OEA Especial: LA OEA Y UNA SESIÓN ILEGÍTIMA EN LA QUE SE APROBARON MÁS ATAQUES A VENEZUELA – La OEA declara “alteración inconstitucional” en Venezuela en una tensa sesión – Maduro: La OEA se ha convertido en un tribunal de inquisición antivenezolano (Resumen Latinoamericano) – Téngase presente: La intervención militar norteamericana de 1965 en República Dominicana

3 de abril 2017
 
LA OEA Y UNA SESIÓN ILEGÍTIMA EN LA QUE SE APROBARON MÁS ATAQUES A VENEZUELAOEA
 
Uno por uno los nombres de los países al servicio de Washington
Venezuela se retira de la sesión extraordinaria de la OEA, como medida de protesta
“Se está dando un golpe de Estado al seno de la OEA, están engañando al mundo esto no tiene ningún valor”, sentenció el embajador de Venezuela ante el organismo hemisférico, Samuel Moncada, luego que su par hondureño, Leónidas Rosa Bautista, asumirá la Presidencia interina del Consejo Permanente invocando el artículo 37 del reglamento, que establece que este órgano celebrará sesiones “cuando cualquier representante lo solicite por escrito” y constató que “hay quórum en la sala” para celebrarlo.

Con ese argumento 21 países de los 34 que participan en la OEA se sentaron a debatir la crisis política en Venezuela, por encima de la autoridad de Bolivia, el país, que también por el reglamento, asumió la Presidencia pro témpore del Consejo Permanente y, por ende, la capacidad de convocar y suspender sesiones.

México propone que se adopte documento presentado por Perú sin hacer votación. Documento presenta acciones injerencistas contra Venezuela.
El Salvador: Instamos al diálogo. Exhortamos al gobierno y a la oposición venezolana al diálogo.
México insiste en adoptar el texto sin votación. Chile describe la sesión como larga, curiosa, pero apegada a reglamento. Chile respalda a Honduras, que tomó la presidencia del Consejo Permanente pese a que le corresponde a Bolivia.
Chile asegura que la OEA es una organización de países que apoyan la democracia. Se hace copatrocinador del texto presentado por Perú. Chile secunda propuesta de México de no votar el texto sino que sea por aclamación.
El Salvador no acompaña el texto.
El Consejo Permanente de la OEA está sesionando en este momento. Acaban de tomar un receso de 15 minutos. Es importante destacar que Bolivia no está ejerciendo su derecho a presidir el Consejo Permanente. Hay notables ausencias en el Salón.
Consejo Permanente en la OEA está violando estatutos internos. El reglamento del Consejo Permanente dice que si no está el presidente (en este caso Bolivia), tendría que asumir el vicepresidente del Consejo (Haití) . Sin embargo, el Consejo está siendo dirigido por Honduras. Dieron un receso porque no tienen quorum para tomar decisiones.
Canadá se suma a la ronda de aplausos para la delegación de Chile. Pide votación y presentar una resolución más sólida para el miércoles, para sumar votos. Pide aprobar resolución con el mayor número de apoyo. Insta a trabajar en grupos pequeños para fortalecer el texto.
México solicita suspender la sesión por 5 minutos para que los copatrocinadores se reúnan. Dijo que ya se aprobó por aclamación.
Honduras da la palabra a El Salvador y dice que luego vendrá el receso de 5 minutos. El Salvador ratifica que no acompaña la resolución. Honduras dice que el receso será de 10 minutos. Comenzó el receso.
Reinicia la sesión extraordinaria con dos solicitudes de palabra.
Dominicana pide que México tome la palabra porque su respuesta dependerá de lo que proponga
México insiste que no hay necesidad de votación. Pero que se pueden hacer aclaratorias a pie de pagina. Dominicana se abstiene al apoyo del documento. El Salvador pide votación nominal o asumir la propuesta de Canadá. Se abstiene de acompañar la declaración.
Bahamas se abstiene del apoyo de la resolución
Belice también se abstiene.
Texto es aprobado por consenso y se suspende la sesión. Pero pide la palabra Costa Rica.
Costa Rica pide que se respete cronograma electoral y que se liberen a los presos políticos. Denuncia restricciones de libertades en Venezuela. Ahora pide la palabra Uruguay y legitima la sesión para abordar los sucesos recientes en Venezuela. Perú pide la palabra y considera que la OEA tiene que ejercer acciones concretas en Venezuela para reestablecer el orden constitucional en ese país.
Barbados ve con buenos ojos la aprobación de la resolución y respaldó la posición expuesta por la canciller de Argentina.
Estados Unidos expresa agradecimiento a la canciller de argentina y al viceministro de Costa Rica por participar en la sesión. EEUU apoya la conducción que Honduras le dio al Consejo. EEUU agradeció a los países que aprobaron la resolución. En conversaciones con ellos vimos que hay inquietudes porque haya diálogo en Venezuela. Una clara mayoría solicitaron esta sesión. No hay un orden democrático en Venezuela. Fuerzas represivas Bolivarianas golpearon a manifestantes y a periodistas independientes. Consideramos que la resolución aprobada hoy es un buen primer paso para reestablecer el orden democrático en Venezuela. EEUU apoya la adopción por consenso de la resolución.
México asegura que era muy importante mantener la institucionalidad en la OEA y agradece la responsabilidad que asumió Honduras. México está preocupada por el deterioro de la democracia en Venezuela. México observa con preocupación la falta de la división de Poderes. México no puede permanecer indiferente. México asume una posición como lo hizo en 2002, que mantuvimos una posición en defensa del Presidente Hugo Chávez.
Brasil apoya las declaraciones emitidas en nombre del Mercosur por la canciller argentina. Abogamos por el respeto a la democracia en Venezuela. La declaración que adoptó la OEA refleja los principios de solidaridad.
Colombia comparte la postura de Uruguay que destacó la legalidad de la sesión extraordinaria. Lamentó las circunstancias acaecidas que buscaban obstaculizar la sesión. No se trata de incurrir en injerencia. Hay que preservar la democracia. Colombia acoge la resolución. Hay una evidente de alteración del orden democrático en Venezuela. Hoy se activó la carta democrática. (ATENCIÓN: Primer país que habla abiertamente de que se activó la Carta Democrática contra Venezuela)
Toma la palabra Almagro
Guatemala: No tenemos dudas de la legitimidad de este Consejo Permanente. Saludamos la presencia de la Canciller argentina y del viceministro de Costa Rica. Respetamos el principio de la no intervención pero defendemos también el principio de preservar la democracia. Hay que retomar búsquedas genuinas de diálogo.
Chile asegura que Bolivia no puede estar a cargo de la presidencia del Consejo Permanente porque antepone sus preferencias ideológicas.
Finalizó sesión extraordinaria. Finalizamos el envío de informaciones por hoy.
Chile pide aplicación de Carta Democrática contra Venezuela
De los 21 países presentes, 17 votaron a favor y cuatro se abstuvieron: República Dominicana, Bahamas, Belice y El Salvador.

Después de conocerse la resolución final, el presidente de Bolivia, Evo Morales, fue el primero en condenar el texto y la sesión en general.

“De nuevo la OEA convertida en un Ministerio de Colonias. Se produce un golpe institucional al impedir el ejercicio de la presidencia de Bolivia”, denunció el mandatario desde su cuenta de Twitter. 

___________________________

La OEA declara “alteración inconstitucional” en Venezuela en una tensa sesión

3 abr 2017

La Organización de Estados Americanos (OEA) adoptó hoy en una tensa sesión una resolución que afirma que en Venezuela hay una “grave alteración inconstitucional del orden democrático” y exige al Gobierno de Nicolás Maduro que restaure “la plena autoridad” de la Asamblea Nacional, de mayoría opositora.

El texto no se sometió a votación, sino que fue aprobado “por consenso” al haber 23 Estados presentes en la sala y abstenerse solo cuatro de ellos: República Dominicana, Bahamas, Belice y El Salvador.

El documento, el más duro adoptado en la OEA contra Maduro, lo presentaron Argentina, Brasil, Canadá, Chile, Colombia, Costa Rica, Guatemala, EE.UU., Jamaica, México, Panamá, Paraguay y Perú.

En el momento de la presentación y debate de la resolución no estuvieron Bolivia, Venezuela ni Nicaragua, que abandonaron la sesión tras denunciar que se trataba de una reunión “ilegal” y un “golpe de Estado institucional” al haberse celebrado pese a que Bolivia, titular de la presidencia del Consejo, la suspendió esta mañana.

Al no presidirla Bolivia, ni Haití (vicepresidente), lo hizo el embajador con más antigüedad en la OEA (después del de Bolivia), el de Honduras, Leónidas Rosa Bautista.

La resolución incorpora la posibilidad de, “en la medida que sea necesario” y en el marco de la Carta Democrática Interamericana, emprender “gestiones diplomáticas adicionales para fomentar la normalización de la institucionalidad democrática”, “incluyendo la convocatoria de una reunión a nivel ministerial”.

Fuentes diplomáticas explicaron a Efe que la posibilidad de que los cancilleres se reúnan en la OEA para abordar este tema es algo que se está negociando pero para lo que todavía no hay fecha.

El texto indica que “a pesar de la reciente revisión de algunos elementos de dichas sentencias (del Supremo sobre la Asamblea Nacional), es esencial que el Gobierno de Venezuela asegure la plena restauración del orden democrático”.

De esa manera, los firmantes instan a Venezuela a “actuar para garantizar la separación e independencia de los poderes constitucionales y restaurar la plena autoridad de la Asamblea Nacional”, según la versión final del texto adoptada, que leyó en la sesión la embajadora de Perú, Ana Rosa Valdivieso.

En el documento, expresan “su profunda preocupación por la grave alteración inconstitucional del orden democrático en la República Bolivariana de Venezuela y su apoyo continuo al diálogo y a la negociación para dar lugar a una restauración pacífica del orden democrático”.

Indican además que “las decisiones del Tribunal Supremo de Venezuela de suspender los poderes de la Asamblea Nacional y de arrogárselos a sí mismo son incompatibles con la práctica democrática y constituyen una violación del orden constitucional de la República Bolivariana de Venezuela”.

Los países se comprometen asimismo a mantenerse dispuestos “a apoyar las medidas que permitan el retorno al orden democrático a través del ejercicio efectivo de la democracia y el Estado de derecho en el marco constitucional de Venezuela”.

El embajador de Venezuela, Samuel Moncada, advirtió antes de salir de la sala que cualquier cosa que fuera aprobada en esta sesión no sería tomada en cuenta por su Gobierno al considerar que la reunión es “ilegal”.

Sin embargo, el secretario general de la OEA, Luis Almagro, consideró que con la adopción de la resolución hoy “se dio un paso importantísimo para el restablecimiento de la democracia en Venezuela”.

El representante interino de EE.UU., Kevin Sullivan, indicó en declaraciones a periodistas tras la reunión que el encuentro de hoy muestra que “hay voluntad para tomar decisiones por el bien del pueblo venezolano” y remarcó que la resolución tiene el apoyo de “los países más grandes del hemisferio”.

No obstante, admitió que “hay algunos países que han tenido una relación muy cercana con Venezuela y les cuesta un poco más ser parte plenamente de estas decisiones”, pero, añadió, “el nivel de preocupación es muy alto”.

La adopción de la resolución culminó una de las jornadas más tensas que se recuerdan en la OEA, que se inició a primera hora de la mañana cuando Bolivia dio el paso insólito de suspender unilateralmente una sesión convocada el viernes por la presidencia del Consejo, que entonces tenía Belice, a petición de 20 países.

A la sesión acudió la canciller de Argentina, Susana Malcorra, como presidenta pro témpore del Mercosur para explicar que ese organismo declaró el sábado que en Venezuela hay una “ruptura del orden constitucional”.

Está por ver si la tensión se repetirá este miércoles, para cuando hay convocado en la OEA un Consejo ordinario para que el canciller de México, Luis Videgaray, presente el tema central de la 47 Asamblea General del organismo, que se celebrará en Ciudad de México entre el 19 y el 21 de junio. 

_____________________________________________________

Maduro: La OEA se ha convertido en un tribunal de inquisición antivenezolanoMaduro

El mandatario alertó que se ha impuesto una concepción de agresión contra Venezuela.

 3 abril 2017
“Le dieron un golpe de Estado en la OEA a la presidencia y vicepresidencia del Consejo Permanente que hoy mismo había asumido el mando”, denunció el mandatario Nicolás Maduro.

El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, aseveró este lunes que la Organización de Estados Americanos (OEA) ha pasado de ser un “ministerio de colonias” a un “tribunal de inquisición antivenezolano y antibolivariano”.

En Consejo de Vicepresidentes, Maduro denunció que este lunes “le dieron un golpe de Estado en la OEA a la presidencia y vicepresidencia del Consejo Permanente que hoy mismo había asumido el mando”, en referencia a Bolivia y Haití.

“Jamás ni nunca en los casi 70 años de existencia de la OEA había ocurrido el bochorno de hoy”, dijo el presidente al hablar sobre la sesión ilegal realizada por un grupo de países, pese a que Bolivia, presidente pro tempore del Consejo Permanente, canceló la cita tras denunciar que la convocatoria fue inconsulta y “sin entregar información alguna a Bolivia, que se haría cargo de presidir la misma”.

El mandatario Maduro indicó que “se ha impuesto una concepción extremista de agresión e intervencionismo contra Venezuela que está fracasada” y “pretenden convertir a nuestro país en un país intervenido, monitoreado”.

Alertó que varios países están siendo presionados para que rompan relaciones con Venezuela. “Aquí va a estar Venezuela siempre unida de corazón y de mente con los pueblos de aquellos países que traicionan la unión latinoamericana y se prestan a agredir.

Durante la sesión ilegal de la OEA, los Gobiernos de 17 países apoyaron un documento sobre Venezuela que declaraba la ruptura del orden constitucional en esa nación. El presidente Maduro indicó que se trata de un texto insulso e inoperativo.

El representante de Bolivia ante la OEA, Diego Pary Rodríguez, anunció que denunciará el golpe institucional a la presidencia de su país del Consejo Permanente ante todos los organismos internacionales.

“En la OEA se ha perpetrado un golpe institucional, se ha desconocido la presidencia de Bolivia” y de la vicepresidencia de Haití, aseveró Pary Rodríguez en una entrevista para teleSUR.

La intervención militar norteamericana de 1965 en República Dominicana

RD 1965

Al medio día del sábado 24 de abril de 1965, las guarniciones militares de los campamentos del Ejército Nacional 16 de Agosto y 27 de Febrero, orientadas por el entonces teniente coronel del G-2 (organización y entrenamiento) Miguel Hernando Ramírez, se sublevaron contra el gobierno de facto que presidía el triunviro Donald J. Read Cabral.

El inicio de la revuelta fue anunciado por el doctor José Francisco Peña Gómez en el programa Tribuna Democrática del Partido Revolucionario Dominicano que se transmitía todos los días de una a dos de la tarde por la emisora Radio Comercial.

Las fuerzas militares y policiales que respaldaron el gobierno de facto se mostraron incapaces de someter a los militares rebeldes. En las primeras horas de la mañana del 25 de abril, una de las unidades sublevadas, la que comandaba el coronel Francisco Alberto Caamaño Deñó, penetró en el Palacio Nacional y destituyó el gobierno de facto. Una vez derrocado el Triunvirato, los militares rebeldes declararon vigente la Constitución de 1963 y aclamaron a Juan Bosch, que en esos momentos se encontraba exiliado en la vecina isla de Puerto Rico, como Presidente Constitucional de la República.

Los militares que derrocaron el gobierno de facto acordaron con los dirigentes del Partido Revolucionario Dominicano que, en tanto regresara el profesor Juan Bosch del exilio, el doctor Rafael Molina Ureña actuara como Presidente Provisional, en su calidad de Presidente de la restituida Cámara de Diputados.

Pero, los generales de San Isidro, a pesar de no haber puesto resistencia al derrocamiento del Triunvirato, continuaron manifestando su desacuerdo de que Juan Bosch volviera al poder y demandando la instalación de una Junta Militar que gobernara al país por un año y que, al término de su mandato convocara nuevas elecciones.

Ante la persistencia de los militares rebeldes de instalar a Juan Bosch en el poder, los generales acantonados en la Base Aérea de San Isidro y en el Centro de Enseñanza de las Fuerzas Armadas (CEFA) desconocieron el gobierno de Molina Ureña y anunciaron al medio día del 25 de abril que al menos que los militares rebeldes y los políticos que los secundaban no abandonaran la idea de reponer al profesor Juan Bosch en el poder, los aviones de San Isidro bombardearían el Palacio Nacional. En efecto, alrededor de las 5 de la tarde de ese mismo día, aviones P-51 de la Fuerza Aérea Dominicana descargaron sus metrallas sobre la sede del Poder Ejecutivo.

El 26 de abril, temprano en la mañana, aviones P-51 y Vampiros de la Fuerza Aérea Dominicana comenzaron a bombardear el Palacio Nacional y los campamentos 27 de Febrero y 16 de Agosto. El bando constitucionalista contraatacaba utilizando cañones y ametralladoras antiaéreas. En la capital dominicana no había más que histeria y una espantosa carnicería. Aviones de caza y bombarderos de San Isidro disparaban sus ametralladoras y arrojaban sus bombas, causando graves daños a la población civil. Personas consideradas enemigas de la causa constitucionalista eran detenidas por las turbas y linchadas en plena calle. La situación era de muerte y de caos generalizado. Los agentes del orden público permanecían encerrados en sus recintos ofertando una neutralidad imposible de sostener. Ciudadanos extranjeros residentes clamaban antes sus respectivas representaciones diplomáticas su pronta salida del país.

Mientras tanto, la guerra civil tomó un nuevo giro, esta vez, favorable a las tropas de San Isidro: la Marina de Guerra, que hasta entonces había permanecido neutral, se inclinó a favor del bando wessinista. Alrededor de las 2 de la tarde de ese mismo día, unidades navales apostadas frente a las costas de la ciudad de Santo Domingo comenzaron a bombardear el Palacio Nacional, en aparente coordinación con los aviones de San Isidro. Un regimiento de tropas del Ejército al mando del general Montás Guerrero avanzó desde la ciudad de San Cristóbal hacia el Este con el propósito de atacar el flanco occidental de los constitucionalistas. La Policía Nacional entró de nuevo en acción deteniendo y atropellando civiles y ametrallando las posiciones militares de los sublevados. Al atardecer de ese día, todavía caían sobre la ciudad de Santo Domingo proyectiles disparados desde barcos y aviones que parecían anunciar el principio del fin.

A los efectos deprimentes de los reveses y a la falta de confianza en la victoria que se irradiaba de la dirección política del bando constitucionalista, venían a sumarse los efectos desalentadores de los bombardeos que presagiaban la inminencia de una batalla casa por casa y de una lucha cuerpo a cuerpo. La línea divisora del frente de combate no existía. Se combatía en todos los sitios. En la tarde del 26 de abril, un tanque MX constitucionalista disparó contra el cuartel de la policía de la avenida Bolívar, muriendo en el acto todos los agentes que allí se encontraban. Dos compañías de artillería de los sublevados que venían conteniendo el avance de las tropas de San Isidro sobre el Puente Duarte fueron arrasadas por el fuego aéreo y de artillería pesada. Entre los distintos grupos que sostenían la lucha o por lo menos el contacto quedaba espacios que nadie vigilaba.

Creyendo que todo estaba perdido y que nada quedaba por defender, el presidente provisional Rafael Molina Ureña buscó refugio en la Embajada de Colombia. Cientos de militares constitucionalistas abandonaron sus armas y regresaron a sus hogares. La dirección política y la cúpula militar del bando constitucionalista quedaron así seriamente resquebrajadas. En el bando de los militares sublevados imperaba un gran desconcierto que solo suplía el entusiasmo y la fe en la victoria de los mejores hombres.

El 26 de abril en la noche, varios tanques de San Isidro habían cruzado el puente Duarte y establecido una cabeza de puente en la margen occidental de la ría Ozama. Parecía que ya nadie podía detenerlos. La noche de ese día, lo que quedaba del mando militar constitucionalista con el capitán de fragata Ramón Montes Arache y el coronel Francisco Alberto Caamaño Deñó a la cabeza, decidieron defender las posiciones que todavía conservaban.

Los jefes militares rebeldes pasaron la noche del 26 de abril tomando contacto con las menguadas fuerzas existentes; impartiendo órdenes de organizar nuevas unidades de combate; designando nuevos mandos; situando las unidades militares mejores organizadas en los puestos de mayor peligro; y estableciendo un sistema de comunicaciones que permitiera una dirección de conjunto. A tiempo en que se adoptaban esas y otras medidas, a los combatientes constitucionalistas se les instaba a resistir sin ceder un solo palmo de terreno. La colaboración y la disposición a la lucha y al sacrificio no tardaron en manifestarse. Las tropas constitucionalistas de nuevo estuvieron dispuesta para el combate.

Al amanecer del día 27, las tropas de San Isidro se encontraban concentradas en la margen occidental de la ría Ozama dispuestas a asaltar las posiciones constitucionalistas. Para ello, los generales de San Isidro contaban con un grupo de blindados; una compañía de infantería; una de artillería; y el apoyo de unidades navales y de aviones bombarderos y de caza. Los estrategas militares del bando wessinista pensaban que ello era más que suficiente para acabar de una vez por todas con la resistencia de los militares constitucionalistas.

La radio de San Isidro se pasó la noche anterior radiando llamados a la rendición, en los que se les pedía a los oficiales rebeldes que abandonaran la lucha y que se presentaran al comando wessinista más cercano.

El mando constitucionalista contaba con escasos medios para contener la maniobra que intentaban los generales de San Isidro. Era que taponar la dirección de ataque no bastaba. Más importante que la creación de una línea de resistencia era aprovechar la reacción moral advertida en los soldados y en las gentes para exigirles una resistencia a ultranza donde el ataque tuviera lugar. Era ésta lo único que podía darle solidez a las maniobras de defensa de las posiciones constitucionalistas y de frenar el avance hacia la ciudad de Santo Domingo de los tanques y de las tropas de San Isidro.

Esa fórmula, como maniobra táctica, podía parecer tan vaga como ilusoria; pero, era la única que podía emplearse para explotar la fuerza de un pequeño cuerpo de ejército y el heroísmo de una plebe insurrecta dispuesta a batirse hasta el final.

Las tropas de San Isidro iniciaron el ataque temprano en la mañana. No cesaron de atacar. Ataques insistentemente reiterados con todas clases de medios: cañones, morteros, metrallas, bombas, disparadas por tropas a pie y desde aviones y barcos. Todos fueron rechazados por las fuerzas militares constitucionalistas que contraatacaban con éxito.

Después de horas de combates, las tropas de San Isidro se retiraron hacia la base de San Isidro. Allí, habían de permanecer a lo largo de todo el desarrollo de la guerra civil.

La mañana del 27 de abril, después de infligirles a las tropas de San Isidro una severa derrota en la batalla del puente, los constitucionalistas ganaron el completo dominio de la capital. Derrotadas las tropas de San Isidro, la resistencia de algunos cuarteles policiales quedó aplastada en cuestión de horas.

Temprano en la mañana, las tropas constitucionalistas se dispusieron a atacar el último bastión wessinista situado en el lado oeste de la ría Ozama: la Fortaleza. Por medio de altavoces, en medio de un ataque con fuego de artillería pesada, los militares rebeldes instaban a los policías encerrados en el fortín a rendirse. En el interior de la Fortaleza, el jefe policial que comandaba ese recinto, aunque confiado, no tenía ningún plan de acción concertado con los demás cuarteles policiales, los cuales, por demás, ya habían caído en manos de los constitucionalistas. Cerca del mediodía, los policías sitiados enarbolaron una bandera blanca en señal de rendición. Los constitucionalistas eran dueños de la situación.

Mientras ocurrían esos y otros acontecimientos, dirigentes de partido de derecha y personas ligadas a la Embajada de los Estados Unidos le comunicaron al embajador estadounidense acreditado en Santo Domingo que las tropas regulares no estaban en capacidad de detener el empuje de las tropas rebeldes, solicitando del mismo los medios necesarios para la protección de sus intereses.

A las 3 de la tarde del 28 de abril, el presidente de los Estados Unidos, Lindon B. Jonson, recibía en su despacho de la Casa Blanca un telegrama de su embajador en la República Dominicana informándole que la situación en Santo Domingo se encontraba fuera del control de las autoridades y que las fuerzas del orden ya no estaban en capacidad para garantizar la vida y los bienes de los ciudadanos. A las 7 de la noche de ese mismo día, el mandatario estadounidense anunciaba desde Washington que le había ordenado a su secretario de la Defensa disponer de las tropas que fueran necesarias para salvaguardar la vida de los cientos de ciudadanos norteamericanos que residían o se encontraban de visita en la República Dominicana, de suerte que fueran escoltados con seguridad a su regreso a los Estados Unidos. A esa misma hora, una fuerza de tarea compuesta por 42 unidades navales con el portaviones Boxer como buque madre se dirigía a toda máquina rumbo a la República Dominicana.

A las 6 PM del 28 de abril, el comandante James Robert Allinghham Junior, comandante de una de las unidades de desembarco, observó como aparecía la señal de ¨ cercanos a la costa, preparados para desembarcar ¨ Era que la República Dominicana iba a ser intervenida por segunda vez en menos de un siglo por fuerzas de la infantería de marina de la Armada norteamericana.

Al recrear en estas líneas ciertos episodios de la Revolución de Abril este redactor no lo hace movido por el rencor, sino por un sentimiento de justicia hacia el pueblo dominicano. Al leerlas, es posible que sus lectores duden de la eficacia de unas acciones militares que culminaron con una intervención extranjera y que dejaron un saldo de más de 3 mil muertos. Sin embargo, la verdad tremenda de haber perdido no mengua en nada el sacrificio de los que cayeron. Por el contrario, lo realza y lo convierte en lección perenne. Su efecto moral sobrevive igualmente a la victoria o a la derrota.invasión rep. Dominicana 1965

http://hoy.com.do

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Amistad, Comite, Estudiantes, noticia, Pueblo, Solidaridad, Trabajadores y etiquetada , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s