Educación: Sahara – Dinamarca – Finlandia – Japón – Campamentos saharauis: Heroísmo para educar en medio del desierto – Principios que hacen a los alumnos daneses los más felices del mundo – 7 Principios de la educación finlandesa – 10 Datos curiosos de la educación que hicieron de Japón uno de los países más educados

Campamentos saharauis: Heroísmo para educar en medio del desierto

 

Publicado en el diario LA RAZÓN, de Lima-Perú, el 17 de agosto de 2016

HEROÍSMO PARA EDUCAR

EN MEDIO DEL DESIERTO

Ricardo Sánchez Serra

Estuvo en Lima el rector Jatari Hamudi de la Universidad saharaui de Tifariti, el primer centro de estudios del mundo edificado en un campamento de refugiados, en pleno desierto.

Nos interesó ratificar el informe de un funcionario de las Naciones Unidas, en el que se señala que el analfabetismo fue erradicado totalmente en el pueblo saharaui. Cabe mencionar que durante la colonización española del Sáhara Occidental y hasta 1975 el índice del analfabetismo llegaba al 95%.

La población que se salvó de ser masacrada por la invasión marroquí huyó a campamentos de refugiados, en el ínterin, se alfabetizaba en cuevas y en el desierto en medio de las bombas. Y la mujer saharaui tuvo un papel preponderante en la enseñanza.ninos-saharauis-en-escuela-campamentos

El Frente Polisario, reconocido por las Naciones Unidas como único representante del pueblo saharaui, así como el Estado saharaui, la RASD, dieron mucha importancia a la educación, con resultados excepcionales, más aún hoy con una universidad en medio del desierto más árido y en circunstancias muy difíciles, que forma profesionales “para que en el día de la independencia tengamos gente capaz para llevar adelante la construcción y progreso del Estado”, nos contó Hamudi.

La Universidad de Tifariti tiene 400 alumnos en las especialidades de periodismo, enfermería, educación y administración; y, próxima a incluir música, bellas artes y audiovisuales. Cabe mencionar que en los campamentos residen unas 200 mil personas, y los estudiantes restantes van becados a universidades de Europa, Cuba y Argelia.

En los campamentos, divididos en cinco wilayas o regiones, hay escuelas de primaria (todos los niños están escolarizados), secundaria y bachillerato. Su asistencia es obligatoria y se imparten clases en dos idiomas, árabe y español.

En una maravillosa muestra de solidaridad es hermoso ver que todos contribuyen en la educación, los universitarios dan clases a su vez a los hermanos, padres, niños y ancianos, por lo que todos saben leer y escribir, a pesar, reitero, de las duras condiciones que viven en los campamentos. ¡Es admirable!

Dice Hamudi “un pueblo culto jamás será colonizado” y, asimismo, como señala Diego Luis Córdoba “por la ignorancia se desciende a la servidumbre, por la educación se asciende a la libertad”.

@sanchezserra

Publicado por Ricardo Sánchez Serra en 8:37

5 Principios que hacen a los alumnos daneses los más felices del mundo

https://genial.guru/inspiracion-crianza/5-principios-que-hacen-a-los-alumnos-daneses-los-mas-felices-del-mundo-300510/

En 2016, Dinamarca fue reconocido, una vez más, como el país más feliz del mundo. La danesa Malene Rydahl, en su libro “Feliz como un danés” (Happy as a Dane), profundiza en los principios en los que se basa la prosperidad danesa.

En Genial.guru decidimos familiarizarnos con las normas del sistema escolar danés, que contribuye al desarrollo de la identidad de cada niño y le ayudan a encontrar su lugar en la vida.

Ser el mejor no es lo importante

El enfoque del sistema educativo danés no está en el desarrollo de aptitudes para pasar los exámenes, sino en el desarrollo de la curiosidad y la capacidad del auto-desarrollo.

En las escuelas buscan formar a cada estudiante en la confianza de que es valorado por sus propias cualidades y habilidades. Esto significa que cada uno, independientemente de sus notas, puede contar con un lugar en la sociedad y la oportunidad de servirle haciendo lo que más le gusta.

Los programas en los colegios están previstos para asegurar que la mayoría de los estudiantes puedan dominarlos fácilmente. Como resultado, casi no hay daneses que “abandonen” a medio camino su proceso educativo. El sistema no está orientado para los mejores sino para todos.

Ser uno mismo es igual de importante que saber leer y escribir

El sistema escolar danés está dirigido principalmente a la formación de una personalidad independiente. Y esto no son sólo palabras vacías: en la Ley de Educación de Dinamarca se establece que el sistema de enseñanza primaria, no sólo debe dar a los niños los conocimientos y habilidades básicas, sino también desarrollar la personalidad de cada alumno. Las instituciones preescolares (jardines de infancia y clases preparatorias) persiguen varios objetivos a la vez: ampliar el vocabulario del niño, darle a conocer las normas de la escuela, enseñarle la tolerancia y prepararlo para una vida plena en sociedad.

La memorización no se incentiva

En las escuelas se anima a los estudiantes a obtener información por sí mismos: a experimentar, analizar las fuentes, etc.

Se cree que para el aprendizaje es más útil participar activamente en el proceso que simplemente escuchar al maestro.

A los alumnos se les enseña a dudar de la información y a desarrollar una opinión personal, fomentando así en ellos la autoestima y conciencia de sí mismos como individuos.

Se consideran beneficiosos para la sociedad y se valoran las cualidades populares como la creatividad, el pensamiento crítico y la iniciativa propia, y no la capacidad de memorizar un párrafo de un libro de texto.

Lo importante no es el resultado sino el bienestar del alumno

Si la comparación de los modelos educativos de diferentes países se basara exclusivamente en los resultados de las pruebas finales, es poco probable que el sistema danés fuera considerado uno de los mejores. Mientras tanto, Dinamarca se encuentra entre los diez primeros en el ranking de países por nivel de educación y ocupa el tercer lugar en el ranking de los sistemas nacionales de educación superior en el año 2016.

En Dinamarca, se considera importante que los estudiantes disfruten del aprendizaje y no lo perciban como un sufrimiento sin fin, con pausas durante los fines de semana.

Especialmente para los jóvenes daneses que no están seguros de a qué quieren dedicarse, o tienen dificultades al socializarse, el sistema educativo danés proporciona escuelas posteriores (Efterskole). Aquí, los adolescentes de 14 a 18 años de edad pueden pasar un año antes de decidir qué estudios cursar después.

En el enfoque de una escuela posterior se presta atención a aquellas áreas que no les han sido enseñadas, para que los estudiantes tengan más oportunidades de desarrollar sus talentos: arte, deporte, manualidades, etc. Entre los estudiantes es habitual la ayuda mutua: aquellos que aprenden rápido les ayudan a los que no van tan bien, a aquellos que tienen dificultades para aprender o adaptarse a la sociedad.

Igualdad de posibilidades

Sólo el 11% de los daneses, a la hora de elegir un trabajo, considera un buen salario como un factor importante. En Dinamarca, donde los ciudadanos son de los que pagan más impuestos en el mundo, no es habitual esforzarse para el enriquecimiento. La profesión, elegida por razones prácticas, puede no reflejar los intereses reales y no acabar siendo vocacional, cuestión que se les explica a los niños en la escuela.

Un desarrollado sistema de orientación profesional les ayuda a elegir una profesión que les traiga satisfacción, es un servicio social especial que ayuda a los estudiantes que van a terminar sus estudios a escoger una educación superior o secundaria que cumpla con sus expectativas sobre el futuro. En la escuela secundaria, se celebran periódicamente reuniones en las que los estudiantes, de forma individual, hablan de sus planes con el maestro.

La mitad de los daneses jóvenes, según los estudios, está segura de que es totalmente libre para elegir su futuro y es capaz de controlarlo todo.

Malene Rydahl describe a Dinamarca como un país con una “verdadera movilidad social”. Esto significa que todos pueden tener éxito, sin importar el punto de partida. Esto es posible en gran parte debido al hecho de que la educación en Dinamarca es gratuita y subsidiada por el Estado. Los estudiantes cobran una beca que es suficiente para pagar tanto por sus estudios como por su diario vivir, independientemente de su situación económica.

 

Fuente mel
Foto de portada luminastock/depositphot

 

7 Principios de la educación finlandesa7 Principios de la educación finlandesahttps://genial.guru/inspiracion-consejos/7-principios-de-la-educacion-finlandesa-455/

«Puedes prepararlos para los exámenes o para la vida. Elegimos lo segundo»

Hace poco parte del equipo de nuestros redactores tuvo la oportunidad de estar en Finlandia y ver con sus propios ojos cómo funciona el sistema educativo de ese país (que es considerado uno de los mejores del mundo) y ni cortos ni perezosos reunieron más información al respecto. Lo que encontrarón nos dejó a todos en Genial.guruboquiabiertos. He aquí los datos:

Segun investigaciones internacionales realizadas por la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos tres veces por año, las escuelas finlandesas mostraron los índices más altos de conocimiento del mundo. Sus niños (que son los que más leen en el planeta) ocuparon el segundo lugar en ciencias naturales y el quinto en matemáticas. Pero lo que en realidad sorprende tanto a la sociedad de pedagógos no es eso, sino que sean los niños finlandeses quienes menos tiempo pasen estudiando cada día.

La enseñanza secundaria media en Finlandia incluye dos niveles:

-Bajo (alokoulu) de 1 a 6 grado

-Superior (yläkoulu) de 7 a 9 grado

El grado 10 es complementario y al cursarlo los niños pueden mejorar sus calificaciones, luego pasan a las escuelas profesionalizadas o continúan sus estudios en el liceo (lukio), que sería el equivalente a los grados 11 y 12 en nuestro modelo escolar.

Los 7 principios de la etapa media de la educación finlandesa:

1. Igualdad

  • de las escuelas.

No existen escuelas de «élite» ni «regulares». La escuela más grande acoge a 960 estudiantes, y la más pequeña a 11. Todas están dotadas con los mismos elementos, posibilidades y financiación en proporcion a su tamaño. Casi todas las escuelas son estatales aunque hay una decena que son en parte privadas. La diferencia, además de que los padres pagan algo de dinero, es que se exige más a los pupilos; por lo general son laboratorios «formativos» especiales que siguen un modelo pedagógico en particular: el de Montessori, Freinet, Morton, o la pedagogía Waldorf. Tambien son privadas las instituciones donde se imparte a la vez inglés, alemán y francés.

Siguiendo el principio de igualdad, en Finlandia existe un sistema paralelo que va «de los jardines de infantes hasta la universidad» en idioma sueco. Igualmente en el norte del país, donde vive el pueblo lapón es posible estudiar en el idioma nativo.

Hasta hace poco tiempo los finlandeses tenían prohibido elegir la escuela para sus hijos y debían llevarlos a la que estuviera más cerca de su casa. La prohibición fue levantada pero la mayoría de los padres de familia siguien llevando a sus hijos a la escuela del barrio, porque todas son igual de buenas.

  • de todas las asignaturas.

Profundizar en ciertas asignaturas sacrificando otras no está bien visto. Allí no piensan que la matemática es más importante que el arte, por ejemplo. Al contrario, la única excepción a la hora de formar grupos especiales es para aquellos niños con interés por el dibujo, la música y el deporte.

  • de los padres.

Cuál es la profesión o el estatus social de los padres de los niños es información que los profesores sólo conocen en caso de ser necesario. Está prohibido que los educadores hagan cualquier tipo de pregunta relacionada con ese tema.

  • de los estudiantes.

Los finlandeses no clasifican a los estudiantes de acuerdo a sus capacidades o preferencias en cuanto a su futura carrera. Tampoco hay estudiantes «buenos» o «malos», está prohibido comparar a los estudiantes. Tanto los niños que tienen una inteligencia algo superior como aquellos con dificultades de aprendizaje están junto a todos los demás, al igual que los niños con discapacidades físicas, aunque pueden ser creados grupos especiales para niños con enfermedades relacionadas con la vista o el oído. Los finlandeses intentan al máximo integrar a la sociedad a aquellas personas que necesitan especial atención; la brecha entre estudiantes fuertes y débiles es la más pequeña del mundo.

  • de los profesores.

No hay profesores favoritos ni odiados, ni los profesores tienen tienen alumnos ni grupos «favoritos». Cualquier desviación en la armonía establecida es causal de finalización del contrato con el educador. Los profesores finlandesdes tienen el deber de cumplir con su trabajo a cabalidad, nada más ni nada menos, además todos son igual de importantes en el grupo de colegas, por ejemplo los profesores de física, los de literatura o arte están todos al mismo nivel

  • Igualdad de derechos de adultos y niños

Los finlandeses llaman a esto «el trato respetuoso hacia los estudiantes». A los niños desde el primer grado les explican sus derechos, incluyendo el derecho a quejarse de algún adulto ante el trabajador social. Eso estimula a los padres de familia a entender que sus niños son individuos indepentiendes a quienes está prohibido ofender con palabras o con violencia física. Humillar a los estudiantes es algo que los profesores finlandeses no pueden hacer aún si así lo quisieran ya que las leyes de trabajo de su país así lo estipulan. La particularidad más grande está en que con cada profesor se firma un contrato con sólo un año de validez pero con la posibilidad de ser renovado (o no). Además los educadores reciben un salario alto (de 2500 euros -el profesor ayudante- a 5000 euros al profesor principal)

2. Gratuidad

Además de la educación en sí misma, son gratuitos:

  • los almuerzos;

  • Las visitas a museos y actividades extra-clase;

  • El transporte que recoge y trae a los niños si la escuela está a más de dos kilómetros de distancia de su casa;

  • Todos los libros de texto y material de escritura, calculadoras e incluso los ordenadores personales y tabletas para estudiar.

Está prohibida cualquier tipo de colecta por parte de los padres de familia.

3. La individualidad

Se diseña un plan de estudios y desarrollo individual para cada alumno. La individualización tiene que ver con en el contenido de los libros de texto, los ejercicios, la cantidad de deberes de clase, de casa; y el tiempo que se destina para realizarlos. Así mismo el material proporcionado por los profesores: a quién le corresponden los ejercicios más complejos y quién se lleva los más sencillos que son similares, pero más concretos.

Durante una misma clase los niños pueden realizar ejercicios de diferente nivel de dificultad, y la calificación se da de acuerdo al nivel de cada persona. Si hoy el estudiante pudo resolver su ejercicio de nivel básico a la perfección, mañana le será propuesto uno de nivel un poco más elevado; si no puede hacerlo no hay nada de malo, y regresa los ejercicios del nivel anterior.

En las escuelas finlandesas, además de la formación estandar, hay dos peculiaridades en el proceso educativo:

  1. El apoyo académico a los estudiantes «débiles» — Lo que en muchos países es el deber de un profesor particular. En Finlandia los tutores particulares no son nada populares porque los profesores titulares de las escuelas ayudan a sus estudiantes por voluntad propia durante la clase o después de ella.
  2. Educación «correctiva» — Está relacionado con los problemas de comprensión del material de clase por no entender bien el idioma finés en el que se dictan las clases en la gran parte de Finlandia (por ejemplo), o puede ocuparse de inconvenientes como los problemas de memoria, habilidades matemáticas insuficientes o comportamientos asociales de algunos niños. La educación «correctiva» se lleva a cabo en grupos pequeños o de forma individual.

4. Lo práctico de la educación

Los finlandeses dicen «puedes prepararlos para los examenes o para la vida, elegimos lo segundo», por eso no hay examenes en las escuelas de Finlandia. Hay pruebas de control e intermedias si el profesor así lo desea. Existe sólo un examen general obligatorio al final del proceso de educación media, pero los profesores no viven y mueren por sus resultados, ni responden ante nadie por el desempeño de sus estudiantes. Lo más importante: no se prepara a los niños para ese exámen en especifico, ellos responden con lo que han aprendido durante todo el proceso, nada más ni nada menos. Nada de esfuerzos por construir en un mes lo que no se hizo en años.

En la escuela enseñan sólo lo que puede ser útil en la vida, el funcionamiento de un horno fundidor de hierro no va a ser útil por eso no lo estudian, pero por ejemplo los niños finlandeses saben desde pequeños qué es un portafolio, un contrato, una tarjeta bancaria. Saben calcular el porcentaje de impuestos por una herencia o el ingreso personal, saben crear una sencilla página web personal, calcular el precio de los productos con descuento, o dibujar la rosa de los vientos en el lugar donde viven.

5. Confianza

Primero que todo no se hacen revisiones a los trabajadores ni a los profesores acerca de cómo enseñar o cómo hacer su trabajo. Hay un sistema único de educación en el país pero sólo propone lineamientos básicos y recomendaciones generales, y cada pedagógo usa el metodo de enseñanza que le parezca que le va mejor a sus estudiantes.

Segundo, la confianza en los niños: durante las clases es posible hacer cualquier cosa, por ejemplo si durante la clase de literatura muestran una pelicula o video educativo pero al estudiante no le parece interesante puede leer un libro. Se tiene la percepción de que es la persona misma quien elige qué es importante para su vida.

6. La buena voluntad

Estudia aquel que quiere estudiar. Los educadores intentan atraer la atención del estudiante, pero si este no tiene ningun deseo, interés o capacidades para el estudio, es orientado para tener una profesión práctica pero útil, algo «sencillo». La idea no es llenar al niño de «ceros» en sus calificaciones. Construir aviones o plantas nucleares no es para todo el mundo, también es necesario que alguien conduzca muy bien autobuses.

En este sentido los finlandeses también valoran la utilidad de la escuela secundaria: darse cuenta si vale la pena que un adolescente siga estudiando en el liceo o es suficiente un nivel básico de conocimientos porque le iría mejor si va a la escuela profesionalizada. Hay que resaltar que en Finlandia ambos rumbos son igual de respetables.

Se identifican las aptitudes de cada niño a través de pruebas y charlas con el especialista en orientacion vocacional de la escuela.

En general, el proceso educativo finlandés es suave, delicado pero eso no significa que no sea algo serio. El control del horario académico, por ejemplo, es obligatorio. Todas las ausencias son «retribuidas»: si un estudiante de sexto grado falta a clase, es posible que su profesor encuentre un espacio en su horario y lo «Invite» a venir con él a una lección que imparta en segundo grado, algo así como «siéntante, y piensa en la vida». Si de repente el chico empieza a molestar a los más pequeños durante ese tiempo, no se contarán las horas que haya pasado allí. Si decide no hacer los ejercicios propuestos por el profesor para ese tiempo nadie va a llamar a los padres de familia, amenazar, regañar ni tildar a nadie de nada, Si los mismos padres de familia son tan descuidados con la educación de sus hijos como sus pequeño, este no se promoverá al siguiente grado.

Quedarse a repetir el año en Finlandia no es una vergüenza, especialmente después del grado noveno. Es necesario prepararse con seriedad para la vida adulta y por eso las escuelas finlandeseas tienen el grado 10, que como dijimos antes, es opcional.

7. Independencia

Los finlandeses creen que la escuela debe enseñar al niño algo muy importante: a tener una vida independiente exitosa en el futuro, por eso allí enseñan a pensar y a adquirir conocimientos por cuenta propia. Los profesores no recitan los temas nuevos, todo está en los libros de texto; lo importante no es estudiar fórmulas sino el saber usar la bibliografía, el internet, y la calculadora, poner los recursos necesarios a disposición de los niños para que solucionen sus propios problemas.

Así mismo, los pedagógos en las escuelas no interfieren en los conflictos de los estudiantes, dándoles asi la posiblidad de prepararse para las diferentes situaciones en la vida y desarrollar la capacidad de defenderse correctamente.

El proceso educativo en las escuelas finlandesas «iguales» está organizado de forma diferente.

¿Cuándo y cuánto estudian?

El año escolar en Finlandia empieza del 8 al 16 de agosto, (no hay un día especifico para todas las escuelas) y acaba a finales de mayo. A mitad del año escolar, en otoño hay 3 o 4 días de vacaciones y dos semanas de descanso por la navidad. En el semestre de primavera se incluyen dos semanas de vacaciones «de ski» (las familias finlandesas en general van juntas a hacer ski). Y las vacaciones de pascua.

Se estudia cinco días a la semana y en una sola jornada (diurna). El viernes es un día corto.

¿Qué se aprende?

  • Grados 1 y 2:

Se estudia el idioma materno (finés) y a leer; matemática, ciencias naturales, religión (de acuerdo a lo que crea cada uno) o filosofía de vida (para quienes no están interesados en la religión), música, artes, trabajo y educación física. Durante una clase es posible estudiar varias asignaturas juntas en una sola actividad.

  • Grados de 3, 4, 5 y 6:

Se empieza a estudiar inglés. En grado 4 se adiciona otro idioma extranjero a elección (francés, sueco, alemán, o ruso). Se imparten también otras asignaturas a elección y cada escuela tiene las suyas en particular: velocidad al escribir en el teclado (mecanografía), educación en informática, trabajo sobre madera, canto coral. Casi todas las escuelas cuentan con clases de música en las que a lo largo de los 9 años de educación obligatoria los niños prueban gran variedad de instrumentos musicales, desde la flauta hasta el contrabajo.

En quinto grado aparecen la biología, la geografía, la física, la química, y la historia. De primer a sexto grado es un solo maestro quien imparte casi todas las asignaturas. La clase de educación física se trata de cualquier juego que implique ejercitarse de 1 a 3 veces por semana y siempre después de esa clase es obligatorio tomar una ducha. La clase de lliteratura como la conocemos no existe, pero hay un tiempo dedicado a la lectura. Es sólo en grado séptimo cuando se asigna un profesor a ese tiempo como tal.

  • Grados 7, 8 y 9:

Se estudia el finés y literatura (lectura y сultura local), suéco, inglés, matemática, biología, geografía, física, química, bases de salud, religión (filosofía de vida), música, artes, educación física, asignaturas de elección propia y trabajo, que no está dividido en «para hombres» y «para mujeres»; todos juntos aprenden a hacer sopa y a cortar madera con sierra (por ejemplo). En grado 9 hay dos semanas de «contacto con la vida laboral». Los chicos encuentran un lugar de trabajo y con gran placer van «a trabajar»:

¿Quién necesita calificaciones?

En el país se adoptó el sistema de 10 unidades, pero hasta el grado séptimo se usa la calificación con letras: Regular, aceptable, bien y excelente. De primer a tercer grado no hay calificaciones de ninguna especie.

Todas las escueles están incluidas en el sistema electrónico «Wilma», que es algo así como un diario escolar en linea en el que los padres de familia tienen un código personal de acceso. Los maestros escriben allí las calificaciones (si da a lugar), llevan la cuenta de las ausencias e informan de la vida del niño en la escuela; el psicólogo, el trabajador social, el orientador vocacional e incluso la enfermera pueden dejar mensajes a los padres de familia acerca de su hijo.

Las calificaciones no tienen ese tono siniestro en las escuelas finlandesas y se usan solo para que el estudiante las conozca, sepa en què situación se encuentra, y se motive a mejorar sus conocimientos si así lo desea. No tienen efecto alguno sobre la reputación del profesor, o escuela.

Detalles de la vida escolar

  • El territorio de las escuelas no está cercado, no hay vigilante a la entrada y la mayoria de ellas tienen un sistema automático en la cerradura de la puerta de entrada, así que entrar al edificio solo es posible de acuerdo al horario.
  • Los niños no están obligados a sentarse en pupitres, si lo desean pueden hacerlo en tapetitos o esteras colocados en el suelo. En algunas escuelas las aulas están equipadas con pequeños sillones, y divanes. Las instalaciones de los grados mas pequeños tienen alfombras.
  • No hay uniforme ni ningún otro requerimiento relacionado con las prendas de vestir, se puede venir a la escuela en pijama si se desea. Se exige, eso sí, un par extra de zapatos para estar en la escuela, pero la mayoría de los niños más pequeños y de grados intermedios prefiere andar por ahi en calcetines.
  • Cuando el clima lo permite las clases son impartidas al aire libre dentro del territorio de la escuela en el prado, o en bancos dispuestos en forma de anfiteatro en el exterior. Durante los descansos, los niños más pequeños son llevados fuera al menos durante 10 minutos.
  • Es raro tener deberes de casa, los niños deben descansar. Y los padres no deben hacer los deberes con los niños; los profesores recomiendan que en lugar de eso la familia vaya junta al museo, al bosque o a la piscina.
  • No se llama a los niños a recitar lo aprendido al lado de la pizarra. El educador sólo da a conocer el tema de la clase y luego va de lugar en lugar ayudando y controlando el desarrollo de los ejercicios propuestos, en compañía del profesor asistente (que existe en las escuelas finlandesas)
  • Está permitido escribir con lápiz en el cuaderno y borrar las veces que sea necesario, además el profesor mismo puede corregir también con lápiz.

Así se ve la educación media finlandesa de manera muy resumida. Puede ser que a alguien le parezca incorrecta, pero los finlandeses no pretenden ser ideales y tampoco se ufanan de lo que han conseguido; incluso en lo mejor se pueden encontrar defectos. Ellos investigan constantemente hasta qué punto su sistema educativo corresponde a lo que sucede en la sociedad moderna, por ejemplo en este momento están preparando una reforma que propone dividir la matemática en algebra y geometría, así como aumentar la cantidad horaria de clases de esas asignaturas; también separar la literatura y las ciencias sociales (que hasta el momento van juntas).

Aún así, la escuela finlandesa hace lo más importante: sus niños no sufren de ataques de estrés por las noches ni se despiertan asustados pensando en el siguiente exámen, no sueñan con crecer pronto para librarse de todo esto y no odian la escuela; no hacen que toda la familia sufra junto a sus hijos de las penurias de la vida escolar, ya que para ellos tales penurias no existen. Son niños tranquilos, sensatos, y felices; leen libros, ven películas en su idioma original sin traducción, juegan en la computadora, corren en patines, bicicletas, componen música, obras de arte, cantan y viven contentos. Y además aprenden cosas nuevas cada día en uno de sus lugares favoritos.

Autor: Natalia K

10 Datos curiosos de la educación que hicieron de Japón uno de los países más educados

 

https://genial.guru/inspiracion-crianza/10-datos-curiosos-de-la-educacion-que-hicieron-de-japon-uno-de-los-paises-mas-educados-242910/

En Genial.guru entendimos por qué todos los japoneses son tan geniales y únicos. Todo se debe a su sistema de educación, es fabuloso. Míralo tú mismo.

Primero modales, luego conocimiento

Los estudiantes japoneses no tienen exámenes hasta el cuarto grado de primaria (cuando cumplen 10 años), solo tienen unos test pequeños de vez en cuando. Se cree que en los primeros tres años de escuela, los conocimientos académicos no son lo más importante. Lo que sí importa es la crianza, a los niños se les inculca respetar a los demás y a los animales, ser generosos y compasivos, buscar la verdad, saber autocontrolarse y cuidar la naturaleza.

El inicio del año escolar es el 1 de abril

Cuando en la mayoría de los países los niños casi terminan el año escolar, para los niños japoneses todo apenas empieza. El inicio del año coincide con uno de los eventos más espectaculares: la floración de sakura. Así sintonizan en el modo serio. El año escolar consiste de tres trimestres: del 1 de abril al 20 de julio, del 1 de septiembre al 26 de diciembre, del 7 de enero al 25 de marzo. De esta forma los japoneses descansan 6 semanas en verano y 2 semanas en invierno y primavera.

En las escuelas japonesas no hay personal de limpieza, los mismos niños limpian todo

Los estudiantes limpian los salones, pasillos e incluso baños en turnos. Así desde la pequeña edad aprenden a trabajar en equipo y ayudarse mutuamente. Además, después de que los niños gastan tanto tiempo y esfuerzo en la limpieza, es muy poco probable que quieran ensuciar. Esto les enseña a respetar el trabajo, tanto el suyo como de los demás, así como también a ser respetuosos con el medio ambiente.

Los almuerzos son estandarizados y se comen justo en el salón con los demás compañeros de clase

En la escuela primaria y secundaria a los estudiantes se les preparan almuerzos especiales desarrollados no solo por cocineros escolares sino también por personal médico para que la comida sea saludable y útil al máximo. Todos los alumnos comen junto con su maestro en el salón. En ese ambiente informal se comunican más y crean relaciones amistosas.

La educación adicional es muy popular

Ya en la escuela primaria los niños empiezan a tomar clases privadas para poder ingresar a una buena escuela secundaria y luego, preparatoria. Las clases en esos lugares se imparten en las tardes, y en Japón es algo muy típico ver el transporte público a las 21:00 lleno de niños que se apresuran a casa después de sus clases adicionales. Los niños estudian también los domingos y en vacaciones, tomando en cuenta que un día escolar dura en promedio de 6 a 8 horas. No es de sorprender que, según las estadísticas, en Japón casi nadie repruebe el año.

Además de las clases comunes, a los niños se les enseña el arte de la caligrafía y poesía japonesa

El principio de la caligrafía japonesa, o shodo, es muy sencillo: una broncha de bambú se humedece en tinta y con trazos suaves se dibujan jeroglíficos sobre el papel de arroz. En Japón shodo se valora no menos que el arte de la pintura. Y haiku es una forma de poesía nacional que, en forma lacónica, refleja la naturaleza y al ser humano como uno solo. Ambas materias representan uno de los principios de la estética oriental: la combinación de lo sencillo y lo sofisticado. Las clases les enseñan a los niños a valorar y respetar su cultura con tradiciones centenarias.

Todos los alumnos deben usar uniforme

A partir de la escuela secundaria, cada alumno está obligado a usar uniforme. Muchas escuelas tienen sus propios modelos, pero tradicionalmente para los niños es ropa estilo militar, y para las niñas, blusas al estilo marinero. Esta regla existe para disciplinar a los estudiantes porque el simple hecho de llevar uniforme crea un ambiente más serio.También el uniforme ayuda a unir a los niños.

El porcentaje de asistencia escolar es del 99,99%

Es difícil imaginar a una persona que jamás haya faltado a clase. Pero existe una nación que básicamente nunca falta. Tampoco llegan tarde a las clases. Y el 91% de los alumnos ponen atención a lo que dicen sus maestros. ¿Qué otro país puede presumir estadísticas similares?

Los resultados del examen final lo deciden todo

Al terminar la preparatoria, los estudiantes tienen un examen final que determina si logran ingresar a alguna escuela o no. Los alumnos pueden elegir solo una universidad, la cual determinará su futuro sueldo y su nivel de vida en común. Al mismo tiempo, la competencia es muy alta: el 76% de los estudiantes siguen con sus estudios después de la escuela. Precisamente por eso en Japón existe la expresión «el infierno de exámenes».

Los años universitarios son las mejores vacaciones de la vida

No es de sorprender que después de muchos años de preparación y el «infierno de exámenes» los japoneses quieran tomar una pausa. Y resulta que la pausa cae en los años universitarios que se consideran más despreocupados y ligeros en la vida de cada japonés. El descanso es excelente antes del trabajo, y los japoneses no solo lo toman con toda la seriedad del mundo sino también con un gran amor por su vocación.

Fuente del material tofugu , novakdjokovicfoundation ,
examen , psychologos

 

 

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Amistad, Comite, Estudiantes, noticia, Pueblo y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s