sino mediante el modelado de la forma y ofreciendo un rendimiento más a la realidad. Lo hace a través de fragmentos de palabras, que a primera vista parecen descontextualizadas-, sino a través de sus habilidades de escritura emerge significado intencional del autor. El lector es guiado por la lectura, palabra por palabra, pero poco a poco hasta el punto de tocar y reconocer, pieza por pieza (de sentido), en la oscuridad, porque Bejan no deja de querer perseguir y representar la idea de algo sombrío, la ausencia de luz que acompaña al pueblo kurdo.

Además de ser un escritor y poeta, es también periodista. Escribe sobre la cultura y el arte, es que el curdo armenio. Se lleva a cabo el análisis de políticas sobre la situación del Kurdistán turco y está interesado en las cuestiones de género y los niños, es también director de la fundación cultural Fundación Cultural Art Diyarbakir. Nena Noticias

07-10-2016

 

viyan4

La música en la película Media Luna de Bhaman Ghobadi en relación a la lucha de liberación del pueblo kurdo

Un réquiem para los kurdos

 

Flavio Tanoni

“Ionesco escribió que el tiempo era el peor enemigo de los hombres. Para mí, el peor enemigo de los hombres son las fronteras. Ellas fueron impuestas a los kurdos por los Grandes Poderes. Odio las fronteras. En Kurdistán no hay un solo día que termine sin que alguien vuele por los aires por una mina, tratando de cruzar la frontera de otros.” Bhaman Ghobadi

En 2016 se cumplen 10 años del estreno de la película Media Luna (Niwemang), escrita y dirigida por el directo kurdo-iraní Bhaman Ghobadi, realizada en el marco del festival “Nuevas Esperanzas” impulsado por el municipio de Viena para conmemorar el 250 aniversario del nacimiento de Mozart, en el cual artistas de distintas partes del mundo fueron seleccionados para la realización de obras que reflejasen de alguna manera el espíritu del compositor austriaco.

Esta realización fue galardonada con la Concha de Oro en el Festival de San Sebastián en 2007, uno de los cinco festivales de cine más importantes del mundo. Este logro vino a acrecentar el prestigio en el ambiente artístico internacional que Ghobadi venia forjando desde su primer largometraje, “Un tiempo de caballos borrachos”, premiado con el galardón de La cámara de Oro de Cannes en el 2000, y con la Concha de Oro que recibió por “Lastortugas también vuelan” en 2004.

A pesar de que Ghobadi no se plantee romper con determinada tradición del cine iraní, de la cual se siente parte en cuanto a su propia formación artística –con Abbas Kiarostami, Mohsen y Samira Makhmalbaf, Jafar Panahi-, y de compartir con estos recursos poéticos-narrativos, el cine de Ghobadi representa una semilla importante para el florecimiento de un cine kurdo, y para su identificación como tal a nivel mundial.i Cine que aún se encuentra dando sus pasos germinales ya que, por las condiciones técnicas existentes, como el propio Ghobadi lo reconoce, no están dadas plenamente las posibilidades materiales para su desarrollo.

Sin embargo, más allá del debate sobre la existencia como tal de un cine kurdo, la exposición que genera el reconocimiento en este tipo de certámenes, permitió poner en plana de los medios de comunicación internacionales -más allá de en los especializados- la existencia incipiente de un cine realizado en el territorio histórico del Kurdistán por un realizador kurdo; además, mostrando sus paisajes característicos, con actores principalmente kurdos, hablando en su idioma, y desarrollando temáticas relacionadas con su propia realidad.

Por esto, no resulta extraño que Ghobadi se reivindique como un cineasta kurdo que realiza cine para los kurdos. Aunque la realidad social y material del Kurdistán, como destaca el realizador, impida que su población pueda mayoritariamente ver su cine, o cualquier película en general, podemos entender la obra de Bhaman Ghobadi como un elemento importante para la difusión masiva de la cultura kurda fuera de sus fronteras, mostrando de manera impactante, para la mirada “occidental”, las condiciones de existencia y resistencias de su pueblo. Sobre esta base, y en la medida en que los artistas kurdos sean parte del proceso de liberación de las cadenas que asfixian a su pueblo en su totalidad, podrá resolverse la contradicción planteada entre existencia posible o no de un cine kurdo, dando un pleno desarrollo a sus posibilidades materiales y creativas.

Del cine a la realidad ficcionada, la tragedia en la vida de los kurdos

Las de Bhaman Ghobadi son sin duda las películas de un realizador kurdo que más difusión internacional han tenido. Estas se caracterizan, generalmente, por la amalgama de una bella fotografía, junto a una narración y una estética que perfilan una intención poética, con historias duras y trágicas, personificadas mayormente por actores no profesionales. Esta contradictoria combinación está presente en la misma realidad del Kurdistán, en donde según Ghobadi, los más bellos paisajes del mundo son a su vez inmensos campos minados, y la tragedia y la muerte son parte de la vida diaria de los kurdos, tanto como la música y el humor.

Pero otras han sido las imágenes que nos han llegado desde el Kurdistán en los últimos años. Especialmente desde la heroica resistencia en el Kurdistán sirio de la ciudad de Kobane ante el asedio de las fuerzas fascistas del Daesh, a fines de 2014 y principios de 2015, el motivo por el cual los kurdos han ocupado la atención de los medios internacionales de comunicación ha estado muy alejado de las poéticas imágenes de los filmes de Ghobadi. El sangriento avance que hasta ese momento venía desarrollando las fuerzas radicales salafistas, tuvo su primera derrota importante de la mano de las “Unidades de defensa del Pueblo” kurdas, las YPG, y de las “Unidades de defensa de las Mujeres”, las YPJ. Ante una realidad mucho más trágica que la expresada en las ficciones de Ghobadi, los medios masivos de comunicación occidentales, ciñéndose a la línea argumentativa que las películas más “taquilleras” buscan imponer, inmediatamente centraron sus cámaras en la presencia de “héroes” y de “heroínas”, posando resplandecientes junto a sus armas bajo el sol de Rojava.

Ghobadi plantea hacer películas que no tratan abiertamente de política, por ejemplo a la manera del cine de Pontecorvo o Loach. Sin embargo, al reflejar aspectos de la realidad kurda, queda clara una opinión que el mismo reconoce siempre presente detrás de sus narraciones. En un movimiento inverso, la prensa occidental ofrece imágenes de los kurdos que no transmiten nada de su realidad, con lo que se pretende despolitizar y desideologizar la lucha de este pueblo, estetizándolaii. Sin embargo, detrás de estas imágenes integradas en un relato ficcional que cierta prensa busca imponer, está la historia de la resistencia que se organizó por iniciativa de hombres y mujeres que decidieron ser actores y actrices principales en la lucha de supervivencia ante la barbarie del Daesh. Pero lo que aquí realmente queda oculto, es que esta resistencia se hizo sobre la base de una solida convicción ideológica revolucionaria, que desde hace años viene desarrollándose en las montañas del Kurdistán, como parte de la construcción de un proyecto democrático radical de liberación del pueblo kurdo y demás pueblos oprimidos de la región, ecológico, anticapitalista y anti patriarcal, cuya expresión teórica se manifiesta en el Confederalismo Democráticoiii. Proyecto que integran hombres y mujeres comunes, con la convicción de defender su territorio, transformados en su ser cotidiano por la irrupción atroz de la guerra en sus vidas. Maestros, agricultores, pastores, en definitiva, el pueblo en armas. Incluso muchos de los que participan de esta lucha son actores, o directores de cine -como Halil Uysal, reconocido director, quien combatió activamente con la guerrilla del PKK (Partido de los Trabajadores del Kurdistán) y cayó en combate ante el ejército turco en 2009-. Pero la lucha y revolución que está llevando adelante el pueblo kurdo tiene también como fundamento, generar las condiciones para el desarrollo pleno y libre de los intereses más profundos del ser humano. El arte, en este sentido, es clave. Quizás llegue el momento en que el escenario de batalla sea reemplazado por el de filmación. En el que la irrupción del equipo de rodaje sea el motivo, y no la guerra, que inquiete la cotidianeidad de los poblados. Como sucede en los pueblos de Kurdistán cuando se prepara la filmación de alguna película de Ghobadi, e improvisados actores son elegidos de entre el pueblo para interpretar en la ficción roles que bien conocen de sus vidas diarias. Una vez acabado el rodaje, la mayoría vuelve a sus actividades cotidianas –por ejemplo Ismail Ghaffari, el actor que interpreta a Mamo en Media Luna, que es portero de escuela- ya que como Bhaman Ghobadi aclara, el cine es para los kurdos, por sus condiciones de realización, un hecho que seguramente sólo se presente una vez en sus vidas.

Los kurdos, un pueblo sin Estado

Kurdo iraní, kurdo iraquí, kurdo sirio, kurdo turco. Ser kurdo y tener una identidad desgarrada es parte de la condena con la que este pueblo ha visto sometida su existencia. Por esto antes de avanzar con Media Luna, si buscamos su comprensión más profunda, es necesario adentrarnos en la historia de este pueblo, la cual determina la obra de Ghobadi.

Como dato debemos tener presente que, si bien Bhaman Ghobadi en ningún momento plantea un discurso político disruptivo radical explicito que exalte la organización y lucha del pueblo kurdo, reconoce en su mente el anhelo de un territorio de un Kurdistán autónomo en donde los kurdos puedan desarrollarse plenamente. Esta definición se presenta en tensión con el hecho de definirse como kurdo-iraní, dualidad que es consecuencia de una construcción netamente política, impuesta. Hasta qué punto estos términos entran en conflicto y termina primando uno sobre otro, es parte de las contradicciones del propio director, así como del pueblo kurdo, cuestión que es expresada en Media luna y en la mayor parte de su filmografía. Esta tensión se origina, como mencionamos, en el hecho de ser los kurdos un pueblo sin un Estado propio, el más numeroso existente. En este sentido, entendemos a los Estados-Nación según las características propias desarrolladas a partir del proceso de consolidación de las burguesías como clase social hegemónica a nivel global. De los aproximadamente 40 millones que hay en Medio Oriente, alrededor de 20 millones de kurdos se encuentran en Turquía, unos 3 millones en Siria, unos 5 millones en Irak, y 11 millones en Irán.

Pueblo de histórico asentamiento en el territorio de la Media Luna fértil, sus antepasados pueden rastrearse hasta los medos. Desde mediados del siglo XIX, cuando las divisiones y fronteras entre pueblos, naciones e imperios comienzan a tomar una materialización más definida, los kurdos se han visto arrojados en sus propios territorios a un destierro interno, a un limbo. Este destierro, con el que bien podría estar de acuerdo Hegel al considéralos un pueblo sin historia, o sin “alma” forzando la cita hegeliana, no se ubica por una disputa metafísica entre el cielo y la tierra; sino enmarcado en una confrontación terrenal, mediante la que los imperialismos se han repartido territorios y recursos, condenando la existencia de distintos pueblos. En ese contexto, los kurdos se vieron inmersos en el enfrentamiento entre los Imperios Persa y Otomano. Luego, como consecuencia de la Primera Guerra Mundial, las potencias imperialistas van a determinar en una mesa de negociación las distintas aéreas de influencia que se concretarán en la creación de distintos países. A través del acuerdo Sykes-Picot, los representantes de las potencias van a afinar el lápiz para trazar a regla y a pulso las divisiones que la rapiña iba ideando en sus mentes. Desconociendo el acuerdo realizado en un primer momento en el Tratado de Sevres de 1920, por el cual se prometía a los kurdos la creación de un Estado propio, el Kurdistán fue despedazado entre Turquía, Siria, Iraq e Irán. De esta manera, amigos, familias y pueblos enteros pertenecientes a una misma identidad fueron separados según la artificiosidad de unos límites impuestos.

Esta fue la realidad, como la de tantos otros kurdos, de Bhaman Ghobadi, nacido en la aldea de Baneh, que por las imposiciones de la política imperialista resultó ser una aldea iraní, a escasos 8km. de la frontera del Kurdistán iraquí. Un mismo territorio expresado en distintos países. En este sentido, no es de extrañar que los límites, los bordes y las fronteras, resulten una constante en las películas de Bhaman Ghobadi. Media Luna no es la excepción.

Media Luna, una frontera

La película relata el viaje que emprende el reconocido músico kurdo Mamo desde el Kurdistán iraní al iraquí para realizar un conciertoiv. Este viaje es realizado en un autobús escolar conducido por uno de sus más fieles admiradores, Kako. Para realizar el concierto, Mamo debe primero reunir a sus diez hijos dispersos por el Kurdistán iraní y así completar su orquesta. Este viaje, que sería prácticamente la expresión de la última voluntad de Mamo, expresa el constante devenir del pueblo kurdo por las montañas de su territorio, siempre confinado a cruzar fronteras para poder encontrase con parte de su identidad, de su raíces históricas, o simplemente para hacerse con bienes materiales más allá de los bordes artificiales, como se muestra en “Un tiempo de caballos borrachosv. En su viaje Mamo demuestra la determinación de vencer las fronteras mentales que la propia imaginación, cierta espiritualidad o creencias, muchas veces imponen a los seres humanos. Creencias arraigadas que pueden rastrearse en este caso hasta los mismos orígenes históricos del pueblo kurdo, teñidos del misticismo propio de religión mazdeista, nacida en aquella zona del Kurdistán iraní. Pero tal es la determinación de Mamo de realizar el concierto que decide continuar con su viaje, a pesar de la advertencia de un viejo sabio que le profetiza una desgracia en la próxima luna llena, y desconociendo los ruegos de sus hijos. La superstición, la profecía y lo mágico tiñe el relato, matizando y transformando la clave neo-realista propia de las obras de Ghobadi y de la mayor parte de Media Luna. Pero si la superstición no será un factor suficiente para terminar con el viaje, si lo será la expresión material de otra creación humana, las fronteras. Entre el Kurdistán iraní y el iraquí en un primer momento, luego con el turco, estos límites serán la verdadera desgracia para Mamo. De igual modo que en el viaje de los músicos, la fatalidad, la tristeza y la desgracia parecen invadir la vida de los kurdos de manera inevitable mientras existan las fronteras que dividan a un mismo pueblo.

Las fronteras como barreras, que en una escena de Media Luna se expresa con una línea de piedras, ridícula demarcación artificial ante la inmensidad del territorio montañoso, es en realidad consecuencia de una imposición violenta, sin la cual los kurdos podrían transitar libremente por su territoriovi. Esta imposición violenta se manifiesta en la película en los soldados estadounidenses que disparan hacia el grupo de músicos, o en los guardias turcos que actúan de manera también violenta. Pero esta violencia no se muestra explícita, no tiene rostro, no se ve personificada. Es solo enunciada, expresando una identificación circunstancial en determinados sujetos. No importa si esta viene de un turco, iraní, estadounidense o kurdo iraquívii. De cualquier manera, las fronteras de los Estados Nación imponen la exclusión de todo aquel que no sea identificado con dicho continenteviii.

En ese sentido, la verdadera liberación para el pueblo kurdo será posible con la construcción de un proyecto autónomo que pueda vincular de alguna manera las partes históricas del Kurdistán, terminando con las barreras que los propios seres humanos han creado para diferenciarse de otros seres humanos y dominarlos.

La censura de la cultura Kurda

Consecuencia del proyecto de modernización del país, que implicaba desde la perspectiva de los Jóvenes Turcos la homogeneización cultural y la negación de múltiples nacionalidades, la lengua, la música, los símbolos y otras expresiones de la cultura kurda han sido censurados en Turquía. Incluso aquellos que se rebelaron a esta imposición, han sido perseguidos y duramente castigados. Para el proyecto pan-turco hegemónico, los kurdos son solo turcos de las montañas. En consecuencia se prohibieron todas las organizaciones nacionalistas kurdas, las manifestaciones culturales relacionadas con los kurdos, así como se limitaron o prohibieron, según la coyuntura, los libros y documentos que hacen referencia a Kurdistánix

Con distintos grados de severidad, esta censura y represión la sufren por igual los kurdos de Irak, Siria e Irán. En Siria desde 1958 está prohibido publicar documentos en idioma kurdo, y desde la década del 80 circular música kurda grabada. En Irán el kurdo es limitado en su uso público, a pesar de que nunco fue criminalizada al mismo nivel de Turquía –quizá porque el Farsi tiene una misma raíz con el dialecto kurdo que se habla en Irán, el Soranyi -. Pero la represión y la censura se manifiestan de igual modo en distintos ámbitos de la sociedad iraní, llegando a pagarse con la muerte la reivindicación de la autonomía kurda. Un ejemplo claro de la censura en el ámbito de la cultura fue la que sufrió Media Luna. Ghobadi fue acusado de separatista y la película prohibida a raíz de una escena de la película en donde se muestra un mapa de Kurdistán. También lo fueron otras obras de Bhaman Ghobadi, como “Un tiempo de caballos borrachos”, por utilizar el idioma kurdo, y “Nadie sabe nada sobre gatos persas”, una película sobre el circuito “under” de la música prohibida iraní-, lo que marcaria el exilio del cineasta.

Mujeres, censura y resistencia

Otro elemento que pesó en la censura de la película en Irán, fue el que mostrase a mujeres cantando y tocando música en público, situación prohibida por el gobierno. De hecho, Ghobadi se auto-censuró eliminando 10 minutos de la filmación original en donde aparecían mujeres cantando y bailando, esperando así evitar la censura oficial. Pero no fue posible.

En Media Luna, las mujeres ocupan un lugar clave. Mamo tiene en su mente desde hace años la voz celestial de una mujer, Hesho, con quien toco tiempo atrás, y a quien no ha podido olvidar por la magia de su canto. Por eso decide que Hesho debe ser la voz que interprete su música en su concierto. Pero esa voz, como dice Mamo, es “una voz que fue asesinada, que fue extinguida”. Hesho está recluida junto a otras 1334 mujeres en un pueblo, en donde son las únicas habitantes, aisladas por el sólo hecho de ser cantantes. Para Mamo no hay concierto posible sin la participación principal de una voz femenina. Pero como con esto transgrede severamente las reglas iraníes, Hesho debe atravesar los controles policiales escondida bajo el piso del autobús, como si de en un ataúd se tratase. Exiliada, recluida, imposibilitada de expresar lo sublime y liberador de la música y del canto, el viaje de Hesho bajo el piso del autobús expresa la muerte en vida de millones de mujeres “extinguidas”, dominadas por un sistema patriarcal que impera en los distintos Estados, como también en la estructura feudal-tribal tradicional de las comunidades kurdas. Por eso es importante destacar el lugar que Ghobadi le da a Hesho en la película como expresión de la mujer kurda. Mujer, Jin en kurdo, cuyo significado está emparentado con la vida, en oposición a la muerte a la que está sometida en este sistemax. Con esto podría relacionarse en la película a Niwemang, una joven que hace su misteriosa aparición ante Mamo una vez que Hesho fue detenida por la policía iraní. Con su celestial voz, parece poder revivir al mejor amigo de Mamo, Kak Khalil, un anciano músico recientemente fallecido. En esa voz de mujer estará depositada la posibilidad de redención para el grupo de músicos kurdos.

El concierto, como objetivo principal de esa pequeña comunidad kurda que se desplaza en el autobús, no puede realizarse sin la presencia principal de la voz femenina. En ese sentido podemos vincular el rol de Hesho y de Niwemang en la película con el rol que ocupan las mujeres en el “Movimiento de Liberación del Kurdistán”. Para este, no hay liberación posible para el ser humano sino se construye antes la liberación de las mujeres. En Media Luna queda expuesto, aunque quizás sin ser parte de la intención consciente del director, lo limitadas que resultan ciertas “libertades” sin la plena liberación de las mujeres de todo dominio patriarcal. El grupo de músicos no es libre realmente, a pesar del permiso oficial, de dirigirse al Kurdistán iraquí para expresarse a través de su música, en un concierto conmemorativo de la supuesta “liberación” de esa regiónxi, porque Hesho, la realización de la esencia de esa música sublime y liberadora no es capaz aún, en estas relaciones sociales patriarcales, de expresarse libremente.

El canto de Hesho es parte de la música siempre presente en la película. Como también está, según relata Ghobadi, en cada instante de la vida de los kurdos, fundida con los sonidos de la guerra. Esto está muy claramente expresado en “Perdidos en Iraq”, en donde se escucha el sonido de los aviones y sus bombas a intervalos con la música kurda. Por eso, como no podía ser de otra manera, la música acompaña la lucha de los hombres y mujeres que sueñan con construir un mundo mejor entre los montes Taurus y Zagros. Como lo expresaba la voz de otra mujer kurda-iraní, como Hesho: Viyan Peyman, quien participó de la liberación de Kobane y cayó en combate en Serekaniye, una entre tantas mujeres cantantes que decidieron abandonar el destierro de esa aldea imaginaria de Media Luna y llevar su voz junto a su fusil para luchar por la emancipación de las mujeres y del pueblo kurdo.

Por lo expuesto, no es casualidad que, en el marco de la conmemoración que dio pie a la realización de la película, de toda la obra de Mozart, Bhaman Ghobadi haya elegido inspirarse justamente en su Réquiem. Sin embargo, también tenemos la esperanza que pronto ese tipo de inspiraciones quedarán atrás, ya que algo nuevo se está gestando en el Kurdistán -con todas las contradicciones propias de cualquier proceso revolucionario-, algo que cambie la vida de los kurdos y la manera de relacionarse de los pueblos de la región. Quizás ese momento no sea tan lejano. Ya podemos escuchar acercándose a los viejos trovadores, los Dengbej, que recorren las montañas con sus cantos de “ amor, amistad, belleza y vida” xii .
Notas
i Se considera a Yilmaz Guney como uno de los primeros directores que empezó a delinear un cine con características propias de su origen. De su mano el cine kurdo empezó a tener reconocimiento internacional, especialmente con su película “En el camino” (Yol), premiada en el festival de Cannes en 1982. Sin embargo, las agobiantes condiciones en Turquía para el desarrollo de la cultura kurda, le impidieron avanzar plenamente en ese sentido, no pudiendo utilizar, por ejemplo, el kurdo como idioma de sus películas. A mediados de los 90 se generó en Turquía un avance en el agrupamiento de intelectuales kurdos, formando el “Colectivo de Cine Mesopotámico”, del cual emergerán varios cineastas. Por otro lado, la experiencia autonómica kurda post Saddam Hussein en el norte de Iraq, dio pie al desarrollo de un incipiente interés por la realización de películas basadas en la propia realidad de este pueblo. De manera sostenida, distintos cineastas kurdos han ido desarrollando su arte y obteniendo reconocimiento más allá del Kurdistán. Sin embargo, ninguno ha obtenido el reconocimiento y prestigio internacional del que goza Bhaman Ghobadi, quien fue el que abrió la puerta para que el cine de ese origen tenga una más amplia difusión a nivel internacional.

ii La lucha y la organización de los kurdos y de las kurdas fue estetizado por la prensa hegemónica occidental a imagen y semejanza de las protagonistas de películas de Hollywood. Ejemplo paradigmático resulta el de la comandanta de las YPJ, Asia Ramazan Antar, caída recientemente en combate ante Daesh, y que para los medios occidentales mostraba su valía por el solo hecho de ser parecida físicamente a Angelina Jolie o Penélope Cruz. También en este sentido podemos mencionar la insistencia de los medios occidentales en generar un halo de historia épica con la creencia de los guerrilleros del Daesh de que si son muertos en combate por una mujer tienen negado el paraíso, generando la sola aparición de las “amazonas” de las YPJ terror en los salafistas.

iii En el norte de Siria, kurdos, asirios, yezidies, árabes, armenios y turcomanos luchan en conjunto –nucleados en las FDS (Fuerzas Democráticas de Siria) para la expulsión de las fuerzas terroristas salafistas del Daesh, Ahrar al sham, Fatah al sham, y otros grupos, así como también en el proyecto de construcción autónoma y libertario de sus comunidades.

iv Viaje similar debe realizar en “Perdidos en Iraq” el músico Mirza junto a sus hijos –también músicos-, Barat y Audeh, para encontrar a Hanareh, quien fuera su esposa. Esta huye de Irán cuando le es prohibido cantar, pero en Iraq pierde su voz ante un ataque con armas químicas de las fuerzas de Saddam Hussein contra los kurdos.

v En “Un tiempo para los caballos borrachos”, la condición de la mujer es denunciada al mostrarse asimilada a la de una mercancía que es contrabandeada a través de la frontera, como cualquier mercancía que se intercambia por dinero. Esto es escenificado cuando la pequeña Amaneh es trasladada en mula a través de la frontera para ser entregada en el lado iraquí en un matrimonio arreglado a cambio de dinero. Consecuencia de la estructura patriarcal-feudal predominante en las tribus kurdas, este tipo de imposiciones, así como los crímenes de “honor”, las mutilaciones femeninas, y otros tipos de violencia se han visto duramente cuestionados y castigados en la experiencia revolucionaria de Rojava mediante la lucha ideológica y la sanción concreta, en un proceso encabezado por las propias mujeres.

viSituación que se repite en la escena final de “Un tiempo para los caballos borrachos”, cuando el protagonista, Ayoub, un chico de 12 años, logra finalmente con su mula cruzar la frontera entre Irán e Irak, una demarcación con un pequeño alambre de púas, casi indistinguible ante la majestuosidad del manto blanco de las montañas y de la tormenta de nieve. Y sin embargo el límite, el borde, está ahí. Escena casi idéntica del final de “Perdidos en Iraq”, cuando el músico Mirza cruza una barrera similar. Al pretender mostrar la realidad del pueblo kurdo, las escenas y los temas se repiten en las películas de Ghobadi, llegando incluso a parecer partes de una obra mayor.

viiEn la escena final de “Las tortugas también vuelan”, la llegada del ejército estadounidense al Kurdistán iraquí muestra la repetición del ciclo de explotación y exclusión de los kurdos, en un primer momento sometidos a la persecución de Saddam Hussein, ahora dominados por quienes supuestamente iban a liberarlos.

viiiEn ese sentido es recomendable ahondar en la crítica desarrollada por el PKK -Partido de los Trabajadores del Kurdistán- desde el Confederalismo Democrático a su antigua orientación que, desde un marxismo-leninismo “ortodoxo”, entendía a la liberación del pueblo kurdo como un proceso de “independización” y de constitución de un Estado-Nación kurdo.

ix El idioma kurdo se encuentra prohibido en Turquía desde el golpe de estado de 1980. Durante el gobierno de Recep Erdogan, y especialmente tomando como excusa el intento de golpe de Estado del 15 de Julio último, se intensifico la política represiva y de persecución a los kurdos. En ese sentido, se ordenó la suspensión de más de 25000 maestros kurdos o pro kurdos. De esta manera se busca avanzar desde las escuelas con un proceso de anulación de toda identificación con la cultura kurda. Otro ejemplo de la persecución a esta cultura, fue la prohibición por el Ministerio de Cultura y Turismo de Turquía de la proyección de la película documental Bakur (Norte), dirigida por Cayan Demirel y Ertugrul Mavioglu, que centra su narración en el día a día de la guerrilla del PKK. El festival Internacional de Cine de Estambul de 2015, donde iba a proyectarse, tuvo que suspenderse porque decenas de cineastas retiraron sus películas como protesta ante la censura.

xEl Movimiento de Liberación de las Mujeres” del Kurdistán ha desarrollado la Jinealogy, un entendimiento de la propia realidad histórica y social de las mujeres, necesario para su propio proceso de liberación a través del desarrollo de academias del pueblo y de las mujeres, en donde se pone en cuestión la educación machista y patriarcal.

xiEl gobierno de la Región Autónoma del Kurdistán del norte de Iraq tomó forma a partir de la subordinación del partido predominante, el PDK, y su líder, Massoud Barzani, a los intereses de los Estados Unidos, apoyándolos política y militarmente en la intervención que terminó con el gobierno de Saddam Hussein. Incluso la RAK mantiene una alianza táctica con Israel y Turquía, en oposición a las fuerzas kurdas del PKK y del PYD (Partido de la Unión Democrática). De hecho las fronteras volvieron a materializarse de manera trágica para los kurdos durante el asedio del Daesh a Kobane, ya que desde el Kurdistán Iraquí permitieron la llegada de refugiados desde el cantón kurdo en Siria, pero no que los kurdos del lado iraquí de la frontera cruzaran en sentido inverso la frontera para luchar junto a sus hermanos. Solo después de mucha presión se autorizo el cruce de 300 peshmergas con armas pesadas.

xiiSon las palabras que elige Mamo para describir la esencia de su música en el que sería su discurso de presentación en el concierto en el Kurdistán iraquí.

Referencias utilizadas

Libros y artículos

-AAVV, Movimiento de Mujeres de Kurdistán, Mujer Vida Libertad. Documentos básicos para entender la revolución de las mujeres de Kurdistán. Mezopotamiya, 2015

-Albani, Leandro, Haddad, Alejandro, Kurdistán. Crónicas Insurgentes. Ed.Sudestada-A Formar Filas, 2014

-Albani. Leandro, Revolución en Kurdistán. La otra Guerra contra el Estado Islámico. Ed. Sudestada, 2015

-Mestrovic, Pablo, Rodríguez Leandro, Kurdistán: elementos de estrategia revolucionaria. Aportes del PKK al Socialismo desde abajo. Revista Teórico Política La Caldera nº1. La Caldera Ediciones, 2015

Textos en Internet

-Farzanefar, Amin, Kurdish Cinema Really Started out with Yilmaz Güney. Is there such a thing as authentic Kurdish cinema, a Kurdish language film style?. Speaks with Mehmet Aktas and Bülent Kücük, 2005

https://en.qantara.de/content/interview-mehmet-aktas-and-bulent-kucuk-kurdish-cinema-really-started-out-with-yilmaz-guney

-Honeycutt, Kirk, Half Moon, The Hoolywood report, 2006http://kurdishcinema.com/HollywoodRepHalfMoonReview.html

-Kilic, Devrim, The representation of Kurdish identity and culture in the films of Bahman Ghobadi – I, 2005 http://kurdishcinema.com/KurdsinBahmanGhobadi.html -Kilic, Devrim, Kurdish Cinema is promising, Anf News, 2010 https://anfenglish.com/features/kurdish-cinema-is-promising-Koch, Felix, Bhaman Ghobadi: The Poetics of Politics, 2007

http://kurdishcinema.com/FelixKochBahmanGhobadiThePoeticsofPolitics

-Scarlet, Peter, Kurdish director, stuck between Iraq and Iran, 2009

http://kurdishcinema.com/PeterScarletBahmanGhobadiInterviewNewYorkTimes.html

Películas de Bhaman Ghobadi

-“Un tiempo de caballos borrachos”, 2000

-“Perdidos en Irak”, 2002

-“Las tortugas también vuelan”, 2004

-“Media Luna”, 2004

 

The Guardian

La mano dura de Erdogan se ceba con los kurdos tras el intento de golpe de Estado

http://www.eldiario.es/theguardian/kurdos-sufren-Turquia-intento-golpe_0_566594277.html

La población kurda de Turquía cree que el trato que está recibiendo por parte del gobierno turco tras el fallido golpe de Estado está siendo ignorado por el resto del mundo

Los enfrentamientos entre el gobierno y militantes kurdos han dejado en ruinas barrios enteros y han desplazando a más de medio millón de personas

“No somos mendigos. No queremos su caridad, queremos nuestros derechos”, denuncia Ahmet, kurdo

07/10/2016 – 19:07h
Mueren 27 miembros del PKK al tratar de infiltrarse en una base militar turca
Niños kurdos sostienen municiones gastadas tras los enfrentamientos entre las fuerzas especiales y los militantes del PKK en Cizre, provincia de Sirnak, Turquía. EFE

Ahmet, de pie en uno de los tejados del distrito de Sur, en Diyarbakir, ve cómo dos bulldozers derriban su hogar familiar. Nubes de polvo suben hasta el cielo mientras otro de los muros se desploma. “Esta es la segunda vez que les veo tirando mi casa”, dice con voz suave el kurdo de 33 años.

La primera vez Ahmet tenía nueve años. En los 90, cuando el conflicto entre el Estado turco y el ilegalizado PKK (Partido de los Trabajadores del Kurdistán) estaba en su punto más alto, los soldados quemaron su pueblo. Junto a otras miles de personas desplazadas de la región, su familia se trasladó al sur. “Tuvimos que dejar todo atrás. Ni siquiera tenía zapatos cuando llegamos a Diyarbakir”, recuerda.

Mirando a sus pies afirma: “Esta vez por lo menos fui capaz de salvarlos”.

La violencia en la región del sureste del país, predominantemente kurda, ha aumentado repentinamente después de que se rompiera en julio el cese al fuego entre el partido en el gobierno, Partido de la Justicia y el Desarrollo (AKP), y el ilegalizado Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK), convirtiendo en jirones el proceso de paz de tres años y reviviendo un conflicto que ha costado la vida a más de 40.000 personas desde 1984.

Intensificación tras el intento de golpe

En el verano del año pasado, activistas kurdos anunciaron autonomía local administrativa para varias ciudades y distritos kurdos, incluido Sur . Ankara se inquietó por la posibilidad de un autogobierno kurdo con los mismos términos que ya existen en las fronteras de Turquía con Siria e Irak y respondió con una feroz represión. Se impusieron toques de queda totales durante meses.

Solo en Sur, más de 100 personas fueron asesinadas por los tanques y la artillería pesada de las fuerzas de seguridad turcas contra los militantes kurdos, que cavaron trincheras y establecieron armas trampa. Los enfrentamientos violentos en la región han convertido barrios enteros en desechos, desplazando a más de medio millón de personas en un país que ya acoge a 2,7 millones de refugiados sirios.

Después del intento de golpe de Estado fracasado en julio, el conflicto se está intensificando. El lunes, el presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, extendió el estado de emergencia impuesto en el país tras el intento de golpe de Estado hasta el año que viene. También se nombraron docenas de administradores para los municipios dirigidos por los kurdos, con Ankara acusando a los alcaldes electos de apoyar al PKK.

Desplazado una vez más, Ahmet y su familia alquilaron un pequeño apartamento en otro distrito de Diyarbakir después de que la policía les ordenase abandonar su hogar en Sur en noviembre, justo antes del toque de queda. Él gana ahora unas 500 liras turcas (147 euros) al mes vendiendo sirope de regaliz, una exquisitez local. Ahmet no tiene plan para este próximo invierno.

“Europa nos ha vendido por el acuerdo de refugiados”

El gobierno turco ha anunciado planes de renovación urbana para Sur y está dando a sus residentes la posibilidad de comprar pisos en rascacielos a las afueras de la ciudad de Diyarbakir. A los propietarios de casas se les ha asegurado que recibirán una compensación por sus hogares demolidos, pero nadie sabe cuánto. Ahmet se muestra escéptico.

Todo lo que quiero es mi casa”, dice. “No quiero que el gobierno me de dinero o que me venda una casa. Prefiero tirar una tienda sobre las ruinas de mi viejo hogar en Sur”, añade.

Ahmed está atónito ante el silencio mundial respecto a la situación de los kurdos en Turquía. Señalando el centro de la ciudad en ruinas, donde los bulldozers amontonan los escombros de su casa, comenta: “Parece Siria ¿Qué pasa con los derechos humanos? ¿No se nos aplican a nosotros?”. Como muchos otros kurdos en Turquía, Ahmed se siente abandonado por la UE, que el año pasado cerró un acuerdo con Ankara para cortar de raíz el número de refugiados que llega a Europa. “Nos han vendido por el acuerdo de refugiados”, afirma.

Aunque los ataques en la región a los bastiones de la policía y del ejército continúan, la operación militar en Sur se dio por terminada en marzo. La mayoría de los comercios junto a la principal carretera han reabierto, pero la mitad de los centros históricos permanecen cerrados. Varias calles están bloqueadas por vallas de la policía y largas barreras de plástico. Los muros derrumbados obstruyen la mayoría de las puertas en los muros de la ciudad vieja. Banderas turcas cuelgan de ventanas y minaretes. Vehículos armados de la policía patrullan las calles.

El diálogo, único camino

“Aquí e l Estado turco se comporta como una potencia ocupante”, cuenta un propietario de una tetería. A escasos metros, un vendedor de queso se sienta en su puesto medio vacío. Ahora es incapaz de permitirse los más de 20 tipos de quesos que solía vender, ya que la mayoría de sus clientes han dejado la ciudad. Su casa fue demolida. Uno de sus familiares cercanos está en detención preventiva acusado de pertenecer al PKK.

Quizá debería estar agradecido”, dice. “Han muerto muchos jóvenes aquí, ¿qué es la cárcel comparado con eso?”. Ahmet opina que construir trincheras y barricadas fue un error. “No encontraremos una solución así. Y muchos gobiernos turcos han probado la violencia. Destrozaron nuestros pueblos, quemaron nuestros bosques. Ahora nuestras ciudades también están en ruinas. El diálogo es el único camino. [Erdogan] podría terminar esta guerra con una simple frase”, suspira. “Estamos muy cansados. Queremos que Erdogan acabe con este conflicto”, añade.

El gobierno, aun así, no muestra mucho entusiasmo por reiniciar las conversaciones de paz con el primer ministro, Binali Yildirim, afirmando repetidamente que “no se llevará a cabo ninguna de estas soluciones estúpidas”. Además , después del golpe de Estado sangriento, la represión sobre los kurdos se ha intensificado.

En contra del golpe la noche del 15 de julio

Soy kurdo, pero también ciudadano de este país”, indica un vendedor de queso, quien prefiere no decir su nombre. “En Diyarbakir la gente también salió a la calle la noche del 15 de julio para protestar contra el golpe. No me gusta Erdogan, pero cuando lo vi en la pantalla de un teléfono móvil en la televisión, recé por él. Cuando pidió a la población que protestase contra los golpistas, lo hicimos”, relata Ahmed.

Hemos vivido varios golpes militares aquí y siempre han sido terribles para nosotros [los kurdos]. Esta vez los golpistas no tuvieron éxito y estamos felices por ello”, señala. “Pero aun así es como si la junta estuviese en el poder”, añade.

El AKP ha extendido las purgas posteriores al intento de golpe de Estado a los kurdos, no limitándose solo a los seguidores de Fethullah Gulen, quien reside en Estados Unidos y a quien el gobierno culpa de dirigir el golpe. Erdogan argumenta que los seguidores de Gülen y el PKK son exactamente lo mismo. “Eso es absurdo”, señala un periodista basado en Diyarbakir. “Gülen ha arremetido contra el proceso de paz”, concluye.

Aun así, el gobierno está ejerciendo al máximo los poderes legales que tiene garantizados bajo el estado de emergencia. Basado en un decreto aprobado en julio, Ankara cerró la semana pasada 23 canales y emisoras de radio predominantemente pro kurdas argumentando que “constituían una amenaza a la seguridad nacional” y que “apoyaban el terrorismo”. Entre los canales de televisión cerrados está un canal infantil que traducía al kurdo dibujos animados como Bob Esponja y Los Pitufos.

Esto se traduce en el fin de las emisiones críticas y objetivas en Turquía y en el final a una información adecuada de esta región”, afirma Remzi Budancir, editor del canal de noticias kurdo Azadi TV en Diyarbakir. “Todos los periodistas de aquí están o buscando otros trabajos o esperando a abandonar el país. Incluso si pudiésemos trabajar sin obstáculos, no quedan medios en los que publicar nuestro trabajo”, añade.

Periodistas, profesores y alcaldes

La mano dura no es solo contra los medios de comunicación. Solo días antes del inicio del nuevo año escolar el ministerio de Educación suspendió a alrededor de 11.000 profesores en la región del kurdistán, acusándoles de apoyar al PKK. Más de 4.000 de ellos trabajaban en escuelas de Diyarbakir.

Se ha suspendido ha profesores por acudir a reuniones del sindicato y manifestaciones”, cuenta un profesor de una provincia vecina. “Decenas de miles de niños se han visto de nuevo privados de una educación, situándoles en mayor desventaja”.

Justo antes de la festividad musulmana de Eid al-Adha, el gobierno turco nombró administradores para 24 municipios dirigidos por kurdos, incluido Sur. Desde entonces, más alcaldes electos han sido expulsados de sus puestos. Ankara acusa a políticos locales de apoyar al PKK. Süleyman Soylu, el ministro de Interior turco desde septiembre, ha declarado que el gobierno no puede consentir que “terroristas” ocupen puestos municipales. La formación pro kurda Partido Democrático del Pueblo (HDP) se refirió a estas acciones de “golpe”.

Idris Baluken, representante del HDP en el Parlamento por la ciudad de Bingöl, critica la medida. “Muchos votantes en la región no lo aceptarán ¿Por qué celebramos elecciones si un político que obtiene hasta el 80% de los votos puede ser expulsado a capricho del gobierno?”.

A principios de septiembre, Yildirim anunció que el gobierno invertiría 2.329 millones de euros para reconstruir el sureste kurdo golpeado por el conflicto, con planes que incluyen la construcción de 67.000 pisos, hospitales, fábricas, centros deportivos y comisarías.

Pero Ahmed no está convencido. “La inversión siempre es buena ¿Pero sabes cuántas veces hemos escuchado esto? Muchos gobiernos turcos nos han prometido pisos y fábricas, pero nada ha cambiado”. Sacude su cabeza. “No somos mendigos. No es correcto tratar la cuestión kurda como un asunto de dinero. No queremos su caridad. Queremos nuestros derechos.”

Algunos nombres en esta pieza han sido modificados por razones de privacidad

Traducido por  Javier Biosca Azcoiti

Al menos 13 muertos por bombardeo contra kurdos en Siria

http://www.dw.com/es/al-menos-13-muertos-por-bombardeo-contra-kurdos-en-siria/a-35960206

Al menos trece personas murieron debido a un bombardeo contra el pueblo de Zalzana, de mayoría kurda, situado en el norte de la provincia septentrional siria de Alepo.

default

Según informó este miércoles (5.10.2016) el Observatorio Sirio de Derechos Humanos, no se descarta que el número de fallecidos aumente porque hay informaciones de que podría haber otros veinte muertos, además de heridos.

La fuente indicó que por el momento se desconoce si los aparatos que perpetraron el ataque eran de la coalición internacional contra el grupo terrorista Estado Islámico (EI), liderada por Estados Unidos, o de la aviación de Turquía.

Operación militar contra yihadistas

Zalzana se encuentra a 16 kilómetros al norte de la población de Al Bab, uno de los bastiones del EI en el norte de Alepo.

En esa zona, facciones rebeldes e islámicas sirias, apoyadas por carros de combate y la aviación turca, desarrollan desde el pasado 21 de agosto una operación militar contra los yihadistas.

Los kurdos han acusado a las fuerzas turcas de haberles atacado en varias ocasiones desde el inicio de la ofensiva, que transcurre en la franja fronteriza entre Alepo y Turquía.

No obstante, en esa área también opera la coalición internacional, que presta respaldo a las Fuerzas de Siria Democrática (FSD) -una coalición armada kurdoarabe- en la lucha contra el EI.

Por otro lado, el Observatorio informó de la muerte un soldado turco por las heridas sufridas durante la batalla contra el EI en los alrededores del pueblo de Al Rai, en el norte de Alepo, con lo que ascienden a siete los militares de Turquía, que han fallecido desde finales de agosto.

CP (efe, rtr)

Domingo 09 de Octubre de 2016

“La pelea de las mujeres kurdas aquí también tiene su significado”

Dilan Bozgan nació en la región de Kurdistán lindera a Turquía; es antropóloga y como parte de su doctorado en Antropología Social en Buenos Aires estudia el movimiento de las mujeres kurdas en organizaciones políticas, sociales y armadas. En el 31er. Encuentro Nacional de Mujeres dio la charla “Kurdistán: La revolución de las Mujeres”.

La resistencia que hace 40 años sostienen las mujeres kurdas en ese territorio en apariencia tan lejano, flanqueado por Turquía, Siria, Irán e Iraq; la batalla que dan desde organizaciones políticas, sociales, de derechos humanos e incluso en unidades de autodefensa armadas conformadas sólo por mujeres, es una experiencia que fue parte del encuentro. “La de las mujeres kurdas es la revolución en camino”, afirma Dilan Bozgan, nacida en el norte de Kurdistán (territorio de Turquía), donde creció y donde las mujeres fueron y siguen siendo refugio de tradiciones y una lengua perseguida y prohibida por años.

Antropóloga, estuvo en Rosario para hablar del movimiento de mujeres de su pueblo. Una resistencia que sostienen en una “doble batalla”, primero ante las persecuciones externas, pero también hacia adentro del propio movimiento por la igualdad. Admite que hay diferencias y similitudes con los movimientos de mujeres occidentales, pero más allá de lo lejana y diversa que parezca la batalla de las kurdas, afirma sin dudar que “esa pelea también tiene aquí, en esta sociedad, su significado”.

—El movimiento de mujeres kurdas tiene más de 40 años, ¿Cómo se fue gestando?

—Desde los años 70 hubo mujeres que participaron y estuvieron a la vanguardia, sin embargo, fue en los 90 cuando esa participación explotó. Fue un activismo casi accidental, porque eran madres, esposas, hermanas y familiares de los hombres del movimiento popular kurdo —integrado por partidos políticos, organizaciones sociales, de derechos humanos y también armadas— que estaban siendo perseguidos por el Estado turco. Fue una guerra sucia que se dio al norte de Kurdistán, en la frontera con Turquía, donde hubo una violación sistemática de los derechos humanos y una reacción de las mujeres kurdas a esa persecución que llegó hasta sus casas. Y allí empiezan también a organizarse como movimiento autónomo.

—¿Hubo dos luchas en paralelo, una ante las persecuciones y otra hacia adentro del propio movimiento?

—Claramente hubo una pelea contra los represores en cada sector del Kurdistán y otra con sus propios compañeros del movimiento que las resistían. Por eso primero se sumaron a las guerrillas de defensa armada de los territorios, pero después surgió la necesidad de organizarse en forma autónoma para poder lograr la igualdad. Eso tomó fuerza y así ganaron lugar en los espacios sociales y políticos.

—¿Cuáles son las similitudes y diferencias que el movimiento de mujeres kurdas tiene con los movimientos en occidente?

—Hay cosas en común porque el eje es la liberación, aunque también diferencias, porque la represión tiene diferentes caras en cada lugar. Con Argentina, en lo que fue acá el terrorismo de Estado, hay similitudes, estas mujeres que salen a resistir, y que no pasó en Europa. La tradición de la sociedad kurda fue feudal, con el hombre en un lugar preponderante y con una religiosidad que dejó a las mujeres relegadas a la vida privada. Y fue la represión lo que las sacó a buscar los cuerpos de familiares o acompañar a los prisioneros.

—¿Cómo llegan a organizarse en forma autónoma y a lograr una representación igualitaria en la conducción de organizaciones sociales, políticas y en las milicias?

—Fue un proceso de muchos años. Fue en los 90 cuando empezaron a exigir una representación igualitaria y ahora podemos decir que en la conducción de todos los espacios del movimiento tenemos la paridad respecto de los hombres. Incluso hay mujeres en el Parlamento turco y al frente de municipios, y en Rojava —el territorio kurdo del norte del Siria—, que está organizado en cantones y asambleas, las mujeres también están en igualdad.

—Además, las milicias de defensa son exclusivas de mujeres…

—Es la única guerrilla en el mundo (se denominan unidades de autodefensa de mujeres) conformada en forma autónoma sólo por mujeres. Esto muestra que son capaces de organizarse también en ámbitos militares y estratégicos que siempre fueron masculinos. Y que sea autónoma reivindica la liberación de las mujeres hacia el interior del movimiento, remarcando que la liberación de la sociedad, hacia un modelo democrático, no sexista y ecológico, también depende de la liberación de las mujeres.

—¿Cómo se da esa batalla en un territorio donde el extremismo islámico busca imponerse?

—En Rojava, al norte del Siria, esa es una de las luchas centrales. Allí el Estado Islámico ataca y quiere exterminar al pueblo kurdo, que mantiene una estrategia de resistencia y defensa del territorio. Allí viven además de kurdos, armenios, asirios y árabes, y proponemos vivir respetando las diferencias, en un territorio multicultural y multirreligioso.Kurdas

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Amistad, Comite, Estudiantes, noticia, Pueblo, Solidaridad, Trabajadores y etiquetada , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s