Actualización.- ¿Por qué no se desató la Tercera Guerra Mundial en la Península coreana? – ¿Da marcha atrás EE.UU. en su intención de atacar Corea del Norte? – Así son los misiles para submarinos y otras armas que Corea del Norte presentó al mundo (video) – Ex-director del Pentágono insta a Trump a no provocar a Corea del Norte – China advierte el peligro de un conflicto entre Corea y EE.UU. “en cualquier momento” – Cambio en la política exterior de EEUU

Mapa-politico-de-Corea

Actualización.- ¿Por qué no se desató la Tercera Guerra Mundial en la Península coreana?

Publicado: 16 abr 2017 15:45 GMT

La mayoría de los expertos cometen un “error fundamental” en su análisis de la situación actual en torno a Corea del Norte.

¿Por qué no se desató la Tercera Guerra Mundial en la Península coreana?

Soldados de las Fuerzas Especiales norcoreanas marchando durante el desfile del 15 de abril.
Damir Sagol jReuters

Esta semana numerosos expertos y analistas compitieron para elaborar el mejor guion de la guerra que debía desatarse en la Península coreana. Sin embargo, la mayoría de ellos cometen un “error fundamental”, equiparando Corea del Norte a Ucrania y Siria, opina el politólogo Guevorg Mirzaián en un artículo publicado por RIA Novosti. “En realidad el conflicto en torno a Corea del Norte es único, ya que tiene un nivel muy alto de amenaza pero una probabilidad baja de derivar en una guerra real“, explica.

Las reglas del juego

Según Mirzaián, ninguno de los actores en la Península está dispuesto a lanzar el primer ataque. El analista destaca que la élite norcoreana es consciente de que cualquier guerra culminaría en la toma de Pionyang; por su parte, los estadounidenses, japoneses y surcoreanos entienden que pagarían muy caro el inicio un conflicto. Aparte de pérdidas humanas y la posible contaminación nuclear, el experto presenta tres razones principales por las cuales estos tres últimos países no quieren desatar una guerra real:

  1. Seúl dejaría de existir porque la artillería norcoreana reducirá a cenizas la ciudad, situada a tan solo a 50 kilómetros de la frontera;
  2. El costo de integración de una Corea del Norte destruida por la guerra sería inmenso y equivaldría a varios PIB anuales del Sur;
  3. No hay garantías de que Pekín no se involucre en el conflicto para defender a Pionyang.

El politólogo también descarta un guion con “ataques limitados” contra instalaciones nucleares de Pionyang, afirmando que esos objetos están bien protegidos bajo la tierra y que Corea del Norte responderá en caso de cualquier ataque, lo que provocaría una guerra a gran escala.

“Por eso ningún presidente estadunidense ha atacado Corea del Norte y ninguna de las crisis en la Península ha terminado en una guerra”, asevera Mirzaián. “Todos entendieron perfectamente las reglas del juego y no cruzaron las líneas rojas“, añade.

El factor Trump

Pese a su imagen de persona impredecible, en realidad el presidente estadounidense, Donald Trump, se comporta de manera lógica en la arena internacional, apunta el experto. Esa afirmación es correcta en cuanto a las últimas tensiones en torno a Corea del Norte: “Trump mostró deliberadamente que estaba dispuesto a cruzar la línea roja“, cree Mirzaián. De esa manera, relata el autor del artículo, Trump presionó a China para que Pekín, a su turno, presionara a Corea del Norte, garantizando el triunfo mediático de Trump sobre uno de los integrantes del ‘eje del mal’.

Aunque Pekín intentó presionar a Pionyang (por ejemplo, devolviendo a sus puertos de origen barcos procedentes de Corea del Norte con cargamentos de carbón, la principal exportación del país), no consiguió su objetivo, y las autoridades norcoreanas no solo celebraron un gran desfile militar en el que, entre otras armas, se exhibieron nuevos misiles para submarinos, sino que realizaron pruebas de misiles.

Finalmente la Administración estadounidense optó por no atacar y apostó por la estrategia de la contención, es decir, exactamente lo que hicieron todas las Administraciones anteriores, recuerda el politólogo. En el marco de esa estrategia EE.UU. podría realizar nuevas maniobras conjuntas y ampliar aún más la cooperación militar con Corea del Sur y Japón para contener no solo a Pionyang, sino también a Pekín. Y ese podría ser el objetivo real de Trump en la situación actual, concluye el autor.

 

¿Da marcha atrás EE.UU. en su intención de atacar Corea del Norte?

Publicado: 15 abr 2017 08:03 GMT | Última actualización: 15 abr 2017 08:10 GMT

EE.UU. finalmente ha determinado su estrategia sobre la cuestión norcoreana. La Administración Trump se limitará a ejercer “una política de presión” a Pionyang, informa AP.

¿Da marcha atrás EE.UU. en su intención de atacar Corea del Norte?

Kim Hong-Ji Reuters

Después de una revisión de dos meses, el Gobierno de Donald Trump ha acordado su estrategia sobre Corea del Norte. Un alto cargo militar ha afirmado a la agencia AP que Washington no atacará Pionyang en respuesta a la prueba nuclear o lanzamiento de misiles, sino que se limitará a llevar una política de “máxima presión”.

Según altos cargos que hablaron bajo condición de anonimato, los asesores del presidente analizaron una serie de planteamientos sobre cómo lograr que Corea del Norte abandone su programa nuclear, entre ellos las opciones militares. Examinaron incluso la posibilidad de aceptar al país asiático como un Estado nuclear. Finalmente, sin embargo, acordaron una estrategia “que parece representar la continuidad”.

La idea principal de la política establecida será aumentar la presión sobre Pionyang con la ayuda de China, el principal socio comercial de Corea del Norte. La nueva estrategia se aplicará en un momento de intensificación de las tensiones en la península de Corea.

Los altos cargos destacan la importancia de la decisión de Pekín de cortar a finales de febrero todas las importaciones de carbón desde Corea del Norte, el producto de exportación más importante de ese país y una considerable fuente de ingresos para Pionyang. Esta semana, China ordenó a sus compañías comerciales que rechazaran el carbón procedente de ese país, de manera que los buques cargueros norcoreanos fueron mandados de vuelta a su puerto de origen sin poder entregar su carga. De esa manera China cumple con la prohibición diseñada como respuesta a las repetidas pruebas de misiles de Kim Jong-un.

La semana pasada el Pentágono ordenó movilizar al portaaviones USS Carl Vinson y a su grupo de ataque y los dirgió hacia las aguas que rodean la península coreana.

Las agencias de Inteligencia estadounidenses creen que este sábado 15 de abril Corea del Norte llevará a cabo su sexta prueba nuclear o un nuevo lanzamiento de misiles balísticos para conmemorar el 105.º aniversario del nacimiento de su antiguo líder, Kim Il-sung, el abuelo de Kim Jong-un, el actual gobernante del país.

 

Desfile militar en Corea del Norte: Así son los misiles para submarinos y otras armas que Corea del Norte presentó al mundo

Publicado el 14 abr. 2017

Es probable que este no sea el arsenal completo de Corea del Norte, pero en este desfile que conmemora el 105 aniversario del nacimiento del fundador de Corea del Norte, Kim Il-sung, en Pionyang han presentado por primera vez un misil balístico para submarinos, el Pukkuksong-2, informa Reuters. La noticia enseguida se hizo eco en la prensa internacional.

Pionyang ha instado este sábado a Washington a que ponga fin a su “histeria militar”. En caso contrario, deberá enfrentarse a represalias por parte de Corea del Norte.

Las expectativas de que Corea del Norte haga algo provocativo en los próximos días están marcadas con el día más grande del año en el calendario norcoreano, acompañado tradicionalmente por un gran desfile militar y festejos coloridos.

 

Exdirector del Pentágono insta a Trump a no provocar a Corea del Norte

Publicado: 15 abr 2017 06:38 GMT

El exsecretario de Defensa estadounidense ha señalado que la posibilidad de un “ataque preventivo” pone en peligro la vida de los 20 millones de habitantes de Seúl.

Exdirector del Pentágono insta a Trump a no provocar a Corea del Norte

Jonathan Ernst Reuters

El presidente estadounidense, Donald Trump, debería ser más cuidadoso en las decisiones y en la elección de las palabras para no provocar a los dirigentes de Corea del Norte y desatar un conflicto nuclear, ha advertido durante un programa de la cadena NBC el exsecretario de Defensa y exdirector de la CIA, Leon Panetta.

De acuerdo con Panetta, quien dirigió el Pentágono durante el gobierno de Barack Obama, “las palabras de la Administración proporcionan aún más tensión en condiciones de provocación”. Según él, EE.UU. “debe tener cuidado” y “no hacer ningún movimiento brusco“.

Panetta ha señalado que la posibilidad de una acción “preventiva” contra Corea del Norte por parte de Washington, de la que han informado en la víspera los medios de comunicación, es muy “peligrosa”, ya que supondría un ataque, cuyo blanco será la capital surcoreana, Seúl, y sus 20 millones de habitantes.

“Hay una explicación de por qué el presidente de EE.UU. nunca antes “ha apretado el gatillo contra Corea del Norte. 20 millones de personas en Seúl serán el propósito de impacto, existe la posibilidad de una guerra nuclear, que costará millones de vidas humanas”, señaló exdirector de la CIA.

China advierte el peligro de un conflicto entre Corea y EE.UU. “en cualquier momento”

Viernes, 14 de abril del 2017

Por su parte Rusia dijo también estar está “muy preocupada” por el aumento de tensión y pidió “moderación”.

Pekín, (AFP).- Un “conflicto podría estallar en cualquier momento” en Corea del Norte, advirtió este viernes el ministro de Relaciones Exteriores chino, Wang Yi, después de las nuevas amenazas de Estados Unidos contra el régimen de Pyongyang.
“El diálogo es la única salida”, declaró Wang en una rueda de prensa en Pekín en compañía de su homólogo francés Jean-Marc Ayrault, un día después de que el presidente estadounidense Donald Trump prometiera que se encargaría del “problema” norcoreano.
El que provoque un conflicto en la península coreana “tendrá que asumir una responsabilidad histórica y pagar el precio”, añadió el ministro chino, en una rueda de prensa conjunta con su homólogo Jean-Marc Ayrault.Sin citar explícitamente las amenazas del presidente Trump, Wang dijo que “el ganador no será el que haga declaraciones más duras o el que enseñe más músculo.
Si hay una guerra el resultado será una situación en la que nadie saldrá ganador”.“Tenemos la sensación de que un conflicto podría estallar en cualquier momento. Creo que todas las partes afectadas tienen que estar muy atentas a esta situación”, afirmó.
Por su parte Rusia dijo también estar “muy preocupada” por el aumento de tensión y pidió “moderación”.“Moscú sigue con mucha preocupación el aumento de la tensión en la península coreana. Pedimos a todos los países moderación y alertamos de cualquier acción que pueda ser interpretada como una provocación”, declaró a la prensa el portavoz del Kremlin, Dmitri Peskov.
China, considerada como única aliada de Corea del Norte, se opone al programa nuclear con objetivos militares del régimen de Kim Jong-un pero pide regularmente prudencia a Estados Unidos en esta cuestión.
Según numerosos observadores, Corea del Norte podría llevar a cabo este fin de semana un nuevo test de misil balístico o incluso nuclear -prohibidos por la comunidad internacional- coincidiendo con las celebraciones del 105 aniversario del nacimiento de Kim Il-sung, el primer líder del país comunista.“Ya estamos estudiando las opciones militares” en caso de nuevo ensayo, dijo el viernes un consejero de política extranjera de la Casa Blanca, que no quiso identificarse. “Con este régimen la pregunta no es si ocurrirá sino cuándo”, añadió.

Cambio en la política exterior de EEUU

La semana pasada Trump anunció el envío a la península coreana del portaviones “Carl Vinson”, escoltado por tres buques lanzamisiles. Este tipo de portaviones suele transportar entre 70 y 80 aviones o helicópteros, unos 50 de ellos de combate.La decisión coincide con un cambio en la política exterior estadounidense, que el jueves lanzó su bomba no nuclear más potente en Afganistán contra un complejo usado por yihadistas del grupo Estado Islámico.
Trump también decidió la semana pasada ordenar un ataque contra una base militar del régimen sirio, al que Estados Unidos acusa de ser responsable de un presunto ataque químico contra civiles en una ciudad del norte del país.Estas decisiones están consideradas una advertencia implícita a Corea del Norte de que Washington no teme usar la fuerza.
El jueves el periódico oficial Global Times, considerado en manos del ala más dura del régimen chino, escribió que si Corea del Norte abandona su programa militar “China podría tener un papel en garantizar la seguridad de una Corea del Norte desnuclearizada”.
Trump ha dicho en varias ocasiones que evitará que el régimen de Pyongyang desarrolle su programa de misiles balísticos, capaces en teoría de alcanzar territorio estadounidense.
Cualquier ataque estadounidense contra Corea del Norte podría desatar represalias contras los aliados o contra las fuerzas estadounidenses en Corea del Sur o Japón.
Corea del Norte está bajo sanciones de Naciones Unidas por su programa balístico y nuclear mientras que China ha tomado represalias económicas contra su vecino, como la de suspender las importaciones de carbón durante este año.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Amistad, Comite, Estudiantes, noticia, Pueblo, Solidaridad, Trabajadores y etiquetada , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s